Irak: 12 años bajo el yugo militar de EE.UU. | Análisis | teleSUR
    • Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Los iraquíes viven con la marca bélica de Occidente y sin un gobierno firme

Los iraquíes viven con la marca bélica de Occidente y sin un gobierno firme | Foto: AP

Publicado 20 marzo 2015

La nación asiática aún sufre las consecuencias de la guerra civil impulsada por George Bush en 2003

La intervención militar en Irak ha sido uno de los objetivos políticos de Estados Unidos durante 12 años para  tomar el control en zonas petroleras y asegurar el abastecimiento energético de su país, sin importar las muertes.

Fue un pretexto usado por el Gobierno de los Estados Unidos, entonces presidido por George W. Bush, tras el ataque contra las Torres Gemelas el 11 septiembre de 2001, para lanzar la operación de "lucha contra el terrorismo" que resultó en un guerra civil. 

Bush hizo ver a sus aliados occidentales que debían unirse por "la salvación de la civilización" y bajo este argumento propuso organizar ataques masivos en la nación.

Primero enfocó sus políticas de dominación en Afganistán, alegaba que allí se escondía Osama Bin Laden, a quien acusó de perpetrar el atentado del 11-S con el apoyo de la red Al Qaeda. 

El 7 de octubre de 2001 autoriza la Operación ‘Libertad Duradera’ del ejército estadounidense, que junto a las tropas británicas de la ‘Operación Herrick’ tomaron el país asiático. Esta justificación denominada por él: "Guerra contra el terrorismo" fue el impulso para ejercer la dominación en el mundo. 

DATO
Una de las razones de la invasión, era la construcción de un oleoducto a través de Afganistán hasta la costa de Pakistán, a fin de extraer el petróleo de Asia Central  a bajo costo, y sin tener que negociar con los talibanes, aseguran expertos.

Ambas operaciones no tuvieron éxito para neutralizar a los talibanes de Al Qaeda; al contrario nutrieron sus células, y desde 2006, Afganistán sufre inestabilidad política y económica. 

En noviembre de 2001 se fija el objetivo estratégico de la "Guerra contra terrorismo" de Bush: Irak; la Administración estadounidense ya tenía un plan de ataque contra la nación  y ese mes su secretario de Estado Colin Powell, coordinó la invasión militar, y preparó una gran maquinaria mediática que propició el terreno para iniciar el caos. 

Sadam Hussein, entonces presidente de Irak, “ya no era capaz” de hacer cumplir los deseos de Estados Unidos en la zona, por lo que Bush se valió de toda clase de mentiras para derrocar su Gobierno. 

En julio de 2002, Bush inició la misión de la maquinaria médiatica contra Husein e intentó vender la intervención sobre la base de depurar a Irak de armas de destrucción masiva, sin mencionar un cambio de Gobierno. 

Posteriormente, el Congreso aprobó por amplia mayoría el uso de la fuerza contra Irak en septiembre de ese año. Los informes enviados del comisionado de la ONU para la operaciones de desarme, Hans Blix, sobre inexistencia de dichas armas, ni la capacidad para producirlas, fueron ignorados.

Blix encabezó las inspecciones en Irak, tras la decisión del Consejo de Seguridad, mediante la resolución 1441, de exigir a Sadam Hussein a que entregara su arsenal o demostrara a los inspectores que carecía de armas de destrucción masiva.

En dos semanas estaremos militarmente listos. Estaremos en Bagdad a finales de marzo”, dijo Bush en Texas durante una reunión con José María Aznar, ese año.

Su objetivo era tomar el control petróleo en Irak a toda costa. A principios de marzo de 2003, se reunieron en islas Azores (Portugal) los mandatarios de EE.UU., Reino Unido, España y Portugal, para avisar a Irak de la invasión y fijar la fecha del inicio del ataque aéreo a Bagdad (capital).

El 20 de marzo de ese año, inició la invasión a Irak con el apoyo militar de Austria, Polonia y Dinamarca, en principio, para "liberar de la opresión al pueblo iraquí deSadam Husein", a quien acusó de promover el terrorismo.

Esta actuación unilateral del Gobierno estadounidense puso en jaque el orden mundial impuesto tras la Segunda Guerra Mundial y con ello se fracturó la diplomacia entre potencias. Francia, Bélgica, Alemania y Rusia, no avalaron el proceder de Bush, mientras que Reino Unido, España y Portugal, lo apoyaron abiertamente.

El resultado de la intervención: más de 150 mil muertes violentas de 400 mil ocasionadas por la guerra, de acuerdo con el Ministerio de Salud iraquí; mientras que el periódico Lancet, reportó 601 mil 027 muertes violentas y Opinion Research Business, un millón de muertes. 

Fuerzas de la OTAN

En febrero de 2003, el exprimer ministro británico, Tony Blair, el entonces presidente del Gobierno España, José María Aznar, el exprimer ministro italiano, Silvio Berlusconi y otros miembros de la Unión Europea firmaron una carta de apoyo a la guerra de Bush en Irak. 

EE.UU. decide enviar ayuda militar a Turquía para la ofensiva en la frontera con Irak, medida que reprobó Alemania, Bélgica y Francia (no miembro de la OTAN en ese tiempo).

Sin embargo, el comité de planificación de la defensa, de la OTAN, acordó emplazar en Turquía aviones de radar Awacs, misiles Patriot y unidades de defensa frente a ataques químicos y biológicos. 

El primer ministro turco Recep Erdogan, ante los planes de invasión de Irak, ofreció en febrero la cooperación militar a EE.UU., en el marco de la OTAN. A finales de febrero EE.UU. había tenia en Qatar, Kuwait y Arabia Saudita 150 mil soldados. 

