Desabasto, condones e indignidad | Blog | teleSUR
4 febrero 2015
Desabasto, condones e indignidad

Muy preocupada parece la agencia Bloomberg por el desabasto en Venezuela. No piense, apreciado lector, que a la firma vendedora de información financiera le interese profesionalmente indagar los entretelones de la ilícita e inhumana práctica de los inescrupulosos acaparadores que ocultan comida y medicamentos a millones de venezolanos. NO. El desabasto al que alude el medio en su edición del 3 de enero y que califica de nueva indignidad, es la dificultad de encontrar condones y la casi imposibilidad de adquirirlos por su alto costo: unos 755 dólares el paquete (suma estimada por el medio).

Desabasto, condones e indignidad

El texto, redactado por Anatoly Kurmanaev y Andrew Rosati, cita a Jonatan Montilla, de 31 años y director artístico de una compañía de publicidad, afirmando que el país está tan mal que “Ahora tenemos que hacer fila incluso para tener sexo”. Agrega que condones y otros anticonceptivos desaparecieron de muchas farmacias y clínicas del país a principios de diciembre pasado, por la política del gobierno en los pagos con dólares. En ninguna línea se analiza las razones de esa decisión gubernamental. 

Y como verdad incuestionable, los autores deslizan que Venezuela –donde el aborto es prohibido- tiene una de las mayores tasas de infección en VIH y embarazos no deseados en adolescentes; de ahí que sostengan que la falta de condones es un gran riesgo. Y como para mostrar un atisbo de investigación, Kurmanaev y Rosati citan que en el sitio web de Mercado Libre un paquete de 36 condones Trojan se vende a 4 mil 760 bolívares (755 dólares al cambio oficial), suma cercana al salario mínimo del país, de 5 mil 600 bolívares; cifra que contrasta con los 25 dólares que el paquete costaría en el mercado negro o 21 dólares si se comprara en Estados Unidos.

La trama que Bloomberg teje alrededor de la presunta escasez y carestía de condones en Venezuela confirma que la indignidad imperial alienta la obsesiva desinformación desde los llamados “grandes medios” en torno a las causas, protagonistas, métodos y motivaciones detrás del desabasto en ese país y de su real situación política y económica. No hay una sola mención al acaparamiento de mercancías por el empresariado local.

Quizás poco interesen, a quienes llegan buscando condones a Venezuela, las contundentes imágenes de almacenes repletos con 2 mil 500 toneladas de bienes básicos que escasean en el mercado y que salieron a la luz tras la inspección a la cadena de 30 supermercados Día a Día, que el 3 de enero realizaron el presidente del parlamento venezolano Diosdado Cabello y el ministro de Seguimiento, Carlos Osorio.

Deliberadamente, Bloomberg ocultó que justo horas antes publicar su trama sobre los condones, el presidente Nicolás Maduro ordenó la operación Sucre contra quienes conspiran contra el pueblo venezolano al acaparar bienes básicos. La agencia y otros medios corporativos se sumó a la indignidad al limitar el derecho a la información de sus lectores y audiencia al impedirles analizar y confrontar diversas fuentes en una burda práctica incitación, no de periodismo como fuente de conocimiento.

Cuando esos medios sostienen que la ocupación temporal de las tiendas que acaparan alimentos y medicinas es un abuso gubernamental y muestran a los directivos acaparadores como víctimas, alientan no sólo el descontento social sino la división de una sociedad con ánimo de subversión.

Hace meses que esos medios ponen el acento en la falta de toallas sanitarias, papel de baño, medicinas y comida en el mercado del país sudamericano e ilustran sus comunicados con imágenes de las largas filas de clientes a las puertas de los comercios para adquirir algunos bienes básicos necesarios. Esa tragedia se adereza con los comentarios de la disgustada población que no encuentra satisfacción a sus necesidades.

El perfectible sistema productivo y de suministro en Venezuela es la parte vulnerable que la indignidad imperial encontró para operar su Guerra Económica contra un Gobierno que, pese a la caída en el precio mundial de crudo, recientemente aumentó en diciembre de 2014 el salario mínimo de los trabajadores en 15 por ciento.

La ofensiva mediática también omitió incluir dos preguntas formuladas por el ministro de Planificación, Ricardo Menéndez experto en estas cuestiones al conocer la existencia de almacenes colmados de alimentos que los propietarios de las tiendas deciden no colocar en los anaqueles para que no lleguen a los consumidores: ¿A quién se le ocurre generar colas, retrasos y fallas cuando tienen una vasta experiencia logística? y ¿Cómo es posible que una cadena tenga un producto en el inventario de un establecimiento y en otro, a dos cuadras, no lo tenga? en referencia a la cadena de farmacias Farmatodo.

Acaparar, desabastecer e incitar son actos deliberados de grupos políticos y económicos que rechazan la propuesta social de un Gobierno que ha sacado de la extrema pobreza a miles y busca brindarles educación, vivienda, alimentación y empleo digno a pesar de que hoy sus ingresos merman por la especulación imperial en el precio del crudo. Pese a ese desafío imperial, confiamos que el pueblo y la Revolución Bolivariana serán capaces de hacer los cambios necesarios para avanzar. La Venezuela de 2015 no es el Chile de la Unidad Popular de Allende de 1973.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero
Internacionalista con investigaciones en: Política Exterior, Seguridad Nacional, Inteligencia, Energía y Militarización. Articulista en diarios y revistas. Colaboradora en programas de radio y televisión.




Comentarios
3
Comentarios
Es la misma estrategia que utilizaron contra Cuba, en los iniciales momentos de la Revolución. Pero hoy, casi 60 años después, hipócritamente aspiran a crestablecer relaciones. HIPOCRITAS! .
Bueno, muchachos. A no desesperar. Pidan, que desde ARGENTINA les enviamos "forros", y, GRATIS. Hay un montón, que precisamente el 18 F, pretenden homenajear a un fiscal pro yankee, un traidor, que se suicidó por cobarde
Es una guerra económica, desinformadora, psicológica y a todos los niveles contra la Revolución bolivariana, lo van a intentar todo, sin reparar en daños. Frente a esto REVOLUCIÓN y se defiende si es preciso a dentelladas.
Nota sin comentarios populares.