Trump aún no tiene allanado el camino de la reelección presidencial | Blog | teleSUR
18 febrero 2020
Trump aún no tiene allanado el camino de la reelección presidencial

Luego de salir absuelto del 'impeachment' que los demócratas buscaban realizarle a Trump, ahora le corresponde al Presidente estadounidense cargar energías para enfrentar de nuevo al Partido Demócrata en otra especie de proceso de juicio político: las elecciones presidenciales de EEUU. 

Trump aún no tiene allanado el camino de la reelección presidencial

El nerviosismo que le produjo al presidente de Estados Unidos de América, Donald J. Trump, el hecho de convertirse en el tercer mandatario después de Andrew Johnson y Bill Clinton al que se le ha adelantado un proceso de juicio político en su contra en la Cámara de Representantes estadounidense lo llevó a escuchar de sus asesores un peligroso plan de guerra contra Irán. 

El Jefe de Estado de Estados Unidos emprendió el atrevido proyecto bélico con el fin de proyectar en la población norteamericana una imagen suya repotenciada al verse en apuros por el proceso de destitución en su contra, acusado de abuso de poder y obstrucción al Congreso.

Debido a que Trump no pudo invadir la República Bolivariana de Venezuela, buscó y encontró un plan cuya realización ocasionara mucho estruendo: atacar la República Islámica de Irán, dando la orden de asesinar mediante la utilización de drones en las adyacencias del aeropuerto de la capital iraquí, Bagdad, al comandante de las fuerzas especiales Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, general Qasem Soleimani, un hombre entrañable para la vasta región de Medio Oriente.

Alfredo Jalife Rahme nos recuerda que para Ariel Sharon el Gran Medio Oriente se extiende desde Marruecos hasta Cachemira y desde el Cáucaso hasta Somalia.

Un verdadero error geoestratégico para Estados Unidos en la región de Medio Oriente en el sentido de que Irán, principal potencia de allí, juró hacer justicia al asesinato de su general Soleimani, y para ello ha empleado una palabra muy fuerte: venganza. 

La dirigencia de la nación persa, encabezada por el líder supremo del país, el ayatolá Alí Khamenei, y el presidente de la República Islámica, Hasán Rohani, les ha prometido a su pueblo y Zeinab Soleimani, hija del general iraní asesinado Qasem Soleimani, vengar la muerte del mártir de los persas; el general iraní fue encargado de frenar el avance terrorista de Daesh (ISIS o Estado Islámico), Al Nusra y Al Qaeda; a Estados Unidos le ha asegurado que lo va a sacar del Medio Oriente. 

De esta manera, la actual Administración de Estados Unidos no sólo ha puesto en peligro aún más los intereses norteamericanos allí, sino también a su personal diplomático y militar. 

Pero como quien dice, mientras Trump esté a salvo del proceso de destitución en el Congreso, lo demás puede pasar a ocupar un segundo lugar.

Por eso mismo el presidente Trump debió de sentir un alivio al quitarse de encima el insufrible peso del 'impeachment' que hacía carrera en el Congreso estadounidense.

Como se sabe el senado estadounidense lo absolvió; allí la mayoría de los escaños son del Partido Republicano (el partido de Trump), muy diferente de la Cámara de Representantes, cuya mayoría es del Partido Demócrata. Sin embargo la imagen del presidente Trump no ha salido del todo ilesa del proceso de juicio político; él mismo ha aportado su grano de arena en la construcción de una imagen desfavorable.

Su forma de gobernar ha contribuido a que se vea perjudicada su aprobación popular en la súperpotencia de América del Norte. 

Con todo, Trump aún no tiene allanado el camino a la reelección presidencial de Estados Unidos; tal vez nunca lo va a tener, pues ahí están los precandidatos favoritos del Partido Demócrata a la Presidencia de EEUU para enfrentarlo. Ahí se hallan Bernie Sanders, Pete Buttigieg, Amy Klobuchar, Elizabeth Warren, Joe Biden y Michael Bloomberg, cada uno de ellos con el deseo de ganar las elecciones internas del Partido Demócrata, y la carrera presidencial a Trump. Sin embargo, los tres precandidatos que más sobresalen son Bernie Sanders, Michael Bloomberg y Pete Buttigieg: el primero se piensa socialista a su manera; el segundo tiene una enorme fortuna, dispuesto a verterla en publicidad para ganar la nominación demócrata y el tercero era hasta hace poco tiempo un desconocido exalcalde de South Bend, Indiana. 

Las elecciones prometen ser emocionantes; la política en EEUU es un espectáculo del poderoso caballero que es don dinero. Si Trump tiene que medirse con Sanders o Bloomberg, su reelección no va a ser fácil. Y si tiene que competir con Buttigieg, y lo ataca por su preferencia sexual, lo va a volver más notable, mejor dicho, lo va a poner en otro nivel, superior quizá al del mismo mandatario norteamericano.

Por muy conservadora que aparente ser la sociedad estadounidense, ahí la industria del entretenimiento domina a la gente.

Así las cosas, luego de salir absuelto del 'impeachment' que los demócratas buscaban realizarle a Trump, ahora le corresponde al Presidente estadounidense cargar energías para enfrentar de nuevo al Partido Demócrata en otra especie de proceso de juicio político: las elecciones presidenciales de EEUU. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Latinoamericano y humanista. Columnista de opinión. Analista político y de la actualidad colombiana, latinoamericana y mundial. Colaborador de portales de comunicación alternativa. Bloguero de medios y agencias internacionales de noticias. Interesado en los procesos y movimientos sociales, sobre todo de la Patria Grande. Nació a orillas del mar Caribe, en Colombia.




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.