Oposición venezolana no quiere elecciones

La dirigencia oposicionista venezolana quiere arrebatar. Es decir, quiere tomar el poder político a la fuerza, por la brava, para volver a la restauración del neoliberalismo en la forma como lo impusieron contra el Pueblo en la IV República. Es por ello que no cesan en su empeño por derrocar al Presidente Nicolás Maduro y liquidar de toda escena al socialismo, bolivariano y chavista.

Oposición venezolana no quiere elecciones

Por una parte, el gobierno estadounidense es, declarada y abiertamente, enemigo del gobierno venezolano, con el saliente asesino en masa y premio Nobel de la Paz, Barack Husseín  Obama o con el retroconservador empresario quiebra empresas, Donald Trump, hasta que vuelva a robarse los recursos energéticos. Por otra, la dirigencia de la derecha venezolana, más la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), los impunes e intocables delincuentes rectores universitarios nucleados en la AVERU, son tarifados chulos del gobierno estadounidense, razón por la cual, todos ellos pujan y fuerzan por los medios posibles e impensados, desde los púlpitos, los confesionarios, las universidades, los quirófanos, panaderías, hospitales y clínicas, los medios privados y cuanto resquicio haya, para derrocar al Presidente Nicolás Maduro y liquidar la revolución bolivariana, socialista y chavista.

En este sentido, mejor dicho, en este pandemonium, hay pruebas fehacientes que de esta oposición venezolana no quiere elecciones, porque sus acciones no son ingenuas y en su seno, a pesar de tanto pervertido corrupto, empresario choro y drogadicto confeso, también hay sus geniecillos del mal, que piensan y calculan, aunque para nada bueno, lo que nos lleva a suponer que ellos están conscientes de que están al margen de toda legalidad, deliberadamente, porque saben muy bien que el engaño que les resultó para ganar la mayoría en la autodisuelta Asamblea Nacional, ahora se les ha revertido tanto, que muchos de los que insultaban al Presidente Nicolás Maduro por la desgracia y malestar de la guerra económica, ahora dicen abiertamente que Nicolás Maduro ha sabido resistir contra esos delincuentes, lo que se ha percibido en que la base de apoyo del gobierno vuelve a mostrarse en las calles y en el habla espontánea de la mayoría de la población venezolana.

Preocupa, entonces, las bajas intenciones y la agenda oculta y de muerte que nos trae esa oposición, con la bendición del Vaticano, razón por la cual no quieren diálogo abierto y sincero con el gobierno revolucionario, además de que mantienen la contumacia en la larga lista de faltas y delitos de la autodisuelta Asamblea Nacional y anuncian cambios de gobierno y salidas, sin siquiera haberse molestado en legalizar cada fracción del Partido MUD, lo que los ha ilegalizado o no existen legalmente como partidos políticos, lo que les impediría participar en las próximas elecciones regionales de gobernadores y alcaldes, porque los lapsos ya no dan como para ponerse a derecho para esta fecha y legalizar su irregular situación en junio próximo, amén de que por los fraudes cometidos recientemente, el megapartido de derecha, MUD, está suspendido de toda participación político-electoral, hasta que salga la sentencia, que debería ser la de su eliminación como partido político.

Entonces, estamos frente a un grupo de criminales que ya han asesinado a chavistas, cada vez que quieren “drenar su arrechera”, como lo ordenó Henrique Capriles en 2013 y de manera impune, como todo fascista con dinero y poder, al igual que lo hizo después, Leopoldo López, “hasta que caigan quienes nos están gobernando”, según sus amenazantes palabras.

Estos criminales ahora planean regionalizar su terrorismo, atentando contra los ciudadanos y contra los gobernadores bolivarianos, socialistas y chavistas, además de invadir hospitales para montar shows mediáticos para Globovisión y CNN.

Ya empezaron a golpear al Pueblo y a nuestras regiones, desde la guerra económica que están agudizando con: aumento de precios especulativos y disparando arbitrariamente una hiperinflación, amén del desabastecimiento programado, la ralentización y la escasez deliberada. Con esta fórmula de quiebre económico, esa oposición espera crear el caldo de cultivo de la anarquía y el caos, para arrebatar e imponer la restauración de la IV República. Al Pueblo y al gobierno revolucionario, en cada región, no les queda otra salida que enfrentarlos abiertamente con una ofensiva económica, política y legal. No hay vuelta atrás.

Prof.  Luis Pino

@l2pino2

Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.