Castillo de Naipes | Blog | teleSUR
2 marzo 2015
Castillo de Naipes

Mayo 2014

Aún faltan unos meses para que la Procuraduría General de la República invente la trama más inverosímil para explicar la ausencia de 43 jóvenes desaparecidos en Iguala, con la única prueba de las confesiones de presuntos criminales, cuando quien sabe a qué “creativo” se le ocurre pagarle al actor Kevin Spacey para que se tome una foto con Enrique Peña Nieto. Más útil hubiera sido contratar a los guionistas de “House of Cards” para escribirle un buen guión de gobierno ¿o será que para eso contratarán  como procuradora a una persona ligada a la empresa cuya especialidad son las telenovelas?

Castillo de Naipes

Marzo de 2015

No entendía el significado en inglés de “House of Cards” hasta que platiqué recientemente con un amigo productor de mi trilogía documental ¡Halconazo!/Genaro/Ayotzinapa que me hizo entender que lo que se traduciría literalmente como casa de cartas, es lo que nosotros expresamos como castillo de naipes, una construcción efímera que se cae con un soplido, que es como muchos percibimos que el PRI y el Partido Verde construyen el gobierno de Peña Nieto.

No entiendo y me parece muy injusto que alguien califique o descalifique a una persona por lo que hacen sus hermanos. Conozco familias en las que, por ejemplo, una hermana considera al presidente de Israel Benjamín Netanyahu como el legítimo heredero del Rey Salomón y para otro es la encarnación de la bestia, el símbolo apocalíptico de número 666 y el responsable de que hayan surgido ejércitos de barbarie como el que representa al Estado Islámico.

No creo por lo mismo que la carrera política o jurídica de Arely Gómez haya influido para que Leopoldo Gómez fuera  vicepresidente de noticieros de Televisa, ni viceversa. Puede sí, por el contrario, haber sido la causa para que se cancelara el programa Tercer Grado en la que Leopoldo hacía pública su presencia, como ningún otro directivo de la empresa.

Más tarde regresaré a esto. Lo que ahora importa es ¿para que quería Peña Nieto retratarse con un actor cuyo personaje, Frank Underwood, es capaz de hacerse amante de una periodista para filtrar datos de sus enemigos políticos, y luego arrojarla al metro cuando la información se vuelve en su contra?

Underwood, en la ficción, y Peña Nieto en la vida real, tenían un problema común, el Sindicato de Maestros y lo resolvieron en forma similar, convirtiéndolo en un asunto de nota policiaca. No le vamos a dar detalles de lo que hizo el personaje interpretado por Spacey para no cometer “spoyler” como le dicen en inglés a los críticos ineptos que le cuentan la trama. Aquí en México sabemos que terminó con Elba Esther Gordillo en la cárcel y con los maestros de Oaxaca y Guerrero participando en sangrientas manifestaciones.

Pero entre crímenes y  costillas de puerco, Frank Underwood se da el tiempo para pensar en cómo se gobierna un país, (lo que de paso le puede dar la reelección de presidente de Estados Unidos) así que a un costo de 500 mil millones de dólares se propone crear 10 millones de empleos. Si lo logra, los impuestos que generen esos empleos van a servir para sanear los costos del Seguro Social y van a sacar de las calles a potenciales delincuentes.

Mientras tanto ¿qué hacen en México los guionistas del PRI tan ofuscados porque no los echen de Los Pinos que no les da tiempo de gobernar?: Al ver que sus aliados del Partido Verde van a perder el registro por falta de votos se vendan los ojos e inyectan mil millones de pesos en comerciales con contenido falso. Si en política no tienes un enemigo, invéntalo, dice la fórmula y el Partido Verde se inventa a los empresarios circenses para culparlos a todos de maltrato animal.

Luego, igual que Netanyahu en Israel,  alimenta la paranoia, en México, contra el secuestro. El Partido Verde se convierte en el único en su género en el mundo en promover la pena de muerte (lo que lo hace asemejar más al Tea Party) y al no conseguirlo se dice inventor de la cadena perpetua, y de las sanciones a las empresas contaminantes, y de los vales en farmacias privadas para las medicinas que por ley debe otorgar la seguridad pública. En México un patrón que paga salario mínimo debe dar aproximadamente un tercio más del salario del trabajador al Estado para que lo mantenga activo, aunque ese mismo salario no le permita comprar los alimentos básicos para estar adecuadamente nutrido, no sólo él, sino sus dependientes económicos.

Mil millones de pesos gastados por el Partido Verde que permitirían,  por ejemplo, dotar de Omega 3 a 100 millones de mexicanos y elevar con ello los ácidos grasos que son responsables de la sinapsis que produce la inteligencia de los seres humanos. Claro, sería contraproducente porque ningún ser humano inteligente votaría por el Partido Verde y el PRI se quedaría sin su principal aliado.

Tan ocupado está el PRI en conservar el poder, que hasta al Instituto Nacional Electoral lleva el despropósito de defender el derecho de su compinche, “El Verde” a una campaña de propaganda evidentemente fascista, solo comparable a la del Duce Mussolini y el Partido Nazi de Goebbels.

Tal vez entonces resulta más barato contratar una procuradora con eso si, innegables buenas relaciones con Televisa y que le puedan ayudar para escribir una telenovela buena y convincente del por qué mantener a Néstora Salgado y al doctor Mireles en la cárcel. Con la invaluable colaboración de la Primera Actriz, doña Isabel Miranda de Wallace.

Para explicar la desintegración de los 43 no creemos que les sirvan los guionistas de Televisa, tampoco los de “House of Cards” pero tal vez todavía sobrevivan algunos de los de Viaje a las Estrellas, ahora que no está Spock no habría quien se oponga a los Guerreros Unidos para ajustar sus “fasers” en modo desintegración atómica.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección


Perfil del Bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.