El día en que Estados Unidos quedó vulnerable | Blog | teleSUR
10 septiembre 2014
El día en que Estados Unidos quedó vulnerable

El 11 de Septiembre del 2001, día del atentado contra las torres gemelas en la ciudad de Nueva York, marcó para siempre un antes y después en la historia, no sólo de esta ciudad si no la de Estados Unidos.

El día en que Estados Unidos quedó vulnerable

Cerca de 3.000 muertos, 100 mil millones de dólares de perdidas según el Institute for the Análisis of Global Security, (Instituto de Análisis de Seguridad Global, en español), leyes como The Patriot Act (Ley de Acción Patriótica, en español), que restringieron las libertades individuales del pueblo americano, personas que todavía sufren efectos psicológicos y físicos, pero sobre todo un cambio de paradigma: Estados Unidos es vulnerable.

A 13 años del atentado, todavía quedan heridas sin cerrar; especialmente las de más de 60.000 personas que por haber estado en las torres, vivir en esa área o haber estado en tareas de  limpieza, fueron afectadas por PTSD. (Trastornos de experiencias post traumáticas), y enfermedades respiratorias como el asma, que según el Departamento de Salud de Nueva York afectó a 12.600 personas.

Este informe también determina que la población más afectada fueron los latinos; en cuanto a niveles de asma, 15%; 9,2% asiáticos, 9.5% blancos y 10% afroamericanos; en cuanto a PTSD, 39% latinos, 23% asiáticos, 20%blancos y 31% afroamericanos.

“Olor a muertos’’

Luz, colombiana de 54 años es un claro testimonio de este informe:

“Trabajaba enfrente de las torres, la empresa para la cual lo hacía, me contrató después de 3 días del atentado para que limpiara’’, nos relató.

“Estuve tres meses trabajando, 12 horas diarias, expuesta a químicos y olor a muertos. Nunca me informaron del peligro al que estábamos sometidos. Me di cuenta tres meses después cuando empecé con problemas pulmonares, musculares y síntomas depresivos’’, comentó Luz quién asistió a tratamiento psicológico y físico al Hospital Mount Sinai, uno de los Hospitales en donde se atendieron cerca de 20 mil pacientes con condiciones como la de Luz.

A pesar del tiempo transcurrido desde el atentado, todavía se sigue investigando los efectos que causó el contacto con sustancias químicas a  toda la población, pero sobre todo a bomberos, policías y rescatistas.

En abril del 2010 un informe destacado de New England Journal of Medicine (Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, encontró que el 30-40% de los trabajadores rescatistas sufren de problemas en sus pulmones y que no solo persisten los síntomas si no que empeoran. En este tiempo también el Center for Disease Control and Prevention (Centro de Control y Prevención de enfermedades en español), detectó 58 tipos de cáncer, que fueron agregados a la lista de toxinas expuestas en WTC. Estos informes coinciden con aquellos que determinaron que recién en junio del 2002 se reestableció la calidad del aire en la ciudad; donde  los pobladores más afectados fueron los habitantes residentes en bajo Manhattan y Chinatown  por su cercanía a la zona cero.

Irak y Afganistán

Como el título de esta nota indica, los efectos del atentado fueron muchos otros. Cuando Estados Unidos invade Irak y Afganistán no solo causa la muerte de 6000 de sus soldados, si no que provoca un gasto de 1.29 billones  de dólares a fines de  2011.Mientras el presupuesto del Pentágono se incrementó de 307 mil millones en 2001 a 529 mil millones en 2011.

Otro impacto fue la discriminación e intolerancia hacia personas musulmanas y árabes, que fueron víctimas de crímenes de odio. El FBI reportó que estos crímenes se incrementaron de 28 en el 2000 a 481 en 2001, atacando mezquitas, o templos pertenecientes a la religión hinduista. 
El miedo y el odio hacia estas religiones fueron en cierta forma provocadas por medios de comunicación y ciertos políticos del Partido Republicano, especialmente el entonces presidente George Bush con su división del mundo: ``o están con nosotros o con ellos’’, `o el famoso denominado "eje del mal’’.

13 años pasaron y la promesa de un mundo más seguro, no se concretó. Nuevas y viejas guerras, empiezan o siguen, y aquellos que estaban en el ``eje del mal’’, no solo no desaparecieron si no que toman nuevas fuerzas, como el caso del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Miles de personas perdieron la vida en aquel atentado del 11 de Septiembre,  mientras los que están vivos viven con las consecuencias y se siguen preguntando por todo aquello que les quitó y todo lo que les dejó ese fatídico día.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista y Psicóloga argentina residente en Nueva York. Investigadora de temas migratorios y de género. Realizadora de exposiciones artísticas sobre fenómenos migratorios, identidad y cultura.

Comentarios
1
Comentarios
Más bien el día en que EEUU quedó al descubierto en sus mentiras.
Nota sin comentarios populares.