• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Estos planes en su momento fueron ejecutados en países como Siria y Libia para promover intervención militares de EE.UU. y la OTAN.

Estos planes en su momento fueron ejecutados en países como Siria y Libia para promover intervención militares de EE.UU. y la OTAN. | Foto: AVN (referencial)

Publicado 6 agosto 2017
teleSUR
Boletines
Recibe nuestros boletines de noticias directamente en tu bandeja de entrada

La operación ocurre justo cuando la oposición de ese país pierde capacidad política y de movilización antes las primeras decisiones tomadas por la Asamblea Nacional Constituyente. 

El equipo de investigación de Misión Verdad a través de su cuenta en Twitter realizó un breve análisis sobre el ataque terrorista contra el Fuerte Militar Paramacay, ocurrido este domingo en el central estado de Carabobo (Venezuela) que dejó siete detenidos, un herido y dos fallecidos.

1. El ataque contra instalaciones militares es una de las principales tácticas armadas y de terror manejada por la oposición venezolana. Anteriormente ocurrieron hechos como estos contra la Base Aérea Francisco de Miranda (La Carlota) y alcabalas de Fuerte Tiuna en Caracas. 

2. La operación ocurre justo cuando la oposición de ese país pierde capacidad política y de movilización antes las primeras decisiones tomadas por la Asamblea Nacional Constituyente. 

3. No se trató de un golpe de Estado en curso o de un alzamiento militar. La mayoría de los implicados son mercenarios que llevaban prendas militares y “posiblemente comandados por el ex capitán de la GNB Juan Carlos Caguaripano, quien desertó del cuerpo castrense en 2014 por estar involucrado en intentos fallidos de sublevación”, señala Misión Verdad.

4. Buscaban imponer la matriz de ingobernabilidad y fractura del estamento militar. “Medios como CNN en Español han utilizado esta operación armada para proyectar un nuevo ciclo de violencia en las calles de Venezuela”.

5. Tras el ataque armado de Oscar Pérez sobre la sedes del TSJ y Ministerio del Interior, así como la violencia en estados andinos ocurridos el pasado 30 de julio cuando se eligió la Asamblea Nacional Constituyente, la nueva vía que toman es la “la creación, entrenamiento y financiación de grupos mercenarios cada vez más profesionalizados en aplicar tácticas de sabotaje y guerra sucia contra el país. Plan que en su momento fue ejecutado en Siria y Libia para promover intervención militares de EEUU y la OTAN”.

6. El senador estadounidense Marco Rubio celebró el ataque, además, representa el ala más radical de la política de EE.UU. contra Venezuela. 

7. El ataque fue repelido por el Ejército y la situación regresó a la calma. No obstante, autoridades reportaron que armamento de la 41 Brigada agredida fue robado, lo que marca el interés último de la operación.

8. Distintos analistas internacionales y ONG conectadas con los centros de poder hegemónicos de EE.UU. y Europa, como el International Crisis Group y David Smilde (quien escribe para el New York Times) han legitimado un posible conflicto armado gestionado por actores locales y externos a Venezuela.

9. Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU., afirmó el 3 de agosto que "había que generar las condiciones para retornar a Venezuela a su Constitución", dejando entrever que todas las medidas de fuerza (incluyendo la guerra sucia por parte de un ejército privado transancional) están sobre la mesa para derrocar al chavismo del poder. 

 

10. La beligerancia del Gobierno de Juan Manuel Santos también debe observarse sin ingenuidad "ya que Colombia es un enorme mercado de armas y mercenarios de la cual pueden echar mano para amplificar operaciones similares".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.