La desvergüenza de quienes se oponen al fin del conflicto armado en Colombia

1.   La mefistofélica marcha del 2 de abril contra la paz que convoca el Centro democrático, tendencia ideológica de extrema derecha que en absoluto representa al centro político y va en contra de la democracia; desconectada completamente de los nuevos vientos que soplan en el país, del ambiente de reconciliación y fin del conflicto armado como máximo anhelo del pueblo colombiano, es expresión del profundo cinismo y recóndito odio con que esta fuerza política concibe a la mayoría en favor de la paz. Actúan como los jinetes del apocalipsis a lomo de sus caballos, alucinando con la victoria, la guerra, el hambre y la muerte. Dice mucho  el silencio maligno de los senadores del Centro Democrático ante las atrocidades, asesinatos, terrorismo y amenazas que viene cometiendo el paramilitarismo en apoyo al paro del 2 de abril. ¿Conspirando contra la paz?

La desvergüenza de quienes se oponen al fin del conflicto armado en Colombia

2.     Dicen que marcharán en contra de la corrupción, la impunidad, los altos costos de vida, las privatizaciones, los bajos salarios y contra el gobierno de Juan Manuel Santos que va a entregar el país al terrorismo (sic). Nada más contradictorio que esta fuerza política enarbole esas consignas cuando el gobierno que encabezó Alvaro Uribe Vélez durante 8 años (2002-2010), se distinguió por corrupto (caso de Agro Ingreso Seguro, donde su ministro Andrés Felipe Arias defraudó al país en 300 mil millones de pesos. Yidis Medina y otros Congresistas sobornados con ofertas de todo tipo para que votaran a favor de la reelección de Uribe en el 2006 ); impune (solo una parte de sus altos funcionarios han comparecido ante la justicia y se encuentran encarcelados); persecución y represión contra la oposición (ChuzadDAS contra Gustavo Petro, ex alcalde de Bogotá, Piedad Córdoba, vocera de Marcha Patriótica, Hollman Morris periodista investigativo, altos Magistrados de la Corte Constitucional, movimientos sociales como Marcha Patriótica y Congreso de los Pueblos, entre otros); privatizador (Bancafé, Telecom, Davivienda, Ecogas, Granahorrar, Centrales Eléctricas de Norte de Santander y las electrificadoras de Cundinamarca y Santander). ¿Saldrán a marchar en defesa de la clase trabajadora y los bajos salarios quienes aumentaron la edad de pensión y recortaron las horas extras, los dominicales y festivos, disminuyendo de un tajo el salario?

3.    El proceso de paz en Colombia se dignifica y engrandece, y demuestra que se va a poder vencer la desconfianza y el escepticismo que aún existe en algunos sectores de la sociedad. La noticia de diálogos públicos del Ejército de Liberación Nacional (ELN) con el gobierno son un ejemplo contundente de ello. Necesita un rotundo compromiso de todas las partes por el fin definitivo de la confrontación, que en palabras simples es tomar la decisión de cesar el fuego multilateral y definitivamente. Hay un amplio consenso y respaldo de la comunidad nacional e internacional y si se tarda en esta urgente decisión, se le estará entregando motivos innecesarios a los enemigos declarados y soterrados de la paz.

4.    La visita del presidente de los Estados Unidos, Barak Obama y John Kerry, secretario de Estado, a Cuba aparte de contribuir al mejoramiento y distensión de las relaciones con el pueblo cubano y América Latina, fue un claro espaldarazo al proceso de paz que se lleva a cabo en la Isla con el apoyo incondicional de los gobiernos Bolivariano de Venezuela, Cuba, Noruega y Chile. Es histórica esta visita porque nunca antes un secretario de Estado de los Estados Unidos se había reunido con representantes de una guerrilla en América Latina. Reafirma el compromiso inequívoco en alcanzar la paz de la potencia militar que ayudó a diseñar el Plan Colombia que durante 15 años causó una inmensa tragedia humanitaria en el país, además de declarar su compromiso con la seguridad de quienes se comprometan con la dejación de armas y reintegro a la vida política legal.

5.    Continúa una gran pedagogía popular a nivel nacional sobre el significado e importancia del fin del conflicto armado en Colombia. Difundir y dar a conocer por medio de foros, exposiciones académicas, asambleas populares, encuentros, movilizaciones y manifestaciones culturales y carnavales en favor de los diálogos y la importancia de alcanzar el fin del conflicto armado para transitar a la lucha política y de ideas sin la necesidad del uso de las armas. Explicar a la mayoría del pueblo colombiano el impacto profundo y positivo que éste tendrá en la vida de las comunidades más afectadas por la guerra, el desplazamiento, la muerte, la desaparición forzada, los secuestros, el reclutamiento de menores y la aspiración suprema de vivir sin la amenaza de la guerra.     


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Licenciado en Historia Económica de la Universidad de Estocolmo. Ensayista.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.