Patria Grande: "El movimiento popular tiene que dar la batalla en todos los terrenos (I)

Primera parte del reportaje sobre el movimiento popular Patria Grande, de Argentina, como parte de la serie de trabajos sobre las organizaciones y sus apuestas políticas y electorales.

Patria Grande: "El movimiento popular tiene que dar la batalla en todos los terrenos (I)

En plena dictadura militar argentina, a fines de los setenta, Adriana Merelas llegó a Mar del Plata. Tenía 16 años y ya había nacido su primer hijo.

De pequeña había vivido en un asentamiento precario de la ciudad de Buenos Aires, y luego en otro en Isidro Casanova, partido de La Matanza, en el populoso cinturón que rodea a la capital argentina, el llamado “Conurbano bonaerense”. Un año después de ser mamá, ya caminaba el Puerto de Mar del Plata en busca de un trabajo que le permitiera parar la olla en la casa. Durante 35 años trabajó como tercerizada en distintas fábricas procesadoras y envasadoras de pescado. Ante la situación de extrema precarización laboral, Adriana comenzó a organizarse sindicalmente con sus compañeros y compañeras de trabajo, tarea que recién abandonó hace muy pocos años, cuando dejó de trabajar en el Puerto.

En todo ese tiempo, también la familia fue creciendo: hoy tiene 10 hijos, 22 nietos y una gran cantidad de compañeras y compañeros. En marzo de 2008, unas 50 familias del barrio ocuparon terrenos que tenían viviendas en construcción, abandonadas desde hacía años. Las vecinas y los vecinos fueron desalojadxs por la Policía, pero volvieron al año siguiente, con mayor organización. Luego de ser reprimidxs nuevamente, continuaron la lucha y lograron un acuerdo con las autoridades municipales para formar allí el barrio 15 de Enero: organizaron una cooperativa y comenzaron a construir viviendas. Hasta ahora son 67 las casas  construidas por las mismas familias y otras 12 se encuentran en camino.

En ese recorrido, Adriana se convirtió en la referente del Movimiento 15 de Enero, que durante 2014 confluyó con otras organizaciones para formar el Movimiento Popular Patria Grande. Hace unos meses, sus compañeras y compañeros la eligieron como su candidata a alcaldesa de la ciudad. Nunca había pensado que eso pudiera ser posible. La política era para otro tipo de gente. Como dice el artículo 22 de la Constitución, aún vigente: “El pueblo no delibera ni gobierna”.

***

Patria Grande nació oficialmente el 26 de julio de 2014, aunque “en realidad es parte de un proceso que viene desde hace años”, señala Martín Ogando, uno de los referentes de la organización. Ese día, en homenaje a Eva Perón y al comienzo de la Revolución Cubana, se realizó el lanzamiento del nuevo Movimiento, creado por la confluencia de nueve espacios políticos con orígenes diferentes, aunque con historias de trabajos en común. Posteriormente se sumarían otras cinco organizaciones de alcance provincial o local y varios núcleos organizativos provenientes de diversas experiencias.

En Patria Grande confluyen militantes de espacios barriales, estudiantiles, sindicales, de economía popular, de comunicación y cultura, del feminismo, de pequeños productores agropecuarios, entre otros sectores del pueblo.

“En este proceso de unidad, que comienza con el debate que se da al interior de la izquierda independiente —explica Ogando—, dos ejes muy importantes fueron la voluntad de poner en pie una organización de carácter nacional, que aporte al surgimiento de una alternativa popular y la convicción de que disputar el terreno electoral es imprescindible”.

Las discusiones a las que se refiere marcaron con fuerza el campo de organizaciones populares que se mantuvieron independientes tanto del kirchnerismo como de la izquierda trotskista. Hasta hace poco tiempo, estas organizaciones se orientaron exclusivamente a la intervención en el conflicto social, recurrente en un país de enormes riquezas y grandes desigualdades, que periódicamente dan lugar a crisis como la que signó la salida del modelo neoliberal, en torno a 2001.