Junto a los norteamericanos se desplegarían en Anatolia (península ocupada por la parte asiática de Turquía) 40 mil británicos y dos mil australianos. 

El 3 de abril de ese año, las fuerzas de la OTAN cercaron Bagdad por el norte del país, rebeldes kurdos avanzaron sobre Mosul y Kirkuk apoyados por militares de EE.UU., y el 9 de abril el Gobierno de Hussein fue derrocado.

Bush, no conforme con cumplir ese objetivo, limitó las tareas de la ONU contra el parecer del entonces secretario general, Kofi Annan, y los países miembros que esperaba participar en la formación de un gobierno de transición.

El organismo solo se encargó que las ayudas humanitarias tras envío de tropas autorizadas por el Consejo de Seguridad.  

Irak no hizo mucho para defender su territorio, su ejército que debilitado tras las imposiciones establecidas por las Naciones Unidas en 1991, bajo el plan “Petróleo por Alimentos”, que obligó al país a explotar sus pozos para generar ingresos destinados a la compra de alimentos y medicamentos, un bloqueo económico, que a juicio de algunos expertos, se efectuó para coartar la capacidad de armarse.

Los efectos de la invasión, se tradujeron en un país sumido en una desesperación que lo llevó a la defensa violenta.

Occidente agotó sus recursos económicos para mantener la guerra, la cual se extendió más de lo previsto y ocasionó la ejecución de Hussein, el 30 de diciembre de 2006, luego de librar un juicio de dos años por crímenes de lesa humanidad (asesinato de 148 chiitas en 1982), ataque químico en la guerra Irán-Irak ( financiada por las potencias en1988) y la invasión a Kuwait.

DATO
La población iraquí es una de más pobres del sureste de Asia. Las armas químicas nunca fueron encontradas y la guerra impulsó la resistencia local y la actuación de grupos rebeldes, financiados por EE.UU. para conquistar sus intereses.

El descontento de los iraquíes superó los límites, cientos de desplazados, otros obligados a integrar filas insurgentes para defender lo que quedó de la nación, aún asediada por el Ejército norteamericano. 

 Estados Unidos no ha podido garantizar la seguridad civil.

En diciembre de 2004, Muntadar al-Zeidi, corresponsal de la televisión iraquí Al-Baghdadia, con sede en El Cairo, Egipto, lanzó sus zapatos a Bush ante la mirada del entonces primer ministro de Irak, Nuri al-Maliki, diciendo: "Este es el beso del adiós del pueblo iraquí", en referencia a su salida de la presidencia y al daño causado en el país. 

                                                                  
"Retiro" de tropas

Washington y el Parlamento de Irak llegaron a un acuerdo en 2008 que establecía la salida de la mayoría de las tropas estadounidenses en agosto del año 2009 y la salida definitiva del país en a finales de 2011. 

Barak Obama llegó a la presidencia en enero de 2009 y en febrero anuncia que las operaciones en Irak terminarían en agosto del año entrante, se cumpliría la salida definitva en la prevista en el acuerdo con el Parlamento iraquí. 

Sin embargo, en 2011 no salieron las tropas, Obama solo redujo el número de soldados en el país a 50 mil de los 142 mil que estaban en la guerra. No cumplió su promesa electoral y su Administración, tal cual la de Bush, buscó excusas para mantener a los soldados en la nación. 

 Una de sus principales promesas electorales era acabar con la Guerra en Irak


A finales de 2011, Obama anunció el retiro de las tropas de Irak, dejando un contingente en la Embajada norteamericana para proteger la sede y asesorar a soldados iraquíes.

La guerra no terminó, avanzó sin problemas y se acentúo con la toma de ciudades estratégicas por parte del autodenominado grupo Estado Islámico (EI). 

Nos preocupa mucho lo que ocurre en Irak. Hace mucho tiempo que advertimos de que la aventura que idearon los americanos y los ingleses no acabaría bien (…), durante años advertimos de lo irresponsable que era esa política”, aseguró el canciller ruso Serguei Lavrov en junio de 2014, cuando Obama decidió enviar 275 soldados a Irak con el pretexto de reforzar la seguridad en su Embajada.  

En junio de 2014, EE.UU. envía asesores militares a la nación asiática, anuncia que financiará a grupos insurgentes para combartir al EI, y lanza una operación de vigilancia aérea con aviones no tripulados (drones) que aumentó sus vuelos de 30 a 50 diarios ese mes. 

Ante la nueva escalada del conflicto, expertos en política internacional advirtieron que el avance del Estado Islámico es la consecuencia de una invasión “interminable”.

“Fruto de esta intervención y ocupación tenemos actualmente un país destruido y desestabilizado, dividido en cuotas étnicas y sectarias”, resaltó el europarlamentario de izquierda, Javier Couso durante un debate sobre la situación en Medio Oriente, en agosto de 2014.

Actualmente, EE.UU. está perdiendo lugar entre las potencias y se vale de las guerras en territorio extranjero para concretar grandes negocios para su complejo militar-industrial.

En Irak envía aviones de combate cerca de la represa de Mosul, que destruyen sus objetivos militares y la vida muchos civiles inocentes.

No dejes de leer¿Quién financia al Estado Islámico?


Comentarios
1
Comentarios
Pienso que con el crecimiento de la Libertad en varios países del mundo. EE.UU. será, definitvamente vencido, esto es su sitema, incluso por su mismo pueblo. JUSAVÍ.
Nota sin comentarios populares.