“Felicidades Comandante” | Blog | teleSUR
13 agosto 2016
“Felicidades Comandante”

El 13 de agosto de 2016, es el noventa aniversario del natalicio de  uno de los hombres que más han trascendido en la historia latinoamericana y mundial, nos referimos precisamente al Comandante Fidel Castro Ruz.   En algunas ocasiones he tenido la suerte reunirme con él. Una de ellas, en la que tuve la oportunidad de estar largas horas y resultó para mi la más significativa.  Se nos invitó a una cena que él nos ofreció en sus oficinas de trabajo. Fue exactamente después de la ceremonia en que se le otorgó en el 12 de febrero de 2001,el Doctorado Honoris Causa por la Universidad de Autónoma de Zacatecas y otros reconocimientos del gobierno zacatecano que tuvieron como marco el Palacio de Congresos de La Habana.

“Felicidades Comandante”

El convivio que tuvimos un grupo de académicos, políticos, empresarios  y periodistas de Méxicoasí como algunos ministros  del gabinete del presidente Fidel Castro, se prolongó por más de diez horas, concluyendo al filo de las siete y media de la mañana. Para esas horas ya únicamente quedábamos  un reducido número de invitados. Cuando nos despidió a la entrada del ascensor, fue el momento que aproveche para hacerle una serie de preguntas que se referían a sus predilecciones. La idea que le sugerí es que sus respuestas fueran cortas e inmediatas. A todas ellas respondió con su siempre jocosa amabilidad y lucidez. Entrevista-reportaje  que publique con el título: “Conversación con Fidel Castro” (Novedades, México, 23 de febrero de 2001). En aquella ocasión se confirmaba lo que de Fidel había dicho nuestro gran escritor latinoamericano Gabriel García Márquez: “Jamás ha rehusado contestar ninguna pregunta, por provocadora que sea, ni ha perdido nunca la paciencia”.

Aquí transcribo algunas fragmentos de aquel reportaje-entrevista que nos muestraalgunos rasgos de la personalidad de ese gran prócer latinoamericano:

Durante la cena a la que fuimos invitados, Fidel había hablado sobre su vida estudiantil con los jesuitas y sus estudios de derecho y economía en la Universidad de La Habana. Habló sobre el Che, pero también de diversos temas que iban desde las tareas actuales de la educación en Cuba hasta las relaciones de ese país con México y el mundo.

Previamente al despedirnos le recordé  al comandante las últimas preguntas que quedó de contestarme y que se referían a sus preferencias. Cosas que pocos saben más que en su círculo íntimo. Notó que era una especie de test y con su siempre jocosa amabilidad y lucidez pasó a responder a mis interrogantes sobre sus predilecciones e incluso me aclaro que tenía mucho interés en leer mi libro, que previamente le había obsequiado (El pensamiento de Francisco Morazán):

-¿Prefiere el día o la noche?

-La madrugada

No quedaba duda, para ese momento las manecillas del reloj marcaban más allá de las siete de la mañana. Había sido una larga cena y una amena plática, que se inició a primeras horas de la madrugada del lunes 12 de febrero de 2001. Conversación de la que evidentemente él llevó los hilos. La mayoría de lo invitados iniciales ya se habían retirado. Finalmente, a esa hora, sólo quedábamos un pequeño grupo de nueve mexicanos.

En aquel reportaje-entrevista, hubo diversas preguntas, aquí destaco otra en la que me señaló al preguntarle.

-¿Número?

-Veintiséis

La respuesta era más que evidente. El 26 de julio de 1953 fue la fecha en que Fidel Castro y un grupo de jóvenes cubanos realizó el asalto al cuartel Moncada en la ciudad de Santiago de Cuba. Nos viene a la memoria que en esa fecha se dio el primer intento por derribar a la dictadura de Fulgencio Batista. Más tarde, desde su exilio en México, Fidel dio a conocer  uno de los primeros manifiestos de su organización política, que bautizaría con el nombre de “Movimiento 26 de Julio”.

Entre otras  de las preguntas que le hice destacó aquella en la que le pregunté:

-¿Color?

-Verde olivo

Esa noche Fidel no portaría  su uniforme verde olivo, el de Comandante de la Revolución. Prenda que ha usado como insignia desde que desembarcó del Granma y cuando combatió en la Sierra Maestra. Esa noche el protocolo del acto mostraba al Doctor Fidel Castro con un traje color gris oscuro cruzado, camisa blanca y corbata roja con delicados dibujos estampados. Su disertación en la entrega del Doctorado Honoris Causa había versado en relación a un amplio recorrido por al historia de México y de Cuba. De los lazos históricos y culturales que hermanan a esos dos países.

Después vinieron otras preguntas y al final “nos despedimos del Comandante Fidel Castro Ruz con sus cerca de 75 años. Recibimos sus palabras de aliento y nos llevamos una imagen más próxima y afectiva de un hombre que ha sido, es y será un paradigma en la historia”.

Hoy cuando se celebran  sus fecundos noventa años,  sigue siendo sin lugar a dudas, un enorme y gran paradigma para la  historia de nuestra América y el mundo:

- Felicidades Comandante.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Nació en la ciudad de México, es Doctor en Estudios Latinoamericanos e investigador titular del Centro de Investigaciones sobre América Latina y el Caribe (CIALC) de la UNAM. Entre sus libros figuran: El pensamiento de Francisco Morazán (1992, 2000, 2003, 2007 y 2019); El narcotráfico en América Latina (2004 y 2008), Minorías sociales en América Latina (2014) . Recibió Mención Premio Casa de las América (2003).




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.