ANC, gobernaciones y alcaldías: bajo terror económico

Estamos en medio de una lucha y contradicciones, de dos modelos de relaciones sociales de producción. Por esto, la manipulación económica ha sido utilizada como arma política de terror, por parte del imperio estadounidense y de la derecha criolla, con la burguesía parasitaria y neorricos como beneficiarios y parásitos aprovechadores, desde hace más de siete años de asedio y boicot económico, que llevaron al Comandante Hugo Chávez a una reconversión monetaria en el 2010, junto con medidas de emergencia para proteger el salario social de los trabajadores, tal y como lo siguió haciendo, con mayores obstáculos y bloqueo económico, Nicolás Maduro, desde el 2013, hasta nuestros días.

ANC, gobernaciones y alcaldías: bajo terror económico

En este escenario, la mayoría del Pueblo venezolano, bajo todo tipo de presión y agresiones, soportó los obstáculos y eligió a los miembros de la Asamblea Nacional Constituyente  (ANC), como una necesidad, escogiendo a sus voceros constituyentistas, para que: alcanzaran la paz, desde la justicia; sentaran las bases para derrotar el terrorismo económico; y establecieran una nueva geometría del poder y de las instituciones, desde una nueva geopolítica del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar. 

Sobre todo, hay que tener presente algo muy particular, derivado de la influencia del Comandante Hugo Chávez: se eligió una ANC, desde la perspectiva ideológica del socialismo, bolivariano y chavista, contra los antivalores del capitalismo.

Lo que nunca se planteó el Pueblo, fue que, únicamente y con las armas del capitalismo, la ANC liquidará el terrorismo económico, por cuento el Pueblo, maduro y firme en sus convicciones democráticas, espera que desde la ANC, se sienten las bases legales (leyes, decretos y reforma constitucional) y el accionar, que permitan a su mandante, el Soberano, por excelencia, enfrentar todas las lacras del capitalismo de las que deriva el terrorismo económico en todas sus formas. Esto supone, mesura, tiempo, racionalidad y asestar los golpes a esta forma de terrorismo, en el momento oportuno.

Pues bien, apenas se eligieron a los constituyentistas y se instaló la ANC, los artífices de la guerra económica arreciaron sus ataques, porque, amén de dejarles pingües ganancias, haciéndolos híperpluscuammillonarios, les ha servido, efectívamente, como arma política, que ha arreciado y arruinando el patrimonio familiar, con tanto daño, que pudiéramos afirmar que, en muchos casos, ha sido irreversible.

Al respecto, hemos de señalar que el terrorismo económico tiene sus autores, cuyo responsable no es Nicolás Maduro, ni el chavismo. Podemos mirar a nuestro alrededor y ver que los autores materiales del bachaqueo, la ralentización, el desabastecimiento programado y cuanta clase de trampa hay, son, en la mayoría de los casos, nuestros vecinos, comerciantes conocidos y neorricos que han labrado sus fortunas, con capital sucio de banqueros, narcotraficantes, dueños de emporios económicos y la sempiterna burguesía parasitaria venezolana, que  a la sombra de la impunidad,  se consolidó bajo el imperio de la exfiscal prófuga, Luis Ortega Díaz y de todos los delincuentes que en el Ministerio Público (MP) hicieron vida a cuenta de fiscales, más todos esos jueces y magistrados, que aún están atornillados en cuanto tribunal y juzgado  hay en la República Bolivariana de Venezuela, responsables de sentencias viciadas, retardos administrativos y procesales, silencios cómplices y cuanta clase de trampas hay, que la legalidad burguesa les ofrece.

Ahora bien, desde el pasado primero de agosto (01/08/2017), los terroristas económicos han buscado destrozar la economía nacional, afectando directamente el bolsillo de los trabajadores, al subir los precios de una manera vulgar y abierta, cada jueves, como lo ordenó el delincuente, drogadicto y genocida, con inmunidad parlamentaria, Freddy Guevara, sin que soslayemos la inutilidad de la SUNDDE, de la que huelgan los comentarios. 

