Bombas molotov: las buenas y las malas