200 días de gobierno de Bolsonaro | Blog | teleSUR
31 julio 2019
200 días de gobierno de Bolsonaro

El gobierno de Jair Bolsonaro cumplió 200 días, con una serie de medidas y decretos que atacan los derechos del pueblo brasileño. Un periodo en que la población empieza a ver que no puede confiar en el gobierno, que hoy, tiene la más baja aprobación para un inicio de mandato presidencial de la historia.

200 días de gobierno de Bolsonaro

El año comenzó con un intento de golpear la transparencia y ampliar el poder de diversas autoridades que pueden clasificar los documentos. Esa medida iba ser una afrenta a la “Lei de Acesso a Informação e Transparência Tovernamental”, pero fue derribada en la Cámara en febrero.  

En más un intento de cerrar las oportunidades a los más humildes. Disfrazado de un proyecto de ley “anti-crimen”, en la práctica visa el encarcelamiento en masa de negros y pobres, más allá de abrir grietas que legitiman aún más la violencia de la policía, como en los casos donde policías involucrados en asesinatos pueden obtener su absolución por se declararse presionados en trabajo.    

Bolsonaro incluso intentó permitir que niños de hasta 12 años puedan usar armas, desde que se encuentren a camino de la escuela de tiros. Una de sus principales propuestas, en la campaña electoral del 2018, fue la liberación de las armas, mismo cuando la mayor parte de la población brasileña es contraria, también ignora un sin número de investigaciones, en el área de la seguridad pública, que indican lo obvio: cuanto más armas, más muertes y más inseguridad.

En solo 200 días, el gobierno Bolsonaro, libero nuevos agrotóxicos muchos más que la Unión Europea (UE) en los últimos 8 años. Fueron 239 autorizaciones para nuevos químicos mientras la UE liberó 229. La avalancha de nuevos venenos agrícolas, tiene por objetivo tornar el mercado de agrotóxicos más accesible para los agricultores. La estrategia es ofertar una gran variedad de veneno y con eso bajar sus precios, mismo que el resultado sea la mayor contaminación del medio ambiente y de los alimentos.   

El combate más duradero del primer semestre de gobierno, es entorno de la aprobación de una reforma de las seguridad social. El proyecto, en verdad, quiere impedir la jubilación de los más necesitados, que tendrán que trabajar hasta los 65 años y tener 40 años de contribución ininterrumpida para el Instituto de Seguro Social.  Una clara contradicción, ya que el presidente se jubiló a los 33 años de edad. La propuesta de reforma ya obtuvo una primera aprobación, una segunda votación deberá ocurrir en agosto.  

A cada reforma neoliberal, incrementa el desempleo, que ya alcanzó los 13% de la población. Solo en los tres primeros meses de gobierno, Bolsonaro llevó más de 1 millón de brasileños al desempleo. Hoy, entorno de 25 millones de brasileños están subempleados. El crecimiento prometido por los neoliberales de la ultra-derecha brasileña por supuesto no ha llegado, y tampoco podría delante de la ausencia completa de un proyecto de desarrollo.     

El gobierno Bolsonaro provocó una rebaja el PIB de 0,2% en el 1º trimestre, en comparación la ultimo del año pasado. Lo que fue la primera rebaja desde el 4º trimestre de 2016 (-0,6%). Lo que demuestra la completa incapacidad y falta de compromiso con el desarrollo del país, mismo cuando posee claro apoyo del FMI, UE y EE.UU.

En poco tiempo, ya entregó la mayor parte de las reservas de petróleo, una parte considerable de los activos de Petrobras, nuestra empresa que producía aeronaves (Embraer) fue incorporada a Boeing. Además del desmonte, del BNDS (Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social), banco que por décadas fomento el desarrollo de Brasil.    

No es un simple desastre, pero un proyecto, muy bien planificado, de destrucción de la soberanía de Brasil, lo que en mucho se asemeja al periodo colonial, volvemos a tener un alto grado de subordinación a los Estados Unidos y la Unión Europea. Fuerzas por que apoyaron el golpe en contra de la presidenta Dilma Rousseff.   

En sus primeros meses, el gobierno tuvo que enfrentarse a diversas protestas. La más importante fue en mayo, cuando millones de estudiantes fueron a las calles convocados por la União Nacional dos Estudantes (UNE), en un acto de rebeldía en contra los recortes millonarios en la educación. Mientras Bolsonaro llamaba a los estudiantes de “idiotas útiles”, los jóvenes en la calle se convertían en la principal oposición al gobierno. 

Los ataques a la población más vulnerable llegaron también a los indígenas, la cultura de odio, impulsada por las fuerzas políticas del gobierno, desató una serie de invasiones y agresiones a las reservas indígenas, dentro los cuales el ataque a la aldea Waiãpi, donde mineros invadieron y asesinaron al cacique Emyra Waiãpi, de 68 años. 
  
Además de todos los problemas antes mencionados, la destrucción de la naturaleza llama la atención del mundo, Bolsonaro nos es solo una amenaza al pueblo brasileño, pero también para el planeta. Desde enero, la parte brasileña de la Amazonia ya tuvo más de 1330km² de selva destruidos.  

Hasto poco tiempo, Brasil era reconocido a nivel internacional por sus esfuerzos en torno a políticas públicas de protección de la Amazonia, sus logros en disminuir la deforestación se convirtió en un ejemplo de conservación para el mundo. Con la elección de Bolsonaro, que ya fue sancionado por violar la ley ambiental (por pescar en áreas de preservación), Brasil cambió de ruta, reduciendo los esfuerzos. Sin el oxígeno producido en Amazonia, podrán los intervencionistas de Estados Unidos y Europa mantener sus niveles de vida?
 
La llegada del fascismo, a la presidencia de la república, no es un acaso. La influencia externa es el gran pilar de un proyecto muy bien planificado, que sembró el odio en contra a los más favorecidos por las políticas sociales de Lula y Rousseff. A través de una extensa publicidad en contra el Partido de los Trabajadores y con la manipulación de la justicia es que pudieron lograr la prisión de Lula, que entonces lideraba todas las encuestas pocos meses antes de las elecciones. Al final venció la parte de la sociedad rural, retrógrada e esclavista que permanece en nuestra historia. Los días de hoy muestran que la extrema derecha no tienen límites, amenaza las mayorías, destruyen la naturaleza y pueden lanzar el continente en una aventura bélica, dejando claro el peligro que representan los EE.UU. Y la Unión Europea.   

Los fascistas son minoritarios y siempre lo van a ser, no pasarán! Los que apoyaron el nazismo y el fascismo en Alemania y Italia dejaron una historia catastrófica. Pero ahora se presentan al mundo con nuevas caras, toca a nosotros, los brasileños y latinoamericanos, hacer nuestra propia historia, pero de esa vez del lado del bien. 


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitidas en esta sección




Perfil del Bloguero




Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.