Narco, objetivo común justo con México

El Presidente deslizó ayer una novedad en el marco de la cumbre con su colega mexicano Enrique Peña Nieto. Dijo Mauricio Macri que la Argentina y México comparten retos parecidos en “derechos humanos, cuidado del medio ambiente, combate al crimen organizado” y también en “innovación tecnológica”.

Enrique Peña Nieto y Mauricio Macri coincidieron también en la necesidad de avazar en un área de libre comercio.

Macri precisó aún más su idea cuando habló del narcotráfico. En el almuerzo que ofreció a Peña Nieto dijo que “tenemos como objetivo, junto a todos los que tenemos responsabilidades de gobierno en este país –y hoy me acompañan muchos gobernadores, ya saludaste a algunos y después a lo largo del almuerzo te presentaré a otros– no sólo desarrollar esa Argentina federal, sino lograrlo reduciendo definitivamente la pobreza, la exclusión que afecta a más de un tercio de nuestros compatriotas”. Y añadió que otra de sus metas es “también enfrentar ese flagelo que también ustedes sufren, que es el flagelo del narcotráfico, que es una batalla que hay que dar no sólo dentro del país, codo a codo con cada gobernador, cada intendente, sino también junto al mundo entero”.

Desde que Felipe Calderón, antecesor de Peña Nieto, resolvió que la batalla contra el narco sería militar, México sufrió una cifra imprecisa de muertes que de todos modos para ningún organismo baja de las 70 mil personas. El registro marca además un número mínimo de 20 mil desaparecidos.

Calderón era del PAN. Peña Nieto marcó la vuelta del PRI, el Partido Revolucionario Institucional que en la historia contemporánea de México encarnó todos los ciclos, desde la nacionalización del petróleo por Lázaro Cárdenas hasta las privatizaciones de Carlos Salinas de Gortari.

Con Peña Nieto, cercano a Salinas y no a Cárdenas en esa tradición del PRI, a las muertes en el cuadro de la lucha militar contra el narco y la disputa de territorios se sumaron los caídos por matanzas estatales o paraestatales de estudiantes de magisterio y maestros. La noticia más resonante son los 43 desaparecidos de Ayotxinapa. Todos ellos ligados al movimiento agrario y educativo que viene de los años ‘20. La más reciente, los 13 maestros asesinados en Oaxaca.

La intensidad de las protestas de ayer contra Peña Nieto confirmó que la pésima calidad institucional de México –sin duda la peor entre los países más grandes de América latina– es una preocupación que excede a los entes especializados como Amnistía Internacional.

Por eso, igual que en México, Peña Nieto aprovechó la ventaja de un espacio cerrado como el Museo del Bicentenario para el autoelogio institucional: “Creemos firmemente en nuestra democracia, creemos en los valores fundamentales de respeto a la libertad, de respeto a los derechos humanos, de respeto a la diversidad y a la libre expresión; y a partir de esa diversidad que vemos como una fortaleza, es que construimos y encontramos, o buscamos la vía para encontrar consensos, conciliar posiciones y avanzar en esta ruta que ambos gobiernos compartimos a partir de una misma visión”.

En rigor, la política del Estado argentino muestra una continuidad en el hecho de privilegiar las relaciones comerciales y políticas y no incluir reclamos sobre violaciones a los derechos humanos ni siquiera en privado. Cristina Fernández de Kirchner mantuvo una relación cordial con Felipe Calderón. Luego, ya con Peña Nieto en el gobierno, estrechó lazos a tal punto que en 2013 pidió a México colaboración para sellar el acuerdo de indemnización a Repsol por la expropiación de las acciones de Yacimientos Petrolíferos Fiscales. La estatal Pemex, Petróleos Mexicanos, integraba el directorio de YPF-Repsol con el 9,5 por ciento de las acciones. Peña Nieto cumplió el pedido y la entonces presidenta le agradeció el gesto y después lo hizo trascender.

Todo eso ocurrió antes de la matanza de Ayotzinapa, en 2014, que fue un elemento de enorme visualización internacional de la situación mexicana y el nivel de interacción entre los narcos, las bandas paramilitares y los servicios de inteligencia a nivel de los municipios, los Estados y el Estado nacional. Dos años después, ayer mismo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos acordó un sistema de envío de relatores especiales para monitorear el caso un caso que combinó el asesinato con el encubrimiento y la falta de una pesquisa en el plano federal.

En términos económicos Macri se mostró esperanzado en avanzar con el intercambio y lograr un área de libre comercio. México integra desde 1994 el Nafta, el bloque de América del Norte junto con los Estados Unidos y Canadá.

Según estudios de la Comisión Económica para América Latina de la ONU, la Cepal, la pobreza aumentó aún más desde que Peña Nieto asumió la Presidencia en 2012. En México quienes viven por debajo de la línea de pobreza superan las 50 millones de personas. El 60 por ciento de los mexicanos carece de seguridad social y esta misma semana el país de Pancho Villa y la revolución mexicana iniciada en 1910 discute la validez de un nuevo sistema de medición por el que Peña Nieto trata, según sus críticos, de disfrazar la situación de injusticia crónica. Diputados del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena, oposición de centroizquierda) señalaron que a su juicio el nuevo índice subvalora la medición de la riqueza, con lo cual disimularía la desigualdad.

Macri y Peña Nieto ya se encontraron tres veces en los últimos siete meses. México integra la Alianza del Pacífico junto con Colombia, Perú y Chile, de la que la Argentina se convirtió en Estado observador a comienzos de este mes.

martin.granovsky@gmail.com

Disponible en www.pagina12.com.ar 

Perfil del Bloguero
Periodista y licenciado en Historia. Columnista del diario Página/12 de la Argentina, conductor de Sostiene Granovsky por CN23 y coordinador de la TV del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, www.clacso.tv. También dirige el Núcleo de Estudios del Brasil de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo y es profesor en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación de la Cancillería. En Twitter, @granovskymartin.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.