• Telesur Señal en Vivo
  • Telesur Solo Audio
  • facebook
  • twitter
Un Brasil perdido
Publicado 6 marzo 2020



Blogs



Los problemas recurrentes que presenta Brasil en el año "uno" de la era de Jair Messias Bolsonaro son inseparables de la conjunción de las malas noticias, la desorganización administrativa y una forma de destruir la idea del Estado-nación, que gradualmente se está haciendo pedazos y vendido a los que financian el gobierno actual.

Los problemas recurrentes que presenta Brasil en el año "uno" de la era de Jair Messias Bolsonaro son inseparables de la conjunción de las malas noticias, la desorganización administrativa y una forma de destruir la idea del Estado-nación, que gradualmente se está haciendo pedazos y vendido a los que financian el gobierno actual.

En Brasil, la ministra de Derechos Humanos subyuga a las mujeres, pide abstinencia sexual a las personas, tiene una hija adoptiva tomada de una mujer indígena y afirma que "vio a Jesús en un árbol". Según la ministra, la iglesia (neo-pentecostal) debería hacerse cargo del Estado: un ataque a la libertad religiosa, racial e ideológica.

Todavía queda el ensueño que el afrodescendiente nombró para la Fundación Palmares, la principal en defensa de la cultura negra sufrida que vino a construir este país, que llega a arreglárselas contra su raza. No pierda el tiempo buscando coherencia cuando escuche a este "ejecutivo" nombrado por Bolsonaro que condenó la fecha  el "13 de mayo" con su significado de la abolición de la esclavitud porque fue "apropiado por la izquierda y los negros (del mismo color que él) con victimismo" para difundir el resentimiento racial contra los blancos ". Asesinan la historia y esconden la sangre derramada por el látigo de la élite esclava blanca en la que era la nación esclava más grande del mundo.

El país católico más grande del mundo ve el fundamentalismo cristiano tomando el poder, apropiándose del estado. La idea de que Dios está conectado con el dinero y la prosperidad, deconstruye cualquier idea de colectivismo, compartir o políticas para mejorar la sociedad. El individualismo prevalece con pastores cada vez más ricos, y en esta carrera, aquellos que ya tienen más acumulación y los desfavorecidos pierden lo poco que tienen.

La violencia según el gobierno ha disminuido, pero la razón es que la policía mata cada vez más sin investiga. El feminicidio alcanzó 4 ocurrencias por día, porque el machismo que viene con este gobierno "normaliza" el asesinato de las mujeres por hombres que se "sienten traicionados ", una enfermeidad. En 2018, 1228 mujeres fueron asesinadas, llegando a 1310 en 2019. Pero ¿qué pasa con un presidente que dice que una vez falló y tuvo una hija?

A pesar de contar con todo el apoyo del sistema financiero internacional, lea Donald Trump, Brasil cerró 2019 con un mayor volumen de salida de moneda extranjera en comparación con las entradas, el peor saldo en 37 años. Según los datos publicados por el Banco Central, el flujo de divisas fue negativo en 44.768 mil millones de dólares el año pasado. El resultado es la peor de las series históricas puestas a disposición por el BC, que están disponibles desde 1982. En el último mes del año pasado, las salidas de dólares del país excedieron las entradas en US $ 17,612 mil millones. Brasil tuvo un crecimiento del PIB de solo 1.1% en 2019 para una proyección superior al 2.5%.

De hecho, el flujo financiero registró una salida neta de US $ 62,24 mil millones. Solo en la bolsa de valores, el retiro de los inversores extranjeros alcanzó los US $ 44.5 mil millones el año pasado, el mayor desde el comienzo de la serie de historia del BC, en 2004. Los gobiernos de Lula y Dilma construyeron una reserva de US $ 370 mil millones y Bolsonaro ya ha quemado cerca del 17% de esto.

La moneda estadounidense finalizó la última semana cotizada en R $ 4.4809. En febrero, el aumento fue de 4.57%, el mayor incremento para el mes desde 2015. En el año, el avance es de 11.75%. Nada normal para aquellos que tienen tantas reservas. La importancia económica de esto es incluso vender el patrimonio del país, como la Embraer (fábrica de aviones para Boeing), activos de Petrobras, pozos petroleros subastados y concesiones de infraestructura.

El movimiento bolsonarista es algo que los historiadores aún analizarán con más profundidad, pero ciertamente utiliza premisas del nazismo y el fascismo, así como una aversión a los migrantes que también son latinos.

El nazismo que se fundamenta en las teorías de la jerarquía racial y el darwinismo social, siendo que los pueblos germánicos (llamados la raza nórdica) fueron descritos como los más puros de la raza aria, por lo tanto, vistos como la "raza superior". Los hombres y los blancos en las principales posiciones del gobierno adoptan una posición política, que en sus objetivos eliminan las acciones inclusivas de valoración de los trabajadores para lanzarlos en un liberalismo salvaje. Hoy en Brasil, el 11.5% están desempleados, lo que debe ser sumado a los subempleados con 25 millones, si creó un ejército de mujeres y hombres negros y pardos, durmiendo en las calles.

El fascismo se presenta como una corriente política que incrementa las tensiones internas al rechazar lo contradictorio y elegir al "otro" como enemigo. También tiene un aspecto que se apropia de símbolos, íconos, lemas, tradiciones, mitos y héroes de la sociedad que desea valorar.

En este entorno, la retórica fascista de empleadas por los liderazgos de la derecha siempre aprovecha los momentos de crisis económica, social y política. En el ejercicio del poder, el fascismo asume una postura autoritaria, violenta y jerárquica con un enfoque en las élites. El populismo fascista aboga por cambios radicales en el "status quo", pero en los privilegios de clase garantiza el mantenimiento de ese clasismo.

El consenso académico entre historiadores y politólogos afirma que estas ideologías son radicales en el espectro político de la derecha conservadora. Lo que debe enfatizarse es que la experiencia nazi defendió el desarrollo interno de su industria, principalmente las armas y el fascismo tenía su carácter nacionalista como uno de sus pilares.

Este es un punto distintivo del movimiento extremista bolsonarista con los movimientos totalitarios antes mencionados. El presidente brasileño que ya saludó a la bandera estadounidense y declaró en una oración "amar a Trump" es una rendición extrema. Vende todo, incluso si su modelo significa salidas de divisas, como lo hizo en su primero año de gobierno. Su ministro de economía fue uno de los economistas llamados "Chicago boys" que guiaron al gobierno de Augusto Pinochet.

Brasil siempre ha tenido sus contradicciones, pero antes de la llegada del fascismo al país, fuimos tomados por desorganización de la república, somos líderes en desigualdad junto con Qatar. El país se convirtió en una alcantarilla, un pánico para vivir. En su escalada dictatorial, el bolsonarismo convocó a una manifestación (15/3) con una clara intención de cerrar la Corte Suprema Federal y el Congreso.

Los bolsonaristas, después de llevar al país al precipicio, buscan una escapatoria para transformar a Brasil en una dictadura. Significa que de tener apoyo, ya no podremos votar por nuestros representantes, o incluso recurrir al poder judicial de alto nivel. Al igual que el nazismo o el fascismo, el movimiento extremista brasileño será una amenaza para sus vecinos, que la comunidad internacional descubra lo más pronto posible.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.