Maduro, el obrero demócrata

En la República Bolivariana de Venezuela no podría haber mejor fecha para anunciar la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que el primero de mayo, como lo ha hecho en uso de sus atribuciones constitucionales, el obrero Presidente Nicolás Maduro Moros, el pasado lunes, en el que, aprovechando tan importante fecha para  la  clase trabajadora, ha ratificado al Soberano, es decir, al Pueblo, como protagonista y mandante, que desde esta ANC definirá el  presente y futuro de la patria venezolana, sus relaciones sociales de producción (socialistas o capitalistas),la nueva geometría del poder y la relegitimación de todos los poderes públicos, sobre todo, con el objeto principal de proteger al Pueblo, empoderarlo y amparar la soberanía  nacional,a partir del necesario Estado Comunal, lo que implica una reforma constitucional, ya sea desde las nociones del socialismo bolivariano y chavista del siglo XXI o, simplemente, el retorno a las formas clásicas y neoconservadora de la  IV República al servicio del Estado burgués, porque Nicolás Maduro, profundamente demócrata como es, ha convocado a tirios y troyanos, sin sectarismo alguno.

Maduro, el obrero demócrata

Esta oportunidad que se nos presenta a todos los venezolanos, es lo más profundamente democrática, por cuanto está contemplada y sustentada en el artículo 347 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV: 1999), en la que,  taxatívamente, “el pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyenteoriginario”, para transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y crear una nueva Constitución, así como también, el artículo 348 le da la facultad al Presidente de la República para tomar la iniciativa de convocar a una ANC, mientras que el artículo 349 garantiza la no objeción de lo que resulte de esta ANC y permite la continuidad de las instituciones mientras dure el proceso de la ANC,  hasta que ésta última decida su futuro,además de que ninguna institución de poder constituido podrá obstaculizar al Constituyente y en el artículo 350 se establece  que el Pueblo podrá desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos y menoscabe los derechos humanos, como pretenden hacerlo, tanto el  gobierno estadounidense, con sus países colonias y organismos, como la Organización de Estados Americanos (OEA),a igual que a lo interno de la República,la autodisuelta y terrorista mayoría de parlamentarios en desacato de la Asamblea Nacional (AN), entre otros, en concierto con las  oposiciones criollas, que ávidas de tomar el poder político en Venezuela, a como diera lugar, también habían amenazado con una Constituyente, tal y como se puede apreciar en este link:

Ahora, esas oposiciones terroristas rechazan la convocatoria a una ANC, porque ellos no creen, ni les importa un rábano el Pueblo, sino que consideran que el  atajo golpista de violencia y muerte, les abre las puertas a un retorno de la vieja forma de esclavitud y dictadura, disfrazada del remoquete de “democracia representativa”.

Con tales conductas fascistas de la derecha terrorista, se reafirma, aún mas, el carácter democrático del Presidente Nicolás Maduro, quien insiste en mantenerse atado al Pueblo como su mandante  y a la  CRBV como su brújula.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.