Trump repite en su discurso anual, el modelo antiguo de amenaza a la paz y democracias | Blog | teleSUR
6 febrero 2019
Trump repite en su discurso anual, el modelo antiguo de amenaza a la paz y democracias

Analizar la historia contemporánea de Venezuela nos remite inmediatamente a la cuestión de cómo la necesidad de las naciones industrializadas por petróleo alteró su proceso con interés en beneficiarse a bajo costo de sus recursos naturales. La secuencia de hechos de la revolución mexicana y su desdoblamiento en el proceso de acumulación de las grandes compañías estadounidenses y europeas, izaron el país de Bolívar a un nivel de destaque y por consiguiente de amenazas externas.

Trump repite en su discurso anual, el modelo antiguo de amenaza a la paz y democracias

En 1908, con el golpe de Estado contra el entonces presidente Cipriano Castro, por su vicepresidente Juan Vicente Gomez, permitió reabrir las operaciones de la "Nueva York y Bermúdez" compañía antes embargada por Castro. La intervención externa realiza el primer derribo de gobierno inaugurando la dictadura petrolera (1908-1935). México ya no permitía garantías al capital, ya los países poseedores de la explotación, desdoblamiento de la muerte del dictador Porfirio Diaz y el proceso de nacionalización que se iniciaba. En 1925, en Venezuela, el petróleo ya había superado el Café y Cacao como primer producto de exportación, para en 1928 alcanzar el nivel de mayor exportadora y la segunda en producción.

Venezuela pasaba a insertarse en una narrativa atada a los intereses de Estados Unidos y Europa. En este sentido los inversores extranjeros nunca se molestaron en promover las dictaduras que asolaron la historia del país caribeño desde que tuviera salvaguardadas ganancias. La dictadura gomecista, el golpe de octubre (1945) contra Isaías Medina, el de 1948 contra Rómulo Gallegos que llevó a Pérez Jiménez por diez años al poder tiene un rayo de acción en este sentido. En 1958, un nuevo golpe civil-militar impulsado con el pacto de Punto Fijo y luego la
redemocratización con desigualdad. La alianza del capital con apoyo de EEUU en asolar el país con especulación monetaria aumentó la producción y la concentración de renta, produciendo una realidad de subdesarrollo. Los venezolanos en este nuevo período, en el 70% de la población carecían de los requerimientos nutritivos mínimos eso implica que la gran mayoría de los menores indefensos se encuentran en una situación peor, el 47% de las viviendas no tenían agua y el 12% sufría con síntomas de retraso mental. El paradigma de la explotación petrolera gestionada externamente no permitió ganancias sociales, por el contrario, empoderó a los adinerados condenando a la población a la desnutrición. La abundancia de la riqueza y los productos sólo servían al consumo de altos ingresos.

En 2019 cuando se utiliza el discurso por la democracia para golpearla y al mismo tiempo que propaga un abordaje sobre la defensa de los derechos humanos pretende ocultar el bloqueo de suministro de alimentos y medicinas por este conjunto de fuerzas externas. Esta práctica significa en verdad, reeditar el modelo de promover golpes para retomar los recursos minerales entregando al sistema financiero internacional. La participación de una parte de la población en este proceso de interferencia es el entendimiento, por esta, de ser la parte de la sociedad identificada con una élite que concluyó ser la poseedora de las riquezas en detrimento de la mayoría.

Cuando se centra en los discursos de la UE y EEUU para promover la retirada del presidente electo y legítimo se aclara las contradicciones latentes. La preocupación de Europa, con los derechos humanos, liderada por Inglaterra, Francia y España, es tanta que construyen centros de torturas en Libia, ponen boias que impiden avanzar los barcos de migrantes hambrientos oriundos de África y Oriente Medio, reflejo del propio modelo de explotación que imponen. ¿Cuál es la dignidad de estos gobiernos al impedir que las embarcaciones de organización de rescates puedan rescatar a personas en deriva en el mar mediterráneo? El aprecio del gobierno estadounidense por la democracia no se muestra al nivel de sus discursos, cuando es aliado de primer orden de Arabia Saudita, reconocidamente antidemocrática que asesinan a periodistas y genocida a la población de Yemen del Sur. ¿Cómo se intitular defensor del respeto humano cuando ayuda a promover el mayor genocidio del siglo por Israel en relación a los palestinos, mantenidos en verdaderos campos de concentración con 2 horas diarias de energía y una matemática macabra de permitir menos alimentos que la dignidad humana permite?.

En lo que se refiere al proceso migratorio, ya son 5 millones de palestinos viviendo en Europa porque les roban las tierras, su estado y su supervivencia. El proceso migratorio de venezolanos tiene su origen en la guerra híbrida que el bloqueo comercial y ahora de activos como de la CITGO, así como de reservas de oro en Inglaterra. La contradicción es latente al ofrecerse "ayuda humanitaria" en paralelo a una obstrucción de productos de forma inhumana. Venezuela recibió 1 millón de árabes, 5 millones de colombianos, 500 mil peruanos y ecuatorianos y la OEA grita con la propia migración que es responsable y cómplice en las causas.

El modelo de este conjunto de ideas que arremete contra la democracia y una vida digna fue reeditado en el encuentro anual en el congreso estadunidense. En lo que concierne al discurso de Donald Trump del Estado y de la Unión, demuestra todo este desacuerdo entre la expresión y el sentido lógico de abordar el mundo. El mandatario afirmó que "la falta de control en nuestra frontera sur es una amenaza a la seguridad y al bienestar económico de todos los estadounidenses y que allí hay una urgente, crisis nacional". Es concluyente que el núcleo de la cuestión no es la preocupación por los derechos humanos y mucho menos con la población centroamericana o de Venezuela.

En efecto, existe un paradigma egocentrista que, en vez de hacer que el mundo sostenible arroja una mirada excluyente. En esta línea de ideas, Trump califica la revolución iraní y la elección de un presidente venezolano por su pueblo algo antidemocrático para indicar como mandatario un diputado sin legitimidad con sólo 97 mil votos. Apunta los caminos sobre "hacer frente" a Irán y Venezuela: "Nosotros estamos con el pueblo venezolano en su noble misión de libertad y condenar la brutalidad del régimen Maduro, cuyas políticas socialistas transformaron que fue uno de los países más ricos de América del Sur en un estado de pobreza extrema". El mismo modelo de discurso que orientó los golpes de la primera mitad del siglo XX.

El devaneo llega a su ápice al imputar a políticos demócratas como Bernie Sanders y Alejandría Ocasio-Cortez, la responsabilidad sobre un socialismo estadounidense. "Estamos alarmados con los nuevos llamamientos para adoptar el socialismo en nuestro país", dijo el presidente. "Nacemos libres y seguiremos siendo libres, América nunca será socialista".

La razón política urge que el mundo democráticamente inicie el fin del tiempo de Trump, sus discursos y prácticas como presidente de Estados Unidos golpean la dignidad humana. Sus acciones no sirven a la convivencia entre los diversos pueblos del planeta, es una amenaza a la garantía de una vida digna y su derrota puede traer largos años de una esperada paz.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.