Esta última gran crisis se expresó en un ciclo de importantes luchas sociales, que impugnaron el régimen político en su conjunto y la participación electoral en los marcos del sistema. Su clímax fue diciembre de 2001, con la renuncia de Fernando de la Rúa y un estado de movilización popular que alumbró nuevos espacios de participación. Pero pocos años después la realidad indicaba la consolidación de un nuevo ciclo político, protagonizado por un recambio al interior del Partido Justicialista, que logró recomponer la institucionalidad sobre la base de una renovada legitimidad.

En este contexto, los movimientos populares se enfrascaron en largos debates internos, atravesados en buena medida por “la cuestión electoral”, lo que dio lugar a tensiones, rupturas y, en algunos casos, a procesos de confluencia que intentan superar el modelo de “capitalismo serio” que —con matices que no dejan de tener su importancia— propone el conjunto del sistema político.

***

“Nacimos con la vocación de aportar a la construcción de un proceso de movilización y protagonismo popular en clave de cambios profundos, mirando y analizando los últimos años de Nuestra América y la situación posneoliberal que estamos viviendo en el continente”, señala Manuel Bertoldi, uno de los responsables de relaciones internacionales de Patria Grande. Y agrega: “Pensamos que hay que construir una mayoría social desde la diversidad de identidades políticas que nuestro pueblo ha construido a lo largo de su historia de lucha, que se condensen en una herramienta de disputa y transformación del Estado con una perspectiva de clase. En este marco, asumimos como necesaria la intervención electoral como un momento de esa disputa de clases y sus correspondientes proyectos políticos”.

Martín Ogando completa la idea que orienta esta perspectiva: “La acumulación social tiene que proyectarse a la disputa de poder y a la construcción de un nuevo bloque hegemónico, y eso en las condiciones actuales de Argentina tiene como hipótesis fundamental la disputa política electoral, siempre sustentada en construcciones populares”.

“Tenemos claro que no es un terreno neutral. Es un terreno difícil, marcado por reglas, entramados de poder, lógicas que son ajenas al movimiento popular y, de hecho, son adversas al mismo. Es un momento dentro del proceso general de reproducción del capital y de un modo específico de dominación social. Sin embargo, como sabemos, ese núcleo está plagado de contradicciones. Y nuestra tarea es ampliar, profundizar y hacer parir, de esas contradicciones, un nuevo orden social”, enfatiza.

Con esas definiciones, en este 2015 Patria Grande interviene por primera vez en el terreno electoral en varios distritos.

***

A fines de 2014, en el marco de un giro a la derecha de la agenda política en Argentina, Patria Grande propuso a las fuerzas progresistas y de izquierda a unas “primarias del campo popular”. La convocatoria estaba dirigida al FIT (Frente de Izquierda y los Trabajadores, integrado por fuerzas trotskistas), a la CTA (Central de Trabajadores de la Argentina), a fuerzas identificadas con el kirchnerismo que no estuvieran dispuestos a avalar la candidatura del derechista Daniel Scioli y a otras fuerzas de la izquierda popular en construcción.

La propuesta fue rechazada e incluso algunas formaciones de la “izquierda independiente” decidieron acompañar al FIT, con el objetivo de aportar a la conformación de un polo único de la izquierda, aunque sin lograr candidaturas en lugares visibles o con posibilidades de acceder a cargos, y sin discutir el programa de ese frente político. Esto último es especialmente problemático porque desde su constitución, en 2011, el programa del FIT “denuncia el carácter claramente capitalista de todos los Gobiernos latinoamericanos, desenmascarando ante los ojos de obreros, campesinos y estudiantes el real carácter de los Gobiernos de Evo Morales y de Hugo Chávez”. Desde ese punto de vista, en Bolivia y Venezuela no existen procesos de cambio, sino meras variantes populistas del capitalismo, a las cuales propone combatir porque desde su punto de vista, tienen la función de “preservar el orden social del capitalismo dependiente latinoamericano, y actualizarlo mediante reformas parciales, para evitar un ruptura mayor, de secuelas ‘catastróficas’ o directamente revolucionarias para el orden”.

