Nicolás Maduro: Dos años de la elección del primer presidente chavista de Venezuela | Análisis | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Maduro ha recibido el apoyo de mandatarios de todo el mundo, que rechazan el decreto de Obama contra Venezuela.

Maduro ha recibido el apoyo de mandatarios de todo el mundo, que rechazan el decreto de Obama contra Venezuela. | Foto: AVN

Publicado 13 abril 2015

Nicolás Maduro se convirtió el 14 de abril de 2013 en el primer presidente chavista electo por el pueblo venezolano. Pese a las campañas mediáticas, intentos golpistas y guerra económica contra su gestión, el mandatario continúa el proyecto socialista de Hugo Chávez con el respaldo popular.

Después de la desaparición física del Comandante Hugo Chávez, el presidente Nicolás Maduro logró una victoria popular con 7 millones 587 mil 532 millones de votos el 14 de abril de 2013. Sumando hasta la fecha dos años de continuidad del proyecto socialista de Chávez.

Maduro fue víctima de la embestida de la derecha nacional e internacional. De inmediato a su elección como presidente de la República Bolivariana, el perdedor de la contienda electoral, Henrique Capriles, desconoció la victoria del mandatario generando una ola de protestas opositoras con ese motivo.

El politólogo especialista en Análisis y Evaluación de Políticas y Servicios Públicos y docente universitario, José Rafael Mendoza, explica que el Gobierno bolivariano, desde la victoria de Chávez en las elecciones de 1998, significa un cambio en la dinámica geopolítica de América Latina y el inicio de importantes cambios sociales, políticos y económicos en la región.

El 12 de febrero del año pasado, con el plan golpista denominado “La Salida”, se retomaron los intentos de desestabilización enmarcados en un golpe suave, que supuso una serie de protestas violentas, campañas mediáticas de las grandes empresas de comunicación y desprestigio en el ámbito internacional para propiciar la intervención extranjera en Venezuela.

Las “guarimbas” (protestas vandálicas), dejaron un saldo de 41 fallecidos, alrededor de 600 heridos y pérdidas multimillonarias en el patrimonio nacional. Maduro respondió a esas acciones golpistas con el llamado a la unión a través de la Conferencia Nacional por la Paz, con la que propició el diálogo entre todos los sectores del país. También instaló Comité de Víctimas de las Guarimbas para reivindicar a los afectados por esa acción golpista.

“Maduro ha tenido éxito al mantener la cohesión de las fuerzas revolucionarias”, politólogo José Rafael Mendoza.

Ante los ataques de la derecha, países democráticos de todo el mundo expresaron su respaldo al Gobierno de Maduro. La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) envió dos comisiones de cancilleres, una en marzo y otra en abril del año pasado, para propiciar el diálogo en Venezuela a propósito de las protestas vandálicas. Los diplomáticos resaltaron la labor pacífica del Gobierno de ese país.

“Maduro tiene un valor importante porque ha logrado mantener la cohesión de las fuerzas políticas revolucionarias. El primer éxito es mantener la cohesión en las fuerzas revolucionarias. Maduro viene de una trayectoria política sindical y fue canciller por seis años, elemento que ha fortalecido su perfil gubernamental”, detalla el analista político.

La guerra económica

Luego del golpe de 2002 la derecha trabajó en los mecanismos de desestabilización auspiciados por Estados Unidos y la derecha internacional, encontrando el más largo mecanismo en la embestida económica: el sector privado representa cerca de 70 por ciento del aparato productivo nacional, y se aprovechan de eso para generar el fenómeno del desabastecimiento, con el apoyo de los medios de comunicación para mantener una campaña de desprestigio contra el Gobierno revolucionario.

Mendoza explica que se trata de los mismos autores del golpe de 2002: “Son los mismos sectores financieros articulados con la derecha internacional y actores que apuestan por la derrota de la Revolución Bolivariana”.

Sin embargo, Mendoza argumenta que el pueblo venezolano ha resistido la desestabilización económica e internacional, debido a la madurez y cultura política que ha inculcado la Revolución Bolivariana, modelo político que supone al pueblo como gobernante. Durante este 2015 se ha acentuado particularmente la guerra económica contra Venezuela, como parte de un plan liderado por la burguesía que no ha podido derrotar a la Revolución Bolivariana por la vía electoral.

Lea también: ¿Qué pasa con el desabastecimiento en Venezuela?

La estrategia política de la derecha que busca sugerir la incapacidad en materia económica del Gobierno venezolano tiene antecedentes en América Latina: se trata de una estrategia aplicada cuidadosamente por Estados Unidos que tuvo sus frutos deseados en Chile contra el Gobierno democrático y socialista de Salvador Allende en la década de 1970, explica el politólogo.

Por otra parte, en marzo de este año Maduro registró una de las maniobras internacionales en su contra más fuertes durante su período de Gobierno: el presidente estadounidense Barack Obama aprobó un decreto en el que declara a Venezuela una “amenaza” para la seguridad de Estados Unidos.

El presidente Maduro ha calificado la medida como exagerada, infundada y desproporcional, debido a que Venezuela no representa una amenaza para EE.UU. ni para la región, así lo han reafirmado también mandatarios de todo el mundo en apoyo al país suramericano.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.