Estados Unidos supera los 40.000 decesos por coronavirus