• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
  • El laboratorio que dio cuerpo y definición a este tipo de operación intervencionista con fachada de revuelta popular pacifica, fue el derrocamiento de Slobodan Milosevic en Serbia y Montenegro en el año 2000.

    El laboratorio que dio cuerpo y definición a este tipo de operación intervencionista con fachada de revuelta popular pacifica, fue el derrocamiento de Slobodan Milosevic en Serbia y Montenegro en el año 2000. | Foto: liberacionahora.wordpress.com

Las “Revoluciones de Colores” son consideradas un mecanismo de intervención extranjera indirecta, una expresión renovada de la vieja política mediante la cual -según los expertos- las grandes potencias occidentales han buscado, en aquellos países que revistan algún objetivo estratégico, cambiar los interlocutores hostiles o poco cooperantes por contrapartes más dóciles y complacientes a sus intereses.

A partir de las Revoluciones de Colores, los gobiernos surgidos de ellas enfrentaron dificultades para consolidar la gobernabilidad y el rumbo anunciado estimulando interrogantes sobre la consistencia de sus propuestas y sobre las posibilidades de demorar o acelerar la aproximación de estos países a las instituciones europeas o euro-atlánticas.

El laboratorio que dio cuerpo y definición a este tipo de operación intervencionista con fachada de revuelta popular pacífica, fue el derrocamiento de Slobodan Milosevic en Serbia y Montenegro en el año 2000.

Tres revoluciones clave

Este modelo de revolución proliferó en el antiguo espacio exsoviético. Allí se han registrado tres casos de vital importancia: el primero tuvo lugar en la región del Cáucaso, fue la Revolución Rosa en Georgia a finales del año 2003, luego sobrevino la Revolución Naranja en Ucrania a finales del año 2004 y más adelante la Revolución de los Tulipanes en Kirguistán en la primavera del 2005.

Otro movimiento de este tipo tuvo lugar en el 2005 en el Medio Oriente, en el Líbano, el mismo fue bautizado como la “Revolución del Cedro”, sin embargo esta operación por su naturaleza y contexto debe ser tratada con distancia de las expresiones similares ocurridas en el área ex- Soviética.

Medidas neoliberales

A las “Revoluciones de Colores” le suceden gobiernos de “conciliación y apertura” en los cuales se excluye a las fuerzas políticas que apoyaron al gobernante derrocado, se aplican medidas económicas neoliberales, se produce una fragmentación del universo político del país e incluso se suceden estallidos de rebeliones territoriales de corte separatistas, sumiendo así a estos países en prolongados estados de ingobernabilidad.

En Georgia, Ucrania y Kirguistán, se ha dado la instauración de gobiernos de claro acento pro occidental y el distanciamiento de estos países de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) compuestas por los países exsoviéticos.

La Primavera Árabe

En este caso, es necesario hacer referencia también a la Primavera Árabe -denominada también como revolución democrática árabe- la cual se refiere a alzamientos populares en los países árabes acontecidos desde 2010 hasta la actualidad. La cadena de conflictos comenzó con la revolución tunecina, en diciembre de 2010.

El Euromaidán

Los europeistas de Maidán o los Euromaidán es también pudieran insertarse dentro de la categoría de las Revoluciones de diseño.

Este proceso fue una serie de manifestaciones y disturbios heterogéneos de índole europeísta, nacionalista y ultraderechista en Ucrania que en su clímax derrocaron al presidente electo Víktor Yanukóvich del Partido de las Regiones.

Estas protestas comenzaron en Kiev la noche del 21 de noviembre de 2013. El día anterior, el 20 de noviembre, el Gobierno de Ucrania había suspendido la firma del Acuerdo de Asociación y el Acuerdo de Libre Comercio con la Unión Europea (UE).

Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.