“teleSUR, incluyente y participativa” | Blog | teleSUR
25 julio 2015
“teleSUR, incluyente y participativa”

Sin duda uno de los más grandes próceres de nuestra América es Simón Bolívar. Este 24 de julio de 2015 se cumplió un aniversario más de su natalicio. En Caracas fue donde nació en el año de 1783. Exactamente en esa ciudad pero 222 años después, en 2005, el presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, inspirado en lo mejores anhelos del Libertador puso en marcha teleSUR. Proyecto comunicacional que nació como un instrumento emancipador de información para los pueblos y países de nuestra América y del mundo. Esa señal se gestó siguiendo las ideas y anhelos del gran Libertador cuando apuntaba: “Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción”.

Es una televisión incluyente y participativa que brinda al espectador una alternativa frente a la lógica del consumo desenfrenado que impregna a la mayoría de los monopolios de las cadenas privadas.

En esa misma medida teleSUR es la expresión de la comunicación televisiva; nace para hacer llegar a todos los pueblos latinoamericanos la información necesaria que brinda una serie de elementos informativos, precisos, claros y educadores de las realidades y problemas de nuestra América y el mundo. Si se prefiere como lo apunta su misión: “Es un multimedio de comunicación latinoamericano de vocación social orientado a liderar y promover los procesos de unión de los pueblos del SUR. Somos un espacio y una voz para la construcción de un nuevo orden comunicacional”.

En otras palabras podemos decir que teleSUR nació como un medio alternativo de comunicación, precisamente para evitar que un pueblo siga en la ignorancia, y así proporcionar una información veraz y objetiva de nuestras realidades. Lo cual a su vez implica tener comunicacionalmente una identidad propia que le diera cauce y sentido a la veracidad de la información. Con esa información alternativa se contribuye a mejorar la información que requiere un pueblo para dejar atrás su ignorancia informativa. Ésta emerge como identidad propia que sirve de un instrumento para borrar la ignorancia de lo que sucede en el mundo real y con ello se fortalece la capacidad del sujeto social que se encuentra en un proceso de transformación. Evita y combate la ceguera informativa para no caer en su propia destrucción.

Sin lugar a dudas los medios de comunicación alternativos y al servicio de los pueblos han sido vitales para elevar la conciencia política en momentos que se intensifica las luchas de las ideas por la transformación social. Pensamos históricamente lo que representó durante la fase inicial de la Revolución Mexicana el papel del periódico Regeneración. Medio impreso que sirvió de instrumento de educación política para elevar la conciencia de un pueblo de más de 10 millones de analfabetos, a la par de haberse convertido en un instrumento organizativo de la lucha contra la dictadura porfirista. También en la historia política latinoamericana tenemos el ejemplo de Radio Rebelde, emisora que el comandante Ernesto Che Guevara fundó el 24 de febrero de 1958 en los Altos de Conrado en la Sierra Maestra. Aquella radio funcionó como un instrumento de comunicación inalámbrico que sirvió para sumar y organizar al campesino cubano al proceso revolucionario.

En los inicios del siglo siglo XXI, retomando todas las experiencias que nuestra propia historia política ha generado con sus medios de comunicación alternativos, finalmente pudo plasmar comunicacionalmente el sentido de informar para la integración latinoamericana pero en la senda de la emancipación y no de la opresión y la enajenación de los medios comerciales, así emergió y se sigue desarrollando teleSUR.

En nuestros días, en las primeras dos décadas de la nueva centuria, esa cadena televisiva que es respaldada por los gobiernos de Argentina, Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Uruguay y Venezuela, sea convertido en un canal fundamental de la integración regional. Es sin duda una empresa multinacional al servicio de los pueblos América Latina y el Caribe. Si bien en algunos países su imagen llega en los canales de transmisión abierta, en otros se capta por medio de las cableoperadoras. Pero también gracias a la globalización de la Internet se accede desde distintas partes del mundo. Un elemento central en la potencialidad de la labor social de la imagen de teleSUR es que no tiene un fin comercial y de lucro. Tema relevante en un escenario donde predomina una dinámica de publicidad consumista y de la manipulación informativa. Incluso en algunas coyunturas políticas se gestan por los monopolios oligárquicos se preparan situaciones de desestabilización y golpes de Estado.

Con una televisión incluyente y participativa, por el contrario se le brinda al telespectador un canal alternativo frente a la lógica del consumo desenfrenado que impregna a la mayoría de los monopolios de las cadenas televisoras privadas. Pero sobre todo teleSUR en sus informaciones, opiniones, reportajes, editoriales, blog, etc. ofrece al televidente un canal que hace patente esa democracia participativa a través de su propia imagen que busca como nos lo legó el gran Libertador, una verdadera integración comunicacional que una a los pueblos y naciones de nuestra América.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nació en la ciudad de México, es Doctor en Estudios Latinoamericanos e investigador titular del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM. Entre sus libros figuran: El pensamiento de Francisco Morazán (1992, 2000, 2003, 2007 y 2019); El narcotráfico en América Latina (2004 y 2008), Minorías sociales en América Latina (2014) . Recibió Mención Premio Casa de las América (2003).

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.