El papa, el Consejo de Seguridad y el Nuevo Mundo | Blog | teleSUR
25 septiembre 2015
El papa, el Consejo de Seguridad y el Nuevo Mundo

Más allá de la fría amabilidad diplomática y de los dichos sin palabras, pero con ademanes, el pontífice católico ha atrapado la atención de los asistentes a su  alocución en el seno de la Organización de las Naciones Unidas  (ONU), para unos como pastor de la iglesia católica y para otros como jefe de estado y del  gobierno del Vaticano.

El papa podría ver con los mineros chilenos la película

El caso es que más allá de toda interpretación legalista, reduccionista o hiperbólica, de esas que dicen mucho para no decir nada en los análisis respecto de lo que reflexionó el Papa Francisco, han llamado la atención dos críticas –diríamos que justas y duras, desde el amor que lo mueve y hasta de su fe- que pudieran ayudar, más  allá de los discursos y las palabras,   para erradicar las guerras, la ambición capitalista voraz y el poder omnímodo del imperialismo sobre el resto de los pueblos subyugados y oprimidos.

Se trata, en palabras sencillas, fáciles de entender, de no rechazar a los inmigrantes y desplazados por las guerras,  a los que por ejemplo, no quieren en la Europa de la OTAN, siendo que dichos países son, entre cómplices y coautores de las guerras que han librado contra los países árabes y han armado a grupos criminales, como el autodenominado Estado Islámico  (EI), o los mexicanos que mueren por intentar atravesar la frontera con EE.UU. porque huyen de las razzias de exterminio del narcotráfico y del hambre generalizada por la indiferencia se su gobierno, como también pudiéramos verlo en todos los desplazados de Colombia hacia Venezuela, único país que no ha tenido una política de exclusión, sino que ha cobijado legalmente a más se cinco millones de neogranadinos, más los que han pasado la frontera y se mantienen ilegalmente en suelo venezolano, que según los datos empíricos reflejan que son, en promedio,  otros cinco millones de colombianos. 

Ahora bien, todos esos desplazados no están haciendo turismo de pobres, ni son apátridas. Han huido para sobrevivir,  para salvar sus vidas de la  violencia física y de la violencia del Estado que los ha abandonado a su suerte por el capricho de las recetas neoliberales.

Pero,  no pocos se han atrevido a decir en el mismo lugar  que sigue oliendo a azufre, que las causas de fondo están en ese llamado Consejo de Seguridad, que no es más que el Comité de aliados imperiales y hasta el Consejo de Exterminio, de donde se imponen  y se celestinean invasiones y genocidios como en Siria, Irak, Yemen, Libia y Palestina, por decir unos cuantos, sin soslayar que ese Consejo de Seguridad para lo que ha servido es lata fortalecer el viejo imperio decadente y modelo de mundo de opresiones, desconociendo que un nuevo mundo ha nacido hace rato y no con la embrutecedora  concepción occidental del pobre nacido en un pesebre que está condenado a ser mártir, para hacerle el juego al capitalismo rapaz protoimperial, sino como la Aurora que despunta en el Nuevo Mundo multicéntrico y pluripolar, haciendo realidad y no como una verdad de fe o un mito católico, ni cristiano, el hecho de la parusía, que hace posible,  material  y concretamente, un mundo más justo, el multicéntrico y pluripolar, que ha avanzado frente a todo tropiezo, en los países que hoy conforman los BRICS, la ALBA-TCP, PetroCaribe y la UNASUR, que muy bien han contribuido en la construcción de ese nuevo mundo de paz,  de hermandad, solidaridad y del respeto entre hermanos y por el amor a la Pacha Mama, nuestra Madre Tierra, a la que los imperios decadentes están destruyendo. 

En estos días, más allá de las palabras afortunadas y acertadas del Papa Francisco, habrá muchas acciones concretas que conjuren  la violencia,  las guerras, el genocidio y la rapacidad que tienen  aún el mejor aliado en el Consejo de Seguridad de la ONU. Aún falta mucho, pero también contamos con la certeza se que estamos avanzando en el nuevo mundo multicéntrico y pluripolar. Las palabras de Francisco hicieron reavivar las palabras del Cantor del Pueblo, Alí Primera, quien nos enseñó que “No basta rezar. Hacen falta muchas cosas para conseguir la paz”, empeño que Nicolás Maduro y el ejército de líderes del Nuevo Mundo están haciendo posible.
 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.