• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • Refugiados sirios en campo de Al-Zaatari, Jordania.
    En Profundidad

    Refugiados sirios en campo de Al-Zaatari, Jordania.

En precarias condiciones de higiene, que provocan daños a la salud, y sin saber nada de su futuro, viven a diario las millones de personas que llegan a campos de refugiados, después de huir de los conflictos armados.

En 2013, un informe del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dio a conocer una cifra que alertó sobre un asunto que hoy preocupa a la humanidad: el número de refugiados y desplazados en el mundo alcanzó ese año los 51,2 millones, lo cual superó por primera vez la cifra de víctimas forzadas al éxodo durante la Segunda Guerra Mundial.

Asiento de esas migraciones son los campos de refugiados donde llegan las personas que huyen de la guerra o de los conflictos armados.  

Creados como resultado de la Convención del Estatuto de los Refugiados, en 1951, esos lugares se han convertido en una solución inmediata a las crisis migratorias y los desplazamientos forzados en el mundo.

Pero qué ocurre en los campos de refugiados. teleSUR te acerca a la realidad de las millones de personas que huyen de las bombas y viven de forma temporal lejos de sus hogares.

Los campos de refugiados son como una prisión

Una vez que entran en un campo de refugiados y se registran, se limita a un espacio cerrado y vallado del que no se les permite salir y volver a entrar por su propia voluntad. El campamento está custodiado por policías armados que controlan su rutina diaria. Los campamentos no ofrecen posibilidades de trabajo, es igual que en la cárcel, que reciben su ración diaria de comida y agua, y se les pide que esperen, irremediablemente, pasivamente.

Así ocurre en el de Za'atari, ubicado en Jordania y considerado el segundo campo de refugiados más grande del mundo. 

Algunos sirios no pueden soportar estas condiciones y deciden regresar a Siria. Solicitan permisos para abandonar el campamento y volver a su país de inmediato, aun cuando conocen que volverán a encontrarse con el ruido de las bombas y cañones.

Campamento de refugiados de Za'atari, ubicado en Jordania. (Foto: Reuters)



Se deteriora la salud de los refugiados

Las condiciones de los campos pueden afectar seriamente a la salud de los refugiados, aseveró la organización Médicos del Mundo (MdM) durante la presentación del balance de los primeros seis meses de su programa de asistencia sanitaria en varios centros de acogida de Grecia.

MdM, que ofrece desde el pasado abril servicios de sanidad primaria, dental y ginecológica, así como apoyo psicológico, en 12 campamentos en Grecia, examinó a cerca de 11.000 personas y la mayoría de los problemas de salud detectados eran infecciones del sistema respiratorio, gastritis y dermatológicos.

"Muchos de los problemas de salud de los refugiados están relacionados con la falta de baños, duchas o de lugar para lavar la ropa" en los campos", afirmó Elisa Visconti, coordinadora de esta operación conjunta de las secciones de MdM en Grecia, Bélgica, España, Francia y el Reino Unido.

La organización destacó además que la permanencia en campamentos durante largos periodos pueden afectar la salud mental de los refugiados, lo que se refleja en "incrementos de casos de depresión, de estrés, de personas que se lesionan a sí mismas, incluso de tentativas de suicidio".

La causa fundamental es que estas personas permanecen desde hace meses en los campamentos sin saber nada de su futuro y sin poder hacer nada.

"Los hombres ya no trabajan, las mujeres no cocinan, tampoco lavan la ropa, los niños no siguen un programa escolar", lamentó Visconti.

Otro tema de preocupación son las enfermedades de transmisión sexual.

Campamento de refugiado en Bekaa Valle, Líbano. (Foto: Reuters) 

Ataques aéreos sobre los campos en Siria

El pasado 5 de mayo, ocurrió un ataque aéreo contra el asentamiento informal de Ghita Al-Rahmeh, cerca de la localidad de Al-Kamoneh-,  situado al sureste de la ciudad de Sarmada, en el norte de Siria. 

La Agencia de la ONU para los Refugiados se mostró profundamente consternada por este hecho, que provocó la muerte de muchas personas y decenas de heridos.  

Este asentamiento acogía a unas 2.500 personas (450 familias) que desde finales del pasado año ya se habían visto forzadas a huir de sus hogares en el oeste y norte de la zona rural de Alepo.  