Patria Grande considera que esta vertiente no expresa su política ni la de muchos otros movimientos populares; sino a un sector de la izquierda a la que caracteriza como eurocentrista y liberal, con la cual es preciso debatir desde un perfil propio. Y que la integración subordinada a esta línea programática no es funcional a los objetivos políticos planteados para la etapa. “La presentación de un herramienta electoral tiene como objetivo ayudar a visibilizar la necesidad de construir un espacio de izquierda popular, que tiene como objetivo histórico alcanzar la unidad de América Latina y el Caribe, y se referencia en los procesos de Venezuela y Bolivia”, señala Manuel Bertoldi, uno de los militantes que, junto con referentes del Movimiento Sin Tierra de Brasil, el Centro Martin Luther King de Cuba y otros movimientos, ha recorrido el continente para construir la Articulación de Movimientos Sociales hacia el ALBA.

“El problema de la unidad popular es estratégico. Pero no podemos hablar en el terreno político de una unidad en abstracto. La unidad se da en función de estrategias convergentes. Y, por supuesto, esto no depende sólo de la voluntad, sino de procesos profundos de debate y acción conjunta, y fundamentalmente de los ciclos de lucha de masas. En este sentido, una unidad dotada de una estrategia sectaria y excluyente como la del FIT, no es positiva en sí misma y se está comprobando en la realidad hoy”.

***

En la situación del campo popular argentino, y ante las dificultades que presenta el terreno electoral para un espacio joven, surgido del movimiento social y con escasos recursos económicos, Patria Grande decidió no inscribirse a la candidatura presidencial. Sin embargo, sí participó en alianzas con otras fuerzas políticas en las elecciones en la provincia de Santa Fe —donde el Frente Político y Social obtuvo dos diputados en la Legislatura— y en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, donde quedó a pocos votos de obtener un legislador. Además, se presentó también en las elecciones municipales de la ciudad de Malvinas Argentinas, en la provincia de Córdoba. Allí, la lista fue encabezada por Silvia Vaca, una de las referentes de la Asamblea vecinal contra Monsanto, y obtuvo un 5%.

Este 9 de agosto será el turno de las provincias de La Pampa y Buenos Aires. En La Pampa, Patria Grande presentará listas a gobernador provincial, diputados y también en los municipios de Santa Rosa, la capital provincial, y General Pico, la segunda ciudad en importancia. En Buenos Aires, la provincia que concentra más del 40% de la población argentina, se presentará a gobernador, diputados y en 16 municipios. En estas primarias, el objetivo es alcanzar 1,5% del padrón electoral, piso que exige la ley para participar en las generales que se realizarán en octubre.

En un marco de gran fragmentación y varias candidaturas de la izquierda, la militancia sabe que el objetivo de superar el piso es difícil de alcanzar, en particular en un escenario de elecciones presidenciales, categoría que acapara gran parte de la atención y donde Patria Grande no estará presente. Sin embargo, desde la organización consideran válida la participación, aún en ese contexto.

“Los objetivos centrales tienen que ver con la construcción y extensión en los distritos donde nos presentamos y con la generación de algunas referencias públicas. Creo que eso está en vías de cumplirse”, afirma Ogando. “Por otra parte, éste es un aprendizaje fundamental. ¿Por qué presentarnos ahora y no cuando tengamos más condiciones? Ese momento no existe, no llega nunca sólo esperando o debatiendo o estudiando. Un revolucionario nunca está preparado para hacer la revolución. Lo mismo vale para cada tarea concreta. Con este aprendizaje en un espacio que no conocíamos para nada, estamos generando las condiciones para estar mejor preparados en futuros desafíos electorales”.

**Publicado en Cultura Nuestra

Perfil del Bloguero
Periodista argentino. Corresponsal en Caracas de Notas – Periodismo Popular y colaborador en otros medios de comunicación. Sus textos y fotografías se han publicado en periódicos, revistas y sitios web de América Latina y Europa. Desde enero de 2013 hasta abril de 2014 fue productor y editor de noticias en ALBA TV. Actualmente, además de la corresponsalía en Notas.org.ar, integra el equipo de comunicación de ALBA movimientos y participa en el proyecto "Crónica de Comunas".

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.