Trump: ¿un Brexit estadounidense?

El secretario mexicano de Hacienda, José Antonio Meade, dice que México está preparado para la victoria del candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump. ¿Teme el secretario que esa eventualidad se convierta en realidad el próximo martes 8 de noviembre? ¿Sabe Meade algo que desconoce el común de los mortales? ¿O se trata simplemente de una sospecha más o menos fundada? Pero algo de eso debe haber para que no se tome la molestia de afirmar, igualmente, que México está preparado para una eventual victoria de Hillary Clinton.

Republican presidential candidate Donald Trump

El antecesor de Meade en la Secretaría de Hacienda, Luis Videgaray, fue el promotor y artífice de la invitación de Peña Nieto a Trump para que visitara México. La visita acabó en desastre para Peña Nieto y para el propio Videgaray, pero algo nos estaba indicando de los temores del gobierno mexicano respecto a una victoria de Trump.

¿Tan malo sería para México la llegada de Trump a la Casa Blanca? Indudablemente existe una poderosa y extendida corriente de opinión en México que así mira las cosas. Corriente de opinión nacida en la cúpula económica mexicana y alimentada fundamentalmente por los medios de comunicación. Y todo esto lleva a millones de mexicanos a desear y hasta a promover la derrota de Trump y la victoria de la candidata Clinton.

¿Pero la presidenta Clinton sería para México una cosa mejor que el presidente Trump? No se ve por qué. Los dos son xenófobos, los dos son antimexicanos, los dos son racistas, los dos son tramposos, los dos son modelo acabado de plutócratas, ambos son notorios sicópatas. Quizá la única diferencia visible es que la Clinton es una guerrerista sanguinaria y sin escrúpulos, y de Trump no hay, todavía, experiencia en la materia.

Trump, es cierto, ha dicho una montaña de barbaridades. Pero Hillary Clinton las ha hecho. ¿Asustan las palabras pero no asustan los hechos? Qué lleva a la cúpula económica mexicana a temer tanto el triunfo de Trump? ¿El miedo a un terremoto político en Estados Unidos que pueda trastornar las actuales relaciones de las cúspides de ambos lados de la frontera?

¿Teme la élite económica mexicana que con Trump presidente se acaben los jugosos negocios actuales?  Por ejemplo que Washington repudie el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, el tristemente célebre TLCAN, ese apretado entramado de disposiciones que tanto ha perjudicado a la población mexicana pero que ha enriquecido enormemente a la cúpula.

Normalmente un presidente de Estados Unidos demócrata es, con algunos matices, lo mismo que un presidente republicano. Para México y para el planeta. “El mismo perro pero con diferente collar”, como dijo alguna vez Fidel Castro. ¿Hay algo distinto ahora? ¿Algo que pudiera significar un cisma en el sistema político estadounidense? 

¿Algo que cimbre al sistema estadounidense, como el Brexit cimbró al sistema europeo? ¿Un anuncio interno del derrumbe intestino de la potencia imperial? ¿Un síntoma de que ese sistema imperialista y colonialista ya no aguanta más? ¿Un reacomodo de las fuerzas económicas de Estados Unidos que empiezan a mirar hacia adentro y no hacia afuera?

Un terremoto, un cisma de tal magnitud evidentemente afectaría a México y al planeta. Pero no necesariamente para mal. La caída del imperio no sería mala noticia para nadie. El Brexit anuncia una nueva Europa menos dañina que la actual. ¿Trump presidente sería el anuncio de un Estados Unidos en imparable declive menos lesivo para México y para el mundo? ¿O será de nuevo el mismo perro con diferente collar?


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Economista y profesor de Economía Política. Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política. Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios. Analista político en distintos programas de radio.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.