Los ataques aéreos demuestran el desprecio vergonzoso por la inviolabilidad del carácter civil de los campamentos para personas desplazadas internas.

Cinco años después, el conflicto en Siria ha generado 4,8 millones de refugiados en los países vecinos y centenares de miles en Europa, así como 6,6 millones de personas desplazadas en el interior de Siria, país que antes de la guerra contaba con una población de más de 20 millones de habitantes

Terroristas penetran el mayor campo de refugiados

El gobierno de Kenia acelerará la repatriación de los refugiados somalíes en el campo de Dadaab, que alberga a 500 000 personas y es el más grande del mundo. ¿El motivo? Se cree que las organizaciones terroristas reclutan combatientes. "Tenemos problemas con los refugiados, eso es un hecho", manifestó a la agencia DPA el portavoz del Ministerio del Interior, Mwenda Njoka. 

"Reduciremos la cifra para poder administrar mejor el campo de refugiados", apuntó. La medida tiene lugar luego de que terroristas del grupo radical islámico somalí Al Shabaab atacaran el 2 de abril la universidad de Garisa, en Kenia, y mataran a 147 personas.

Los refugiados somalíes no serán enviados a áreas controladas por Al Shabaab, sino a las áreas bajo control del gobierno somalí.

El campamento de Dadaab opera desde hace 25 años.

Joseph Nkaissery, ministro de Interior keniano, aclaró que el cierre del campamento no implica que Kenia vaya a dejar de recibir refugiados.

Campos que cierran

El presidente de Francia, François Hollande, avisó que no tolerará nuevos campamentos de inmigrantes y refugiados como el del Calais y afirmó que hablará con la primera ministra británica, Theresa May, para que Londres acoja a los menores que tienen derecho a pedir asilo.

Según Hollande, se ha evacuado de Calais a 5.000 personas que han sido acogidas "en las plazas que estaban previstas" en los 450 CAO del país, en una operación -dijo el presidente- en la que "Francia ha dado una excelente imagen" internacional, pues no se registraron incidentes.

Sin embargo, el mandatario alertó que "no se tolerará más" que proliferen campos como el de Calais en otras zonas de Francia como en París.

Juanjo Ruiz, voluntario español, apoya a los refugiados del campamento de Kara Tepe, en Lesbos. (Foto: Santi Donaire / Nervio Foto)

Testimonio de un voluntario en Kara Tepe

Kara Tepe se encuentra a las afuera de Mitilene, capital de isla griega de Lesbos. Es el hogar temporal de unas 3.000 personas, aunque ha llegado a albergar hasta 8.000. Sólo el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) intenta hacerles menos duro su traumático viaje huyendo de la guerra. Pero no siempre se consigue. Faltan medios, financiación y también voluntad política. 

Debido a la precariedad en la que se encuentran, tan solo pueden ofrecer una comida diaria gracias a las ONGs Oxfam y Save the Children, pero no siempre llega para todos.

“A veces nos quedamos muy justos” confiesa Juanjo Ruiz, un informático de 27 años, natural de Badalona, que ha pasado sus últimos 16 días trabajando como voluntario allí. Las imágenes de los cadáveres flotando a la deriva o ya inmóviles en la playa fue la razón que empujó a Ruiz hasta Lesbos, aunque no le resultó fácil. “Quise venir por mi cuenta, con cualquier ONG, pero me ponían un montón de pegas”, asegura. Estaba dispuesto a pagar de su bolsillo el vuelo, la comida y el alojamiento. “Sólo dejadme venir y decidme qué tengo que hacer”, les pidió. Pero ni siquiera prestar ayuda es fácil, y la respuesta que encontró fueron más problemas burocráticos.

"Muchos han perdido su documentación, pero les hacen los papeles igual. Los griegos quieren quitárselos de encima cuanto antes", revela.

“No teníamos traductores árabes, y era bastante caótico. Lo que hizo entonces la ONU fue ofrecer a personas con buen nivel de inglés convertirse en traductores durante unos días. A cambio, la organización se hace cargo del billete de ferry hasta Atenas para él y para toda su familia”, explica el voluntario. “Viene gente con mucho nivel de estudios. Hay profesores de universidad, ingenieros, arquitectos… Tuvimos un traductor que era profesor de música, que tuvo que vender todos sus instrumentos para poder venir hasta aquí”, explica Ruiz.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.