Mostrar:
Autores:
Buscar:

Alfredo Jalife
Alfredo Jalife

Analista mexicano, de origen libanés, especializado en relaciones internacionales, economía, geopolítica y globalización. Es profesor en la UNAM y publica regularmente en periódicos como La Jornada y el El Financiero. Es un comentarista frecuente en medios internacionales de televisión como teleSUR, entre otros.

257 Notas publicadas

Notas recientes
La gota que derramó el vaso de la expulsión de Bannon –quien había presentado su renuncia 10 días antes, congelada por su pupilo ideológico Trump– fue su cruda entrevista a The American Prospect
Después del voto en el Consejo de Seguridad en favor de las sanciones contra Norcorea, cuya resolución fue apoyada en forma conspicua por Moscú y Pekín, China apretó las tuercas de las importaciones de las materias primas de Pyongyang, que, a mi juicio, no tendrán gran efecto, mientras no sean de índole financiera
¿Quién garantiza que la guerra será solamente convencional y no nuclear cuando el mandamás del Pentágono, general James Mad Dog Mattis, amenazó destruir Norcorea si lanza sus misiles a Guam (territorio no incorporado de EU)?
El lanzamiento de futuros del oro en renminbis, en subastas de dos veces al día en el Shanghai Gold Exchange, implica a 18 bancos, entre ellos tres anglosajones: Standard Chartered Bank (Gran Bretaña) y Banking Group (Australia/Nueva Zelanda)
Un editorial serenamente realista del portal chino Global Times explaya que la “querella política deja a la política exterior de EU sin rumbo.
El anterior jefe de gabinete Priebus es correligionario del friedmanitaRyan: ambos son oriundos de Wisconsin. El vicepresidente Mike Pence fue gobernador de Indiana. Los tres son católicos ultra conservadores. Lo relevante: Wisconsin e Indiana forman parte del corazón del Midwestconservador electoral.
Después de la humillante derrota de Trump y el Partido Republicano (PR) en el Senado para repeler el Obamacare, Rick Tyler (RT) –anterior jefe de prensa del senador Ted Cruz–sentenció, que “la presidencia de Trump había terminado
El ominoso Rusiagate, montado por la cábala de las dos dinastías de los Bush y los Clinton, sumadas del intrigante Obama, ha entrado a una delicada fase tanto por la investigación de Robert Mueller (RM) –vinculado a los Bush y a James Comey, anterior soplón del FBI defenestrado por Trump– como por el Comité de Espionaje del Senado que ha citado a Paul Manafort, anterior jefe de campaña del presidente 45, a su hijo Donald Jr. y a su pérfido yerno Jared Kushner (JK).
Lo peor: las agencias de espionaje de EU y el Pentágono “han suprimido importantes narrativas sobre el tráfico de drogas de la CIA; la venta ilegal de armas; la creación militar de armas biológicas; la interacción de ejércitos privados con las trasnacionales petroleras (nota: que ya opera en el México neoliberal itamita); golpes de Estado; asesinatos y el fracaso a prevenir (sic) el 11/09”.
Un demoledor artículo de La Civiltà Cattolica, avalado por el Vaticano, arremetió contra el fundamentalismo evangélico en Estados Unidos que opera una interpretación distorsionada de las Sagradas Escrituras y el Viejo Testamento para promover la guerra, desde su postura sobre el cambio climático, los migrantes y los musulmanes.