“Nuevas relaciones Cuba-Estados Unidos” | Blog | teleSUR
18 julio 2015
“Nuevas relaciones Cuba-Estados Unidos”

El 20 de julio de 2015 será una fecha muy significativa que quedará registrada en el almanaque de la historia política latinoamericana. Se cerrará el capítulo de cinco decenios de Guerra Fría en el continente americano. Ese día reanudan relaciones diplomáticas los gobiernos de la hermana República de Cuba y de Estados Unidos de Norteamérica.

Casi todos los países han reconocido lo perjudicial que ha sido el criminal bloqueo económico estadounidense contra Cuba.

Restablecimiento que tras una larga ruptura de 54 años vuelven a su cause los nexos oficiales. Los dos gobiernos, han vivido un fuerte enfrentamiento a lo largo de esas cinco décadas. Durante todos estos años se demostró que la Revolución Cubana no se había equivocado. Por el contrario, logró hacer de ese suelo patrio latinoamericano y caribeño una auténtica nación independiente y soberana. A lo largo de todo este tiempo casi todos los países del mundo han reconocido lo perjudicial que era actuar contra Cuba, especialmente manteniendo el criminal bloqueo económico estadounidense que todavía no se ha logrado levantar.

Cuando en mayo de 1902 se iniciaron las relaciones diplomáticas cubano-americanas, el gobierno del país caribeño presidido por Tomás Estrada Palma, quedó inmediatamente orbitando en torno a los intereses imperialistas estaounidenses. Por ello se afirma que desde entonces la política intervencionista signó la vida de Cuba en los inicios del siglo XX.

El primer representante diplomático estadounidense en la mayor isla de las Antillas fue Herbert Goldsmith Squiers, quien prefiguró lo que sería la política intervencionista estadounidense en el siglo XX. Sobre aquel primer Ministro Extraordinario en Cuba, afirmó Andrés Gómez en su ensayo “Mayo de 1902: establecimiento de las relaciones diplomáticas Cuba-EE-UU” que “Squiers, era un convencido y ferviente anexionista y contumaz enredador y mentiroso sobre la realidad cubana ante sus superiores con el fin de lograr la anexión de Cuba a Estados Unidos”.

Esta política hasta hoy la sigue manteniendo la estructura del poder real en la mayor potencia del orbe. Sin duda, el paso realizado por el presidente Barack Obama es un gran gesto para mejorar la situación política que ha pesado sobre todo contra el pueblo Cuba y su revolución socialista. Una significativa parte de los miembros del Congreso estadounidense de corte republicano seguirá empeñada en obstaculizar los nuevos vínculos diplomáticos entre ambos gobiernos. Especialmente los ligados a la mafia cubano-americana quien durante cinco decenios ha hecho de esa política intervencionista su gran negocio.

Así, el día 20 de julio de 2015, se aperturan las respectivas embajadas en La Habana y Washington. En el acto oficial en la capital de los EE.UU. estará presente una delegación cubana encabezada por el ministro cubano de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla. En tanto que una delegación estadounidense presidida por John Kerry, secretario de Estado, hará lo mismo en la capital de la Isla. Con ello el edificio donde se ubicaba desde 1977 la Oficina de los Intereses de EE.UU. se convertirá en la sede diplomática estadounidense. Sin embargo, con esa serie de actos oficiales no quiere decir que con eso concluiría el diferendo cubano-americano. En la agenda de las negociaciones quedan muchos puntos pendientes. De hecho ya lo había manifestado el presidente de los consejos de Estado y de Ministros, general de ejército Raúl Castro Ruz, durante la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinomericanos y Caribeños (CELAC), que se celebró en Costa Rica el pasado 28 de enero. En aquella ocasión afirmaba el mandatario cubano:

“No podrá haber relaciones normales entre Cuba y los Estados Unidos mientras se mantenga el bloqueo económico, comercial y financiero que se aplica con todo rigor, provoca daños y carencias al pueblo cubano, es el obstáculo principal al desarrollo de nuestra economía, constituye una violación del Derecho Internacional y afecta los intereses de todos los países, incluyendo los de los Estados Unidos. Para alcanzar la normalización será indispensable también que se devuelva el territorio ilegalmente ocupado por la Base Naval en Guantánamo, cesen las transmisiones radiales y televisivas hacia Cuba que son violatorias de las normas internacionales y lesivas a nuestra soberanía, se eliminen los programas dirigidos a promover la subversión y la desestabilización internas, y se compense al pueblo cubano por los daños humanos y económicos provocados por las políticas de los Estados Unidos”.

El restablecimiento de las relaciones diplomáticas es el primer paso para ir desmontando todos los obstáculos que la gran potencia le ha impuesto a Cuba para lograr su pleno desarrollo. Falta mucho por hacer y revertir. El proceso todavía será largo y con muchas dificultades. Pero esa tenaz resistencia del pueblo cubano no ha sido en vano. Se reconoce el valor de la dignidad que ha logrado durante más de cinco décadas. Pero también se comprende que en la actual fase de las nuevas relaciones diplomáticas con Washington se tiene que recorrer un camino difícil y complicado. Cuba seguramente mantendrá el valor de sus principios y será respetuosa de las diferencias entre ambos gobiernos. Pero sin duda los más beneficiados serán los pueblos de ambos países, pero también con ello todos los pueblos y países de nuestra América.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nació en la ciudad de México, es Doctor en Estudios Latinoamericanos e investigador titular del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM. Entre sus libros figuran: El pensamiento de Francisco Morazán (1992, 2000, 2003, 2007 y 2019); El narcotráfico en América Latina (2004 y 2008), Minorías sociales en América Latina (2014) . Recibió Mención Premio Casa de las América (2003).

Comentarios
2
Comentarios
interesante.... vamos a ver si conquistan sus propios demoins
¡Viva Cuba libre!. ¡ABAJO EL BLOQUEO CONTRA CUBA!. ¡Viva Fidel!
Nota sin comentarios populares.