La esclavocracia está de vuelta

Al presentar la reforma de las condiciones de trabajo, Michel Temer usó dos palabras para lo que antes se nombraba con una sola. Habló de “modernización laboral” para llamar lo que simplemente es esclavocracia. Brasil, el país-modelo que deslumbra al Presidente argentino Mauricio Macri, marcha hacia un presunto régimen de “trabajo libre” muy parecido a cuando terminó el esclavismo en 1888 y los esclavos de los cafetales se convirtieron en mano de obra barata. Muy barata. Ésa es una de las conclusiones de una investigación elaborada por el Centro de Estudios Sociales y de Economía del Trabajo de la prestigiosa Universidad de Campinas.

Ya que estamos: en 2016 el sector financiero fue el que más ganó en Brasil, mientras el capital se reconcentraba y caía brutalmente el consumo.

Bajo la guía de José Dari Krein y un equipo, 22 colaboradores escribieron 73 páginas sobre la reforma laboral brasileña aprobada en julio último por el Congreso y que Temer acaba de poner en marcha.

“La globalización  impone una intrincada red de relaciones de poder y dominación que cuestiona el papel de los Estados y fragiliza las políticas de protección social y de derechos”, señala el estudio. Para el CESIT, que dirige Anselmo dos Santos, la reforma laboral se funda en el “el desmonte de la trama de protección social construida sistemáticamente desde 1930, junto con la industrialización del país”.

En la Argentina, por nombrar solo un gobierno de la región, Macri suele elogiar a Brasil por lo que él interpreta como un sistema judicial impecable y un gran apego a la Constitución.

Allí la flexibilización laboral se fue nutriendo de proyectos elaborados por la Confederación Nacional de la Industria y del documento “Un puente para el futuro”. La firma de autor del puente correspondió al propio Temer en 2015. Ya estaba en marcha el golpe de agosto de 2016. con un juicio político que según Dilma Rousseff violó la Constitución. En ese contexto de irregularidad legal la CNI, Temer y el diputado del Partido de la Socialdemocracia Brasileña Rogério Marinho, que escribió el proyecto finalmente aprobado por el Congreso, se movieron con seis principios.

  *Formas de contratación más precarias y atípicas.

  *Flexibilización de la jornada de trabajo.

  *Rebaja de la remuneración.

  *Alteración de las normas de salud y seguridad del trabajo.

  *Fragilización sindical y cambios en las formas de la negociación colectiva.

  *Limitación al acceso a la Justicia del Trabajo y limitación del fuero laboral.

Las contrataciones más precarias incluyen la tercerización, las jornadas parciales, el trabajo autónomo como si el operario fuera un emprendedor y la creación del contrato intermitente, también conocido como “contrato de hora cero”. El empleado queda a disposición del empleador, que puede usar al contratado según sus necesidades, con alternancia de períodos de servicio y períodos de inactividad. El vocabulario cool habla de trabajadores just in time. La verdad es que el trabajo se convierte en temporario e informal y entonces no precisa del sindicato. Por eso el nuevo régimen legal prevé la rescisión de contratos sin homologación del gremio: el capital transnacionalizado no quiere sindicatos que discutan la maximización de las ganancias.

La flexibilización de la jornada laboral contempla la adaptabilidad del empleado a las subas y bajas de la actividad. Puede llegar a 12 horas de trabajo seguidas de 36 de franco. El CESIT interpreta que esa alteración baja la remuneración, intensifica el ritmo de trabajo porque lo concentra en menos horas y “desorganiza la vida social y familiar”. El sistema laboral anterior a Temer establecía dos intervalos de 30 minutos para amamantar. A veces esos intervalos se sumaban. Todo cambió: de ahora en adelante la forma de dar la teta será fruto de una negociación privada entre empleada y patrón.

El fraccionamiento de las jornadas y la intermitencia reducirá los ingresos, y de esa manera se achicarán los aguinaldos y se irá desfinanciando la seguridad social.

