Medios y sindicatos de prensa contra el bloqueo mediático en Argentina

Transcurrido algo más de un año de gestión de Mauricio Macri como presidente, se agudiza el panorama de concentración mediática en Argentina. Esta situación preocupa a periodistas que trabajan en medios populares, públicos y privados.

Medios y sindicatos de prensa contra el bloqueo mediático en Argentina

El jueves 19 de enero se realizó en la sede de la Federación Gráfica Bonaerense un primer encuentro para impulsar una Coordinadora por la Libertad de Expresión. La misma intenta reunir a un campo relativamente amplio desde lo laboral y la propiedad de los canales informativos, con una identificación común: el trabajo en medios de comunicación. El gremio de prensa muchas veces se encuentra atravesado por el individualismo, estimulado por las propias normas de tan particular mercado, aunque también se han desarrollado diversas experiencias de organización. Esto abarca la autogestión de medios y la actividad sindical en empresas públicas y privadas.

En el encuentro estuvieron representados espacios como el Frente de Comunicadores por la Expresión de los Pueblos, la Asociación de Comunicadores por Internet, la Red Nacional de Medios Alternativos y medios incluidos en estas u otras redes. También se encontraban presentes integrantes del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA), que alcanzó reconocimiento del ministerio de Trabajo en noviembre de 2015 y contiene en su mayor parte a las camadas jóvenes de periodistas que se organizan en sus lugares de trabajo.

Amparado en buena medida en el grado de precarización laboral que se viene arrastrando desde los 90, la llegada de Mauricio Macri al gobierno inauguró una etapa que viene golpeando muy fuerte sobre estos sectores.

En un análisis general, las diferentes intervenciones señalaron el ataque sostenido contra la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA), con cambios institucionales hechos a medida de los medios privados más grandes, aliados del gobierno; y el retraso en los pagos de asignaciones a medios populares establecidas por concurso. También un proceso de ajuste en los medios de comunicación, que cae principalmente sobre los trabajadores y las trabajadoras de prensa. Mientras la empresa que controla la mayor parte del mercado y la pauta oficial -el grupo Clarín- bate sucesivos récords en la Bolsa de Valores, la contracara es el retraso en los pagos, el empeoramiento en las condiciones de trabajo y el despido de trabajadores.

En un informe publicado el 13 de enero, SIPREBA denuncia que en 2016 se perdieron 1285 puestos de trabajo, sólo en medios de la ciudad de Buenos Aires. La organización señala que las modalidades principales fueron los retiros voluntarios  (517 despidos), el cierre de medios luego de procesos de vaciamiento y estafa (409) y los despidos directos (359). También destaca “la estrategia que nos dimos los/as trabajadores/as para sortear esta terrible situación”, como en el caso de Tiempo Argentino, Infonews o El Argentino Zona Norte, “donde 135 trabajadores y trabajadoras lograron sostener su fuente laboral a partir de autogestionar sus medios”.

A este panorama hay que sumarle la situación en el sector gráfico. A mediados de enero la empresa Artes Gráficas Rioplatenses (AGR), del grupo Clarín, anunció el despido de 380 trabajadores. Esta decisión empresarial provocó un conflicto importante, con movilización y represión policial, pero prácticamente no recibe cobertura por parte de los demás medios privados, dando muestra de un acuerdo básico entre los dueños, que trasciende su competencia en otros planos del mercado.

Además, en las últimas semanas se han registrados dos episodios llamativos: en diciembre fue saqueada la sede que comparten los medios Anfibia y Cosecha Roja; y en la noche de Año Nuevo, la redacción de Resumen Latinoamericano. En este último, despojaron al medio de todos sus equipos y archivos, en una minuciosa operación.

El carácter del hecho provocó una amplia respuesta de solidaridad, que se expresó también en una conferencia de prensa realizada el 6 de enero en el Hotel Bauen. Allí se advirtió sobre el panorama general de “bloqueo mediático”, cuya función es invisibilizar o deslegitimar las protestas sociales y justificar las políticas de corte neoliberal, y se propuso convocar a la asamblea.

La necesidad de unir fuerzas

Luego del análisis general, el debate giró sobre dos planos a abordar en el futuro inmediato: qué iniciativas promover en común y cómo avanzar en una mayor articulación organizativa, en un contexto de diversidad y fragmentación.

Natalia Vinelli, de Barricada TV, destacó la existencia de varios espacios que agrupan a medios y enfatizó “el desafío de la organicidad: cómo organizamos redes de redes de medios”, con el sentido de acumular mayor fuerza para la acción. Varias intervenciones coincidieron en la necesidad de avanzar hacia una Coordinadora por la Libertad de Expresión, entendiendo a la comunicación como un derecho que involucra a toda la sociedad y por lo tanto como campo de construcción y de disputa, donde el sector empresarial se encuentra a la ofensiva.

Como parte de este camino, se definió comenzar a trabajar en la realización de un informe sobre la situación de concentración y bloqueo informativo en Argentina, que recoja los diferentes elementos volcados en el análisis. Este mismo informe será difundido internacionalmente, apelando a la solidaridad de periodistas y medios de otros países. También se presentará ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que ya realizó en abril de 2016 una audiencia sobre el tema, donde abundaron las críticas al gobierno, y ante otros organismos internacionales. En Argentina, el informe se presentará a fines de febrero, acompañado de una movilización ante un organismo oficial.

Estas iniciativas pueden convertirse en el comienzo de una estrategia dirigida a equilibrar el poder de las grandes empresas privadas de comunicación. Al igual que en gran parte del mundo, a pesar de sus contradicciones secundarias, en Argentina las corporaciones se unifican para defender sus intereses. Conscientes que de eso depende la porción mayor del negocio, ejercen poder de lobby desde una posición dominante y se resisten a todas las políticas que buscan democratizar la información. Habrá que ver si del otro lado de la vereda está la vocación efectiva de organizar un contrapeso que esté a esa altura.

Fernando Vicente Prieto – @FVicentePrieto

Fuente: Notas.org.ar


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista argentino. Corresponsal en Caracas de Notas – Periodismo Popular y colaborador en otros medios de comunicación. Sus textos y fotografías se han publicado en periódicos, revistas y sitios web de América Latina y Europa. Desde enero de 2013 hasta abril de 2014 fue productor y editor de noticias en ALBA TV. Actualmente, además de la corresponsalía en Notas.org.ar, integra el equipo de comunicación de ALBA movimientos y participa en el proyecto "Crónica de Comunas".
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.