Con la venia imperial: guerra psicológica, paramilitarismo y sabotaje en Venezuela (II) | Blog | teleSUR
7 abril 2015
Con la venia imperial: guerra psicológica, paramilitarismo y sabotaje en Venezuela (II)

Tomado de Notas

Con la venia imperial: guerra psicológica, paramilitarismo y sabotaje en Venezuela (II)

La estrategia de guerra no convencional implica el uso del camuflaje a todo nivel. Por eso las acciones militares no se realizan con ejércitos claramente identificados -salvo en un extremo, como fase final-, sino que se apunta a construir una fuerza múltiple y difusa, que golpea sobre el conjunto del pueblo, en articulación con los demás dispositivos: mediático, diplomático, económico, político.

Los medios de comunicación y las ONGs vinculadas con los Estados que encabezan la ofensiva contra Venezuela se ocupan de los derechos humanos de un modo cínico e instrumental. Si la Ley Mordaza fuera sancionada por las instituciones de Venezuela, en lugar de las del Estado español; o si las fuerzas policiales ejecutaran una sistemática violación a los derechos humanos de la comunidad negra, como en EEUU, seguramente ocuparían las portadas durante largo tiempo y se articularían intensas campañas internacionales. De igual modo, estas agencias y medios tenderán a invisibilizar las acciones de violencia material y simbólica contra el pueblo que se identifica con el chavismo.

Sicariato contra comuneros

Según denunció a principios de marzo la Corriente Revolucionaria Bolívar y Zamora (CRBZ), entre enero y febrero de 2015 grupos de sicarios asesinaron a dos integrantes de la Comuna Agropecuaria Negro Primero, ubicada al sur del Estado Valencia.

René Quintero, productor de la comuna, fue interceptado por una barricada en la comunidad El Jagual. Allí recibió cuatro disparos que le causaron la muerte. Semanas más tarde fue secuestrado Máximo Gil, quien fue degollado. Su cuerpo, descuartizado, fue abandonado en la vía pública.

“Desde la CRBZ denunciamos que actores de la ultraderecha venezolana, junto a grupos fascistas de corte paramilitar, han materializado acciones similares a las desarrolladas por los paramilitares en la hermana república de Colombia. Estos crímenes atroces los realizan para lograr la desmovilización del pueblo, controlar territorios para el cultivo y procesamiento de la droga e impedir la liberación de los oprimidos y explotados”, analizaron desde la organización, que impulsa más de 150 comunas y es una de las más grandes del país.

Poco después, el 20 de marzo, una banda atacó a Dima Gómez, concejal por el PSUV en el municipio Mauroa, Estado Falcón, y también militante de la CRBZ. Dima Gómez era un referente en la construcción de la Ciudad Comunal que agrupa a las comunas Bolívar y Zamora, Maestro Simón Rodríguez, León Ferrer y Cantón Cancicure. Sin mediar palabra, el comunero recibió cinco disparos mortales. En el hecho también fue asesinado uno de sus hijos.

“Hemos venido denunciando la articulación de factores paramilitares colombianos y bandas criminales como elementos desestabilizadores, propiciados por los planes imperiales de caotizar el país, aterrorizar a la población y acabar con la vida de dirigentes de base del chavismo a fin de desmovilizarlo y desmoralizarlo”, insistió la Corriente Bolívar y Zamora. Naturalmente, sus problemas y sus análisis nunca se expresarán en los informes de las Ongs ni en la línea editorial de los medios privados.

“Todo vale” por el petróleo

La guerra psicológica alcanza en Venezuela un punto difícil de igualar. Por medio de mensajes telefónicos y en redes sociales, en las últimas dos semanas se instaló la matriz del secuestro masivo de niños y niñas, con el supuesto objetivo de robarle los órganos. Esto provocó que muchas familias no enviaran sus hijos a la escuela, aterrorizados ante la “noticia”. Incluso llegó a haber una movilización de motorizados en el popular barrio de Petare, que luego se descubrió que estaba impulsada por personas cercanas al alcalde derechista Carlos Ocariz.

El miércoles 25 de marzo, la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, anunció la detención de Carmen Janeth Briones, de nacionalidad ecuatoriana, quien había denunciado el secuestro de su hijo de cuatro años. Iniciadas de inmediato las investigaciones, resultó que la denuncia era falsa. Al ser encarcelada, la mujer confesó que le habían pagado una suma importante para que simulara el secuestro e instalara el tema a nivel mediático.

Ese mismo día por la noche, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, informó que Briones “recibió un teléfono por parte del equipo de seguridad de un alto dirigente del partido de la derecha, un policía, así como también recibió la instrucción para preparar el escándalo que permita captar la atención”. El viernes 27, cientos de mujeres chavistas rechazaron la campaña psicológica en una movilización por el centro de Caracas.

El mismo viernes 27, un grupo comando irrumpió en las instalaciones del Centro Operativo El Tejero, en Monagas. Allí, “sometió a los operadores de producción, procediendo a violentar puertas y tanquillas eléctricas con equipos de soldaduras”, aseguró un comunicado emitido por Petróleos de Venezuela (PDVSA), la compañía recuperada por la Revolución tras el fallido golpe de Estado de abril de 2002 y el paro patronal petrolero de 2002-2003 y que constituye el centro de los desvelos del gobierno norteamericano.

“El impacto de este acto de sabotaje fue contrarrestado gracias a la activación del plan de contingencia y a la acción de los trabajadores patriotas, quienes lograron restablecer en tiempo récord el sistema de bombeo. De no haberse actuado a tiempo, siendo esta área la fuente de gas más importante en el país, ha podido ocurrir un serio impacto en la generación eléctrica a gas”, amplió PDVSA.

Tampoco estos episodios serán destacados por los medios internacionales, que acaso ni siquiera se molesten en informarlos. Después de todo, su función es precisamente aportar al camuflaje.

Los hechos relatados representan apenas una parte de las acciones que por estos días asume la ofensiva contra la Revolución Bolivariana, con la mira puesta en un marco geopolítico más amplio: desestabilizar América Latina como región de paz; posicionar nuevamente a EEUU en el patio trasero, estratégico en la contienda mundial frente a Rusia y a China y alimentar al complejo militar industrial que controla las guerras en el mundo. Un plan que viene de lejos y que se hace cada vez más visible en estos tiempos.

Repasar la historia en desarrollo con vocación de integralidad es un asunto crucial, ante un imperio que intenta preparar a la opinión pública para la hora de golpes más profundos.


@FVicentePrieto


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista argentino. Corresponsal en Caracas de Notas – Periodismo Popular y colaborador en otros medios de comunicación. Sus textos y fotografías se han publicado en periódicos, revistas y sitios web de América Latina y Europa. Desde enero de 2013 hasta abril de 2014 fue productor y editor de noticias en ALBA TV. Actualmente, además de la corresponsalía en Notas.org.ar, integra el equipo de comunicación de ALBA movimientos y participa en el proyecto "Crónica de Comunas".

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.