La ley de la Era Temer desvincula la duración del trabajo y del tipo de intervalo respecto de la salud, la higiene y la seguridad. También hace hincapié en el presentismo como valor supremo, aun a costa de las condiciones físicas del trabajador.

El ensanchamiento de los ámbitos de negociación individual, la tercerización y la prevalencia de las tratativas por sobre la ley de por sí debilitan a los gremios. Encima, son fenómenos que van acompañados de una búsqueda de fragmentación sindical y de reducción de recursos sindicales.  

Adiós futuro

El problema, para el CESIT, no es solo la coyuntura. “La reforma inhibe las perspectivas de futuro de buena parte de la clase trabajadora, que tendrá pocas chances de jubilarse o de desplegar su trayectoria profesional.” El problema jubilatorio es que la reducción de derechos impedirá reunir los años para jubilarse o comprobar los pagos y desfinanciará el sistema de seguridad social. A su vez el supuesto déficit es utilizado como argumento en favor de la reforma laboral y también de la previsional.

Con el argumento de adaptarse mejor a la globalización, el objetivo del establishment brasileño es ir sustituyendo leyes por contratos, minimizar al máximo posible la legislación como un ámbito vinculante, crear contratos distintos al que fija una relación por tiempo indeterminado y reemplazar derechos universales por derechos diferenciados. Si fuera posible, habría que completar este menú con la negociación por empresa y la eliminación de la intervención estatal.

El nuevo régimen “en lugar de reconocer la asimetría de la relación entre capital y trabajo supone que un contrato de trabajo constituye una relación entre iguales”, dice el CESIT.

Para sortear esta realidad, el establishment argumenta, igual que en la Argentina, que el alto nivel de trabajadores informales estaría indicando un fracaso del régimen de protección. Reducir derechos existentes y diferenciar sectores sería, entonces, la forma de incluir a los excluidos. Lo contrario es tachado de corporativismo. Los conservadores sostienen que el “exceso” de derechos de unos trabajadores sería la contraparte de la falta de derechos de otros. Es decir que los culpables son los compañeros del mismo sector social  y no quienes están en la puntita de la pirámide.

Un paquete así representa, para el CESIT, “un golpe contra la democracia, entendida como proceso constante de invención y reinvención de derechos”. Y apunta también el centro de estudios: “En Brasil, históricamente, las luchas por los derechos llevan a la radicalización autoritaria de las fuerzas conservadoras”. Por eso los proyectos de reforma laboral y previsional fueron dos de los ejes del golpe conservador de agosto de 2016.

Los datos, además, desmienten los argumentos de la extrema derecha. Antes de 2016, sin la precarización que está imponiendo el régimen de Temer, entre 2003 y 2015 y bajo los gobiernos de Lula y de Dilma fueron creados 21 millones de empleos formales. 

Con un sistema precarizado las perspectivas económicas empeoran. “Las estrategias de flexibilización acentúan de forma más rápida la destrucción de puestos de trabajo en períodos de crisis, de modo que la recuperación posterior la actividad económica, en caso de que ocurriera, no será suficiente para reponer los empleos perdidos”, dice el documento. Cita estudios según los cuales la baja en productividad, cuando fue verificada, se debió solo en un 25 por ciento al aumento del costo salarial y en un 75 por ciento al incremento de costos de alquiler, de logística, de transporte y de servicios, incluidos los de intermediación financiera.

Ya que estamos: en 2016 el sector financiero fue el que más ganó en Brasil, mientras el capital se reconcentraba y caía brutalmente el consumo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista y licenciado en Historia. Columnista del diario Página/12 de la Argentina, conductor de Sostiene Granovsky por CN23 y coordinador de la TV del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, www.clacso.tv. También dirige el Núcleo de Estudios del Brasil de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo y es profesor en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación de la Cancillería. En Twitter, @granovskymartin.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.