• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Cerca de un millón y medio de menores está en riesgo inminente de muerte por desnutrición aguda, según cifras de la Unicef.

Cerca de un millón y medio de menores está en riesgo inminente de muerte por desnutrición aguda, según cifras de la Unicef. | Foto: Twitter: @Unicef

Publicado 28 marzo 2017
teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

El organismo de la Unicef exigió a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) un presupuesto de 255 millones de dólares, los cuales distribuirá en diversos planes de recuperación y cuidado de la infancia.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) alertó este martes que 22 millones de menores están en peligro debido al hambre, la sequía y la guerra en Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen.

Mientras tanto, cerca de 1,4 millones de infantes están en riesgo inminente de muerte por desnutrición aguda grave.

Por su parte, el director de programas de Emergencia de Unicef, Manuel Fontaine, afirmó que "los niños no pueden esperar otra declaración de hambre para que tomemos medidas".

>> Uno de cada 4 niños vivirá en una zona con poca agua en 2040

"Aprendimos de Somalia, en 2011, que cuando se declaró la hambruna, un número incalculable de niños ya había muerto. Eso no puede volver a suceder", indicó Fontaine.

El caso más extremo es el de Yemen, nación que vive la mayor emergencia alimentaria del mundo, con unos 7,3 millones de personas que necesitan ayuda inmediata, según las Naciones Unidas. Y, en declaraciones ofrecidas por Unicef, el conflicto armado representa la causa principal que impulsa la crisis en el país.

El organismo solicitó "urgentemente" a la comunidad internacional la cantidad de 255 millones de dólares, con la finalidad de responder a las necesidades básicas inmediatas de los menores. La mayor parte de los fondos (cerca de 81 millones de dólares) estarán destinados a programas de nutrición. 53 millones irán destinados a servicios de salud y 47 millones irán a programas de agua, saneamiento, e higiene.

 

 

El resto de los fondos servirá para la protección de niños afectados por los conflictos y desplazamientos, además de proporcionarles servicios educativos.

>> Ataques aéreos y las balas siguen siendo cotidianos en Yemen

Además de la crisis de estas cuatro naciones, el problema abarca los desplazados los países vecinos. La organización señaló que "a medida que la violencia, el hambre y la sed fuerzan a la gente a moverse dentro y fuera de las fronteras, las tasas de desnutrición seguirán aumentando no sólo en estos cuatro países, sino también en la cuenca del lago Chad y el Cuerno de África".

"Si las agencias humanitarias no logran el acceso y los recursos que necesitan para llegar a los más vulnerables, se perderán vidas", subrayó Unicef.


Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.