En este frenesí del terror económico, hemos presenciado cómo se roban todos los billetes, del viejo y del nuevo cono monetario y lo pasan a territorio colombiano, en donde por cada millón (Bs. 1.000.000,oo) que pasen a Colombia, les depositan a los delincuentes ciento ochenta mil más (Bs. 180.000,oo); boicot en el reparto de gasolina y gasoil, sobre todo en los estados fronterizos, como Mérida, Zulia, Táchira, Apure y amazonas,  con el contrabando sin cortapisa alguna; el sobreprecio en todos los alimentos, productos de higiene y limpieza, además de los servicios caotizados, que ofrecen sectores privados. 

Este dantesco ataque económico que está arruinando aún más a los pobres, para que se arrechen contra Nicolás Maduro y les permita justificar un golpe de Estado, desde un levantamiento insurreccional, con los muertos que ellos calculan que serán “las bajas necesarias”, como no tuvo su efecto en los resultados de las pasadas elecciones del quince de octubre  (15/10/2017), lo están aplicando, ahora, en todos los espacios de la vida social, hasta que lleguemos a las elecciones de alcaldes del próximo diez de diciembre (10/12/2017), sin importar a quiénes elijan los ciudadanos, porque más allá de la hegemonía en las alcaldías, el cálculo  de la derecha terrorista, adeca, copeyana, de UNT, PJ o VP, para todos ellos, el fin ulterior y principalísimo es ir por la cabeza de Nicolás Maduro, de cara al 2018 y con una economía destrozada, si los revolucionarios no tomamos medidas al respecto.

En tal sentido, son muy importantes las próximas elecciones municipales, con la participación del Pueblo y la nueva configuración del Estado Comunal, con los cuales podemos torcer el rumbo de esta guerra económica, porque, además,  por muy mezquino que podamos ser, no podemos desconocer, ni ocultar, que el Presidente Nicolás Maduro, su vicepresidente del área económica y ahora, presidente del Banco central de Venezuela (BCV), Ramón Lobo, además de todo el apoyo de nuestros constituyentistas, la macroeconomía está perfilando y consolidando la soberanía económica y le ha propinado un duro golpe a la economía parasitaria y financiera estadounidense, en la que el Dollar gringo quedó al desnudo como papel inorgánico, gracias además, de los gobiernos de China y Rusia.

Por lo tanto, sin detenernos en las veleidades capitalistas y las pugnas internas de la MUD, quienes desde el campo revolucionario, aspiren ser candidatas y candidatos, para luego, ser  nuestras y nuestros burgomaestres, han de tomar en cuenta que:
1. El enemigo a liquidar, apenas asuman el cargo, es el terrorismo económico, haciendo con el Pueblo movilizado (Fiscales Ad Hoc contra la guerra económica y terrorismo en todas sus formas y en defensa del salario social de los trabajadores), que nos lleve, inmediatamente, a la guerra de guerrillas contra el sobreprecio, especulación, usura, trasiego y toda forma de guerra económica, protegiendo al Pueblo, al costo que sea y, sin congraciarse con la burguesía, ni los comerciantes o dueños de medios de producción;                       
2. Deben garantizar la pulcritud del municipio y no creerse reyezuelo o reinita, entendiendo que el alcalde es un buen conserje del municipio;  
3. Impera a necesidad urgente de Construir el Municipio Comunal, lo que significa que debemos liquidar, con apoyo de la ANC, la figura de los concejales (a los que el Pueblo nunca conoce y son tan útiles como cenicero de moto), para ser sustituidos por el Concejo de las Comunas, como expresión vívida y real del Poder Popular y del Estado Comunal;             
4. Junto con los gobernadores de la patria y protectores del Estado, mancomunadamente, trabajar para fortalecer, en unos casos, y , en recuperar, en otros, las gobernaciones, para, así, consolidar la revolución Bolivariana, Socialista y Chavista, que nos permita pasar, de la alta politización a la alta ideologización del Pueblo y sus instituciones;    
5. Deben perseguir y liquidar la corrupción, en todas sus formas y;                          
6. Han de ser gestores del Plan de la Patria y de los lineamientos del Presidente Nicolás Maduro y del Partido PSUV.

Quien esto suscribe, apuesta la vida misma, a que con la ofensiva del Poder Popular y el Municipio al servicio del Estado Comunal, podremos, sí, liquidar el terrorismo económico. Vamos pues, por la toma del Poder Popular organizado. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.