Consulta popular y buen gobierno | Blog | teleSUR
1 noviembre 2018
Consulta popular y buen gobierno

Continuar con la construcción del aeropuerto en Tezcoco o cancelar el proyecto fue la primera prueba de fuerzas entre la oligarquía y el nuevo gobierno. Y para inclinar el resultado del combate en favor de la continuación de las obras la derecha no escatimó medios de lucha. 

Consulta popular y buen gobierno

Uno de éstos y acaso el principal fue la amenaza de una inminente e inevitable catástrofe económica: inflación desbordada, devaluación monetaria, éxodo de capitales, retraimiento o suspensión de inversiones extranjeras.

Todo esto, desde luego, con el enorme y decidido concurso de la radio, la televisión, la mayor parte de la prensa y las redes sociales reaccionarias. Pero, como era de esperarse, López Obrador no se asustó, no cedió al chantaje mediático. Y tampoco se dobló ante los actos amenazantes y hostiles de las llamadas agencias calificadoras imperialistas.

Para enfrentar el vendaval que se le venía encima, López Obrador acudió, como siempre, a su mayor activo: el respaldo popular. Y éste se expresó masivamente de nuevo en la consulta popular sobre el aeropuerto: un rotundo no al aeropuerto en Tezcoco.

La derecha, desarmada y desconcertada ante el fracaso de su estrategia de presiones y chantajes, alcanzó a ver, sin embargo, la fuerza y el peligro para ella que representa el arma principal de López Obrador: la consulta al pueblo.

Por eso ahora la estrategia oligárquica es descalificar, desprestigiar y satanizar ese tipo de interrogatorios a la población. Porque éstos son el mejor antídoto contra las toxinas inoculadas en la gente por el aparato mediático de la oligarquía, incluidas las redes sociales regenteadas por la derecha.

Y también son un eficaz antídoto contra el veneno que administran a la sociedad los denominados expertos financieros, auténticos e interesados charlatanes al servicio del capital.

Puede afirmarse en consecuencia que, afortunadamente, las consultas populares llegaron para quedarse. Habrá, desde luego, que institucionalizarlas y afinar y mejorar su operación. Convertirlas en un instrumento permanente de buen gobierno. En un sólido baluarte frente a los poderosos y malévolos ataques de la oligarquía contra los intereses populares.

Vox populi, vox dei, dice la sentencia clásica. Pero para saber qué dice el pueblo hay que preguntarle. Y eso es lo que hizo la consulta popular sobre el aeropuerto. Y lo que habrán de hacer las consultas venideras. Y por eso la oligarquía tiene sobrada razón para oponerse a ellas y satanizarlas.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Economista y profesor de Economía Política. Fundador y director del Centro de Estudios de Economía y Política. Es columnista del diario El Sol de México, del catorcenario Siminforma, del diario Rumbo de México, entre otros medios. Analista político en distintos programas de radio.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.