La PGR y su verdad sospechosa | Blog | teleSUR
16 febrero 2015
La PGR y su verdad sospechosa

Es una de las concentraciones más grande del talento de mujeres que se puede dar en México. Acaba de terminar la función de Homéridas y Luisa Huertas, a nombre de Ximena Escalante, Rosenda Monteros y Marta Aura, entre otras, lee un manifiesto de la Compañía Nacional de Teatro que en resumen dice que en esta sociedad no le creemos a la Procuraduría. Y sí, porque para empezar, ¿Dónde están los residuos de las llantas? ¿Dónde el horno perdido en Acapulco?

Mexico

El 7 de noviembre de 2014 el procurador Jesús Murillo Karam presentó testimonios que aseguraban que un grupo de jóvenes, la mayoría  de los cuales había muerto por asfixia, fueron bajados de una camioneta Pick Up de redilas blancas donde habían sido apilados, que a los sobrevivientes, que eran menos de la mitad, los hincaron y los mataron a balazos y que todos, los asfixiados y los ejecutados, fueron quemados auxiliándose de llantas.

Pero de inmediato la verdad científica desmintió a Murillo, primero porque no hay fuerza combustible en la naturaleza, a menos que los Guerreros Unidos tuvieran a su disposición un laboratorio de fisión nuclear que pudiera pulverizar el metal de las llantas y las más de 1376 piezas dentales que deberían sumar los 43 cuerpos.

En Guerrero todavía gustan de incrustarse oro en los dientes

Ah, ¿pero no se acuerdan que los detenidos dijeron que luego de quemar los cuerpos les ordenaron machacar los huesos? Sí, como no. Nos acordamos, nada más que nos cuesta creer que hayan tenido la paciencia de pulverizar más de 86 colmillos, 688 molares y premolares y todo lo demás, sin contar que en Guerrero todavía gustan de incrustarse oro en los dientes, aunque no tengan caries, o las prótesis dentales que alguno debió tener.

La otra incógnita que no ha podido despejar la PGR es que todo incendio atípico es captado por los satélites de la NASA y en Cocula no detectó ninguno, pero sí otro a varios kilómetros al sur de Iguala.

Andreas Eligium, un astrónomo mexicano aficionado divulgó desde noviembre de 2014 el reporte satelital de la NASA en el que no se detecta ningún calor extraordinario en Cocula, pero sí en otro punto del mapa de Guerrero.

El periodista argentino Enrique Gratas, en cuya experiencia profesional destacan entrevistas a varios presidentes de Estados Unidos y a la asesina confesa de la cantante Selena, se dio a la tarea de ubicar las coordenadas del incendio que sí encontró Eligium y las encontró en Chilapa a 157 kilómetros al sur  de Iguala, recorrido que según Google Maps se hace por carretera en un tiempo de 2 horas cinco minutos.

El video de Gratas, publicado en diciembre por la cadena canal estrella tv y que ha sido reproducido casi en medio millón de ocasiones puede revisarse en este enlace http://youtu.be/kyAiWqrnmp0.

Una de las preguntas que se desprende es como pudieron llevar, digamos a una tercera parte de los 43 desaparecidos  de Ayotzinapa, a lo largo de una carretera federal de 157 kilómetros, sin que ninguna autoridad los detuviera. Y antes ¿dónde y cómo se tomaron el tiempo de desollar a Julio Cesar Mondragón? Cuestión que no tiene respuesta ni siquiera en la verdad sospechosa de la PGR

¿Y DÓNDE ESTÁ EL CREMATORIO?

Los cuerpos de 34 mujeres y 26 hombres fueron encontrados en un crematorio de Acapulco. Al menos ese era el uso autorizado al edificio ubicado en la carretera Cayaco-Puerto Márquez, pero ¿Y dónde están las hornos?

Porque sí, ya sabemos que cubrieron los cuerpos con cal para detener la putrefacción, que en varios casos entregaron a los familiares restos de cemento, pero de lo que no hay noticia es de dónde están los hornos que alguna vez estuvieron en ese inmueble y desde cuando desaparecieron ¿los desmontaron clandestinamente y los volvieron a montar en otra parte?.

¿Es legítimo preguntar si pudieron ser empleados para desintegrar los cuerpos de los normalistas?

Hay una cadena de realidades. El funcionamiento de ese crematorio era responsabilidad del secretario de salud de Guerrero, Lazaro Mazón, ex alcalde de Iguala y cercano a Jose Luis Abarca.

En lo que hoy es Taxco, Guerrero nació Juan Ruiz de Alarcón, cuya obra capital (¿No es una extraordinaria coincidencia?) se llama La Verdad Sospechosa

Científicos y artistas, algunos de los mejores hombres y mujeres de México, como las que ahora representan Homéridas para recordar como ardió Troya se unen ahora para decirle a la PGR como no creen que ardieron los estudiantes de Ayotzinapa.

Por cierto, de Troya se creía que no existió, que fue una leyenda, pero basado en el poema épico de Homero el arqueólogo alemán Heinrich Schliemann descubrió su existencia histórica.

Así que no nos extrañemos si la verdad histórica no se descubre en  los boletines de la Procuraduría General de la República o por las promesas de amor eterno entre la cúpula castrense y el poder ejecutivo, sino por la tenacidad de una sociedad entrenada desde el Siglo XVII por un amigo de Cervantes, Juan Ruiz de Alarcón, quien nos enseñó sobre La Verdad Sospechosa.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.