• Señal en Vivo
    • Solo Audio
  • google plus
  • facebook
  • twitter
Soy Reportero
Comentarios
  • Sueños en Cuba más allá de la visión: Así es Cuba
Hay quienes desde las edades más tempranas de la vida no tienen el privilegio de ver lo que sucede a su alrededor; y añoran esa experiencia por el afán de aprehender lo desconocido.

Por: Alex López Almaguer

 

Niños con muy baja visión que apenas logran distinguir sombras o imágenes imprecisas, otros alcanzan a leer algunas palabras. No obstante, estas discapacidades son atenuadas, en alguna medida, por las posibilidades que ofrece la Escuela Especial para niños ciegos y de baja visión Antonio Suárez, de la provincia de Camagüey.

Allí acceden al conocimiento, y gozan de sus derechos y necesidades afectivas como todos los infantes que en Cuba cursan la enseñanza Primaria.

Inquieto, chispeante, soñador y muy conversador es Pedro Carlo Saladrigas Bermúdez. Tiene 10 años y, sin ser un vidente normal, se siente seguro y se prepara para andar por la vida.

“Yo llegue aquí muy chiquito, aprendí a vestirme solo, a tender la cama, a abrocharme los zapatos, a cómo utilizar los cubiertos, a hacer mi vida normal; ya sé trabajar en la computadora sin ni siquiera ver las teclas”, confiesa con la sonrisa de un recuerdo alegre este camagüeyano que cursa el quinto grado.

“Seré arquitecto”, concluye Pedrito, como le llaman los demás escolares.

Así es este vivaracho niño que tiene su mayor carta de triunfo en la voluntad de demostrar que ser ciego o tener baja visión no es una muralla para realizar un sueño, alcanzar la meta necesaria, y purificar el alma.


Marilú Casas Serrano es la estimuladora visual que enseña a los pequeños a cumplir sus deberes con responsabilidad y total independencia, una sublime pretensión que va más allá de ayudar a los infantes.


“Mi trabajo es muy lindo e importante. Hago mucho énfasis en  las habilidades que los niños necesitan para su desarrollo corporal, para que puedan usar el bastón, marcar el teléfono, activar el mando del televisor y hasta montar bicicleta”, aseveró la profesora Marilú.

Una vez que el oftalmólogo pediátrico evalúa a los infantes, otros especialistas del Centro de Diagnóstico y Orientación realizan el resumen de la historia clínica para determinar los casos tributarios a la rehabilitación visual que, por diferentes vías, ofrece la Escuela Especial Antonio Suárez.

Su directora, Mabel Álvarez Bernal, precisó que en estos momentos el centro tiene una matrícula de 117 niños de varios municipios, en su mayoría ciegos, estrábicos y con baja visión, quienes reciben atención diaria por parte de especialistas de elevada calificación.

La también M.Sc. agregó que en la institución escolar se aplica  un programa docente  que incluye estimulación visual, orientación y movilidad, mecanografía en negro, lectura Braille, actividades domésticas y  talleres con una orientación de preparación para la vida y el trabajo.

Por la formación  integral que allí reciben, los educandos -además de incorporarse activamente a la vida social- pueden continuar estudios en secundarias Básicas, Preuniversitarios, Institutos Tecnológicos o centros de la Educación Superior.

Por su impronta social, la “Antonio Suárez” cuenta con el reconocimiento nacional por la eficacia en el desarrollo de habilidades en los pequeños con esa discapacidad, y la capacitación de padres y familiares.

Y, por encima de todo, su claustro es acreedor del cariño y el respeto de las agradecidas familias.

Perfil del Reportero
Cuba
Videos

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.