Trump: el buque insignia cambia de rumbo

La victoria de Donald Trump debe ser bienvenida y saludada con entusiasmo por todas aquellas personas que repudian y se oponen a las políticas neoliberales. Tan bienvenida o más que el Brexit. Porque ambos fenómenos sociales implican un freno y una poderosa resistencia a las políticas diabólicamente empobrecedoras instauradas hace 40 años por Margaret Thatcher y Ronald Reagan.

Trump: el buque insignia cambia de rumbo

Donald Trump ha dicho que piensa repudiar el tristemente célebre Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que tanta pobreza y desempleo ha generado en México y, también, en Estados Unidos. Y ha manifestado igualmente que piensa sacar a su país del Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP). 

Pero así como en los sectores sociales progresistas, antineoliberales y antiimperialistas ha sido recibido (o debe ser recibido) con beneplácito el triunfo de Trump, en el lado contrario, el del conservadurismo y el neoliberalismo, esa victoria ha sido vista como una catástrofe.

El triunfo de Donald Trump es en rigor una rebelión contra el orden neoliberal. Y podría decirse, guardando todas las proporciones que haya que guardar, que esta rebelión es equivalente a la insurrección electoral protagonizada por Cuauhtémoc Cárdenas en 1988 contra ese mismo orden neoliberal inaugurado en México seis años antes por el presidente Miguel de la Madrid y por el corruptísimo y odiado Carlos Salinas de Gortari.

Y parecida, igualmente, a las rebeliones antineoliberales de Lula en Brasil, de Evo en Bolivia, de Correa en Ecuador, de Ortega en Nicaragua, de Lugo en Paraguay, de Néstor y Cristina en Argentina, de Chávez y Maduro en Venezuela. Y también semejante a la derrotada insurrección electoral griega llamada Syriza. Y asimismo semejante al movimiento, un tanto inconsecuente, de Podemos en España.

La gran diferencia entre la rebelión antineoliberal encarnada en Trump y el resto de los movimientos antineoliberales mencionados es que la trumpiana se da en el mismísimo imperio y no en la periferia subyugada, incluida en ésta, desde luego, el propio Brexit.

De ahí, precisamente, la enorme preocupación de las burguesías yanqui y periféricas por el triunfo de Trump. El buque insignia cambió de bandera. Y ese cambio de bandera significa cambio de rumbo. No más libre comercio a ultranza, no más libertinaje financiero, no más especulación financiera como la principal fuente de enriquecimiento empresarial.

Era y es tal el hartazgo con las políticas neoliberales que el triunfo del antineoliberal Trump se veía venir desde lejos. Por eso las grandes cadenas mediáticas, transnacionales y criollas, y las empresas encuestadoras, tan fraudulentas como neoliberales, hicieron todo lo posible por descarrilar al candidato Trump. Y si bien lograron engañar a millones de personas en Estados Unidos y en todo el mundo, el empeño manipulador y mentiroso no tuvo éxito.

A Donald Trump le han dicho misógino, machista, racista, xenófobo. Pero nunca lo calificaron con el rasgo que fue decisivo en su victoria: ser antineoliberal. Esa característica lo llevó a la victoria. Y si las grandes cadenas de medios de comunicación y las burguesías criollas y gringa no le reprocharon ser antineoliberal se debió a que entendían que haberlo calificado así habría contribuido a una más sólida y amplia victoria.

De aquí en adelante el neoliberalismo tendrá que luchar contra la corriente. A partir de ahora todo será cuesta arriba para esas ideas nefastas. Las ideas de Ronald Reagan, Margaret Thatcher, Fernando Henrique Cardoso y Mauricio Macri, entre otros. Con el triunfo de Donald Trump, el buque insignia ha cambiado de rumbo. Y los barquitos de esa flota están disgustados, preocupados y temerosos. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Economista y profesor de Economía Política. Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política. Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios. Analista político en distintos programas de radio.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.