• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
"Nuestra mayor victoria es seguir existiendo como pueblo indígena", aseveró Zuñiga.

"Nuestra mayor victoria es seguir existiendo como pueblo indígena", aseveró Zuñiga. | Foto: Reuters

Publicado 3 marzo 2017

La hija de la líder ambientalista aseveró que el Estado también le hizo una guerra jurídica y mediática a Cáceres antes de asesinarla.

Olivia Zuñiga, hija de la activista ambientalista Berta Cáceres, asesinada el 3 de marzo de 2016, denunció que el Estado de Honduras realiza una campaña de odio y desprestigio contra su familia y el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh).

En un contacto telefónico con teleSUR desde La Esperanza, Honduras, Zuñiga indicó que reciben amenazas desde las redes sociales y han sido víctimas de agresiones verbales, "al igual que hicieron contra nuestra madre, iniciaron una guerra jurídica y mediática antes de asesinarla".

"Sabemos que también nosotras corremos riesgo así como todos en este país, porque nadie está exento de la violencia", expresó Zuñiga y, a la vez, aseguró que pese a eso han demostrado "que sí es posible que el miedo y el dolor no te paralice".

Explicó que el Estado los culpa de "dejar mal" a Honduras ante la comunidad internacional al denunciar los asesinatos de líderes sociales, indígenas y ambientalistas, como el caso de su madre Berta Cáceres.

"Nosotros amamos a Honduras, somos los verdaderos defensores de nuestra Patria y orgullosamente somos lencas. Nuestra mayor victoria es seguir existiendo como pueblo indígena, es seguir resistiendo", aseveró Zuñiga.

Indicó que pese a la tristeza por el asesinado de Berta Cáceres, "es un hecho que visibilizó internacionalmente lo que ocurre en este país".

Berta Cáceres fue asesinada en la madrugada del 3 de marzo de 2016 por sujetos desconocidos que forzaron el seguro de la entrada a la vivienda de la activista. El homicidio de Cáceres estuvo motivado por su lucha contra el proyecto hidroeléctrico Agua Zarca. 

Cáceres era coordinadora general del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (Copinh) y lideró las manifestaciones en defensa del medio ambiente y en contra de la construcción del proyecto hidroeléctrico Agua Zarca porque este atentaba contra los recursos naturales. Su activismo le valió el Premio Medioambiental Goldman en 2015.

Hasta ahora van ocho personas detenidas por este crimen. El 9 de febrero de 2017 fue capturado Óscar Aroldo Torres Velásquez, de 22 años. El 13 de enero fue detenido el exmilitar Hernández Rodríguez, en una ciudad del estado mexicano de Reynosa. Entre los otros implicados se incluye un mayor del Ejército, Mariano Díaz; un capitán retirado, Edilson Duarte; y Sergio Rodríguez, un empleado de la empresa Desarrollos Energéticos (DESA) que es la encargada del proyecto hidroeléctrico al que se oponía Cáceres.

>> Honduras, donde el activismo social se baña de sangre

teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.