Once millones de trabajadores en Estados Unidos viven bajo el umbral de pobreza

En 1938, el entonces presidente norteamericano, Franklin  D. Roosevelt, creó el salario mínimo, que fue fijado a 0,25 centavos de dólar por hora. ``Un pago justo por una jornada justa’’, subrayaba  Roosevelt.

La desigualdad sigue predominando en EE.UU. (Foto: Archivo)

Desde ese momento hubo una serie de aumentos, hasta llevar el mínimo a $5,15, pero  recién en 2007, sería incrementado a $7,25 durante la presidencia de George Bush.
Cifra completamente insuficiente para el 70% de americanos, que desde 2013  apoyan el aumento del salario mínimo a $10,10  la hora. Aunque el presidente Obama había prometido en sus dos campañas electorales aumentar el mínimo, todavía no lo ha hecho a nivel nacional, en parte por el rechazo y bloqueo de los Republicanos en el Congreso, quienes  argumentan que el aumento salarial implicaría la pérdida de  500 mil  puestos de trabajos.

Seguramente este será uno de los temas importantes que estarán presentes en las próximas elecciones presidenciales  en el año 2016. Una de las posibles  candidatas, por el partido Demócrata, Elisabeth Warren, senadora por el estado de Massachusetts, es la que está tomando la delantera en este tema, apoyada por fuerzas del progresismo político y sindical como AFL-CIO (Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales), Warren asegura ``que aunque el desempleo cayó a 5,8%, para millones de americanos la economía no funciona’’.  

Warren no se equivoca, 46 millones de norteamericanos viven en la pobreza; dentro de esta cifra 14,4 millones son trabajadores medio tiempo  y 4,4 millones  tiempo completo.
De acuerdo al Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos,  una persona está  bajo nivel de pobreza cuando recibe $11.170 por año y $23.050 para una familia de cuatro personas.

Quiénes y qué grupos se encuentran en estas categorías

Según estudios realizados por Pew  Research Center 20,6 millones de trabajadores, (el 30% de todos los trabajadores por hora del país), mayores de 18 años se encuentran en la categoría de los que reciben salario mínimo.  El 50% tienen 30 años, el 76% son blancos, 45,8% hombres, 54,2% mujeres, 26,7% hispanos y 73,3% no hispanos, 56% tienen bajos niveles de educación, solo secundaria y el 37%, algún grado de universidad.

En cuanto a las regiones donde se concentran la mayoría de empleados con  salario mínimo ; el 36,7 %se encuentran en la división oeste y central sur (Arkansas, Luisiana, Oklahoma y Texas) ,el 36,2% en la división este del Sur Central (Alabama, Kentucky, Mississippi y Tennessee) y el 31% en la división del Atlántico Sur (que se extiende desde Delaware hasta Florida).Es menos común en Nueva Inglaterra ,donde solo una cuarta parte (23,4%) de los trabajadores ganan salario mínimo.

Muchos de estos trabajadores mencionados tienen que recurrir a la ayuda del gobierno para subsistir.  En 2010,1.847.155 hogares recibieron Asistencia Temporal para Familias Necesitadas (TANF en su sigla en inglés), 18.618.436 cupones de alimentos, 65.989.147, seguro de enfermedad (medica id  en su sigla en inglés).

Según investigaciones, si se incrementaría el salario, mejoraría la economía nacional, se reducirían las ayudas gubernamentales, se fomentaría el poder alquilar o comprar mejores viviendas y se evitaría enfermedades relacionados con el stress laboral.

Ralph Nader, defensor de los consumidores y ex candidato presidencial por el Partido Verde, remarcó que ``el aumento del salario mínimo beneficiaría a 30 millones de trabajadores, que en 2014 ganaron menos que en 1968, teniendo en cuenta la inflación’’.

En 2012, un empleado tuvo que trabajar tres meses para ganar lo que ganaba su jefe ejecutivo. Mientras esto siga pasando no se cumplirá lo que el presidente Roosevelt dijo: `` Un pago justo por una jornada justa’’.

Perfil del Bloguero
Periodista y Psicóloga argentina residente en Nueva York. Investigadora de temas migratorios y de género. Realizadora de exposiciones artísticas sobre fenómenos migratorios, identidad y cultura.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.