Referendum, Carta Democrática y desabastecimiento programado

Existe una conjura desde el exterior, para derrocar al presidente Nicolás Maduro y liquidar el chavismo, articulada con actores del oposicionismo de la derecha venezolana, la que fuerza por la restauración del capitalismo en sus viejas formas de la IV República.

En la foto, una fila de personas fuera de un supermercado en Caracas, Venezuela. 16 de mayo de 2016.

La punta de lanza de esta conjura, no es otra que apelar al hambre y la desesperación del Pueblo, fenómenos palpables, que para regocijo de  la oposición empresarial y de los especuladores, se expresa en las largas colas frente a los comercios, para comprar lo que consigan en medio de la neurosis colectiva generada en la guerra económica que han promovido y profundizado esa oposición que es dueña de empresas, comercios y servicios, la que, además de desabastecer de manera programada, se ha valido de imponer precios estratosféricos que generan esta hiperinflación provocada y que no responde a ninguna variable normal de la  economía sino del latrocinio, hecho que se impuso por la vía de la fuerza y con la plataforma especulativa del Dólar Today, asentadas en EE.UU. y Colombia, como marcadores económicos, con dinero robado al Estado venezolano, con la adquisición de dólares preferenciales, con empresas de maletín, raspacupos, raspatarjetas y repatriaciones de capitales amañados y distraídos por empresas como aerolíneas, agencias de viajes y  transnacionales.

Todo el latrocinio con patente de comercio y de cuello blanco, ha arruinando la economía familiar, mientras los ricos se han hecho híperpluscuammillonarios, razón por la cual se explica que al día de hoy, no hay, absolútamente, ni un solo comerciante o empresario arruinado, sino que, cuando mucho y para llevarse todo, han declarado a su empresa o comercio, en quiebra, para no pagar prestaciones a sus empleados, pero poseen milmillonarias cuentas bancarias en EE.UU., Panamá e islas del Caribe, entre otros paraísos fiscales.

Estos ladrones y golpistas restauradores de la IV República saben que si agudizan el desabastecimiento programado, esta será el arma más poderosa  para quitarle la base social al chavismo y, así, liquidar la revolución bolivariana, socialista y chavista, experimento que les ha brindado excelentes resultados a la derecha golpista venezolana, como se pudo evidenciar con el arrasador triunfo electoral, que colocó en la Asamblea Nacional a asesinos, corruptos, empresarios choros y toda clase de maulas, el pasado seis de diciembre del dos mil quince (6/13/2015), con una mayoría que hoy lidera la desestructuración del Estado y es la mejor excusa que justificará las acciones e  incursiones golpistas que lidera el gobierno de Barack Hussein Obama y sus serviles ubicados en instituciones y organismos internacionales, como Luis Almagro, entre otros, en la Organización de Estados Americanos (OEA), desde donde pretenden legitimar el Golpe de Estado contra la democracia venezolana y contra Nicolás Maduro, con maquillaje de legalidad y la mentira difundida mediáticamente.

Lo medular de esta conjura está en esas largas colas y no en el Referendum Revocatorio (RR), porque las ramas o flancos de ataque de la derecha, son muchos y uno solo, el objetivo. Por ello, se están centrando en agudizar el desabastecimiento programado, la ralentización en la distribución y comercialización al consumidor y usuario, la escasez deliberada, la no producción y cierre de santamarías, chantaje al Estado y al gobierno para la adquisición de dólares preferenciales, sobreprecio y reajuste de precios en beneficio del sector comercial y en detrimento del ciudadano, justificado en la hiperinflación provocada y del estrafalario cártel de precios fijados por los bachaqueros, simplificación de la producción y un sinfín de aberraciones económico-comerciales, que hoy han generado una gran crispación social, como detonante de una gran violencia social que están generando “Los amos del Valle” y sus serviles nucleados en la unidad de oposicionistas que fuerzan por retomar el poder al servicio del Estado burgués, aunque hoy oferten que caído Nicolás Maduro y liquidado el chavismo, la hiperinflación, el desabastecimiento y la escasez, desaparecerán inmediatamente.

En cuanto al Referendum Revocatorio (RR), esta es una farsa de los oposicionismos, primero, porque saben que numéricamente no podrían sacar el número de votos que requieren para destituir al Presidente Nicolás Maduro,  razón por la cual,  han vendido este mecanismo constitucional como hecho a su antojo y caprichos, sin guardar los procedimientos o pasos de manera correcta, sino utilizando la excusa de este instrumento constitucional, para generar caos y victimizarse ante el mundo, acusando violaciones que ellos mismos han provocado, tales como: firmas planas de gente que no firmó para solicitar el RR, firmas de personas que murieron mucho antes de las supuestas recolecciones de firmas, confesión del promotor y gobernador de Miranda, Henrique Capriles, de que botó más de ochocientas mil firmas, de manera que escamoteó la voluntad popular y cometió delitos de vicios que confiesa y que anulan la posibilidad de que se active el inicio del proceso del eventual RR, violación de los lapsos según el Reglamento que rige este proceso y chantaje al árbitro electoral, con agavillamiento, agresiones y amenazas, contra las rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE), excepto al Rector, quien es un militante de uno de los partidos del oposicionismo y que no esconde su parcialidad político-partidista, aprendida en la IV República.

Las agresiones contra el gobierno venezolano en los últimos días se han agudizado y envalentonado, a propósito de los golpes a la democracia que han asestado en Brasil y Argentina, entre otras regiones vecinas, lo que les hace suponer que una vez creado el caos necesario y llevando al límite la crispación social, que se manifiesta en las largas colas para adquirir alimentos, más la hiperinflación, serán la excusa para activar la Carta Democrática contra Venezuela y así, justificar la incursión armada que Barack Hussein Obama aspira coronar a la vuelta de unos días, con los límites de tiempo que sus bufones han anunciado desde el pasado mes de enero cuando tomaron posesión de la  Asamblea Nacional venezolana.

No hay que ser brujo, ni hacer un análisis de tendencia tan profundo y exhausto, como para saber que si no se logra liquidar y ganarle la guerra económica  a quienes la han causado desde los oposicionismos y sectores parasitarios empresariales, la revolución bolivariana, socialista y chavista, estará en riesgo de ser desalojada del poder político.

El problema para la derecha golpista está en que su incursión contra la paz venezolana tiene que enfrentar  a un Pueblo que no está dispuesto a perder todo lo alcanzado en revolución. Y, qué tal, si esta circunstancia no es sino la oportunidad de profundizar la revolución y de liquidar al parasitismo pseudoempresarial, con una ofensiva que Pueblo-Gobierno-FANB emprendamos de manera masiva, como una de tantas batallas que con el  Comandante Hugo Chávez y con Nicolás Maduro hemos librado y ganado en favor del Pueblo?. El golpismo olvida que “hoy tenemos Patria”, como lo aseveraba el Comandante Hugo Chávez. Habrá quienes se equivoquen.

Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.