Nuestra teleSUR de cada día: La década informativa ganada

Quienes hemos sido testigos privilegiados en el nacimiento y desarrollo de TeleSur, con sus idas y sus vueltas, sus sabores y sinsabores… con sus razones y sus sueños, tendemos a mirarla no sólo como una televisora más sino como una herramienta emancipadora de conciencias y de información críticas. Fundamental en nuestros tiempos. Eso es un desafío enorme en el escenario actual planetario donde el capitalismo más irracional (habrá otro) no descansa en su perversión para desfigurar la verdad con mercancías informativas chatarra.

Nuestra teleSUR de cada día: La década informativa ganada

Desde su cuna TeleSur estuvo marcada por el compromiso histórico de producir información inteligente e inteligible. Eso implica el desafío de ganar posiciones de vanguardia en la experiencia comunicacional revolucionaria. Eso implica ser motor nuevo siempre en la tarea de documentar el comportamiento cotidiano del “motor de la historia” que es la lucha de clases y la tarea de ayudar en la supresión definitiva del capitalismo, nos lleve el tiempo que nos lleve sin reformismos.  Eso implica multiplicar lo que más brilla de su trabajo y corregir lo que más lo opaque. Dicho de otro modo, ser fuente de tácticas y estrategias de comunicación siempre críticas y autocríticas renovadas.

Hoy TeleSur es una de las mejores fuentes de información en todo el planeta, es una intervención política profesional de envergadura superior para la construcción de nuestra independencia mediática y de la soberanía semántica. En un continente secuestrado por las cadenas mediáticas de la oligarquía, país por país, nada fácil es ser herramienta al servicio del ideal de integración latinoamericana, caribeña y global. TeleSur es un espejo internacional invaluable pensado y creado para mirar nuestros logros y nuestras debilidades más significativos. Sin pasar por el discurso del imperio.

Uno tras otro sus aniversarios ya no se reducen a las fechas en que nació porque se han expandido cientos de acontecimientos comunicacionales en los que TeleSur ha marcado, a fuego, fechas y calendarios nuevos en la agenda planetaria que se mueve hacia una multi-polaridad compleja y donde las batallas por la verdad se tornan más cerradas, más desafiantes y más peligrosas.

Es preciso movilizar una conciencia Internacional que sea capaz de ensanchar los terrenos en los que TeleSur se desenvuelve y es necesario ampliar y profundizar sus aportes desde todos los géneros de lo informativo. Y eso sólo puede lograrse ofreciendo a TeleSur -cada día- el abrazo fraterno de la crítica camarada. Sólo puede mejorarse si operamos sin lisonjas y si operamos científicamente en el despliegue de un nuevo gran sistema semiótico capaz de asegurar trincheras científicas al desarrollo de la información que debe estar bien pegada a la realidad minuto a minuto. TeleSur no es perfecta. Tampoco es intocable y mucho menos es palabra última. Es, exactamente, una herramienta y bandera mundial que nació de la inteligencia de Fidel Castro y Hugo Chávez y que recoge también el espíritu del Ché y de miles de combatientes por la verdad en todo el planeta. Es preciso que crezca exponencialmente.

Este aniversario nuevo de TeleSur vuelve aponernos ante el desafío de convertirla también en una gran escuela de periodismo nuevo que sea capaz de desarrolla todo un arco de investigación, capacitación y renovación permanente con estrategias inagotables para contar la verdad con el arma de las noticies. Eso implica una decisión política de envergadura mundial y una convocatoria amplia para construir con una plataforma de producción semiótica como nunca se ha visto en herramientas similares.

TeleSur no es un juego de niños ni es una parcela ociosa para que ensayen sus vociferaciones los opinologos inyectados de sofismas. TeleSur nació pensada para ser una plataforma muy dinámica en la producción informativa que, entre otras muchas cosas, demoliera los estereotipos noticiosos y las taras del modelo dominante de información televisiva. TeleSur nació para ser una revolución revolucionada en sí misma como un atractor de los pensamientos y acciones comunicacionales de vanguardia. Nació para ser voz de todos en una lucha emancipadora que sólo triunfará en la medida en que sume voces y sume inteligencias críticas.

Ya sabemos que contra TeleSur se teje todo tipo de canalladas y traiciones porque molesta a los latifundios informativos y molesta a las dictaduras de la noticia. TeleSur lucha incluso contra un plan oligarca que financia millonadas para asesinar a la verdad a cualquier precio. Y esas agresiones tienen significados diversos la hora de deformar la realidad y suprimir la libertad de expresión. TeleSur es una fuente que los desnuda íntegramente. En plena  “Guerra Económica” que es, junto a la guerra mediática, expresión acabada del capitalismo.

Es preciso dar pasos adelante para ayudar a TeleSur ayudándonos nosotros mismos. Es preciso que por TeleSur pase todo lo mejor que se tenga para esclarecer el escenario mundial y para combatir las mentiras del establishment. Es preciso y es urgente que sumemos fuerza a la labor de TeleSur, todas nuestra fuerzas incluso las fuerzas críticas que deberán servirle para fortalecer a TeleSur, para hacerlo más duradero, más ancho, más profundo y más universal además de concreto y dignificante.

Celebremos a TeleSur  y a sus trabajadores, camaradas nuestros, y exijamos toda solidaridad a todos los colegas que en organizaciones internacionales puedan y deban ayudar a TeleSur y a todos los que, de igual manera, están bajo riesgo de represión y muerte por buscar apasionadamente la verdad. No podrán silenciarnos.

Perfil del Bloguero
Fernando Buen Abad Domínguez es mexicano de nacimiento, (Ciudad de México, 1956) especialista en Filosofía de la Imagen, Filosofía de la Comunicación, Crítica de la Cultura, Estética y Semiótica. Es Director de Cine egresado de New York University, Licenciado en Ciencias de la Comunicación, Master en Filosofía Política y Doctor en Filosofía. Miembro del Consejo Consultivo de TeleSur. Miembro de la Asociación Mundial de Estudios Semióticos. Miembro del Movimiento Internacional de Documentalistas. Miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad. Rector-fundador de la Universidad de la Filosofía. Ha impartido cursos de postgrado y conferencias en varias universidades latinoamericanas. Ha obtenido distinciones diversas por su labor intelectual. Actualmente es Director del Centro Universitario para la Información y la Comunicación Sean MacBride
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.