Macri en los Panamá Papers: los nuevos indicios

Al Presidente Mauricio Macri le apareció un nuevo problema en la pesquisa sobre los Panama Papers: nada menos que su padre. La Justicia argentina recibió una ampliación de denuncia en la causa por presunto lavado que tramita en el juzgado federal de Sebastián Casanello y que tiene por principal objetivo de investigación una sociedad abierta por los Macri en Bahamas, Fleg Trading. La ampliación hace centro en el papel que jugó Macri padre, Francisco en español o Franco en italiano. Franco Macri, actualmente de 88 años, fue uno de los empresarios más poderosos de la Argentina y creció con la dictadura militar. Su hijo Mauricio desde joven funcionó como el número dos del holding Socma, Sociedades Macri.

Macri en los Panamá Papers: los nuevos indicios

El diputado neuquino Darío Martínez, que presentó la primera denuncia sobre Fleg en abril, sugirió al fiscal Federico Delgado la producción de diferentes pruebas.

Una de las pruebas que propuso el diputado por el Frente para la Victoria fue que se solicite a Francisco Macri el detalle del capital social de Fleg Trading Ltd en el período que va de 1998 a 2005.

La duda de Martínez reside en la propiedad de 3050 acciones que, según el diputado, Francisco Macri no declaró como propias en un documento que entregó al jefe de Gabinete Marcos Peña. Ese documento fue enviado por Macri padre a Peña cuando el consorcio internacional de periodistas que reveló los primeros datos sobre la existencia de sociedades offshore indicó que uno de los nombres famosos hallados era el de Mauricio Macri.

Quien hizo de vocera de ese intercambio entre Franco Macri y Marcos Peña fue la diputada y dirigente de la fuerza gobernante Cambiemos Elisa Carrió.

Por eso Martínez cree que el fiscal debería pedirle a Carrió que remita la documentación que según ella recibió de Peña. Carrió la mostró el 4 de abril de este año en Telenoche.

También según el denunciante sería útil que Peña remita a la Justicia la documentación original que envió a Carrió. La denuncia dice que correspondería informar detalladamente “cuál fue su procedencia, en tanto se trata de documentación privada del contribuyente Francisco Macri”.

Según dijo Carrió en Canal 13, Fleg “es de Franco Macri” y “es una trading”. Definió a una trading de este modo: “Es como un fondo de inversión para eventualmente realizar inversiones en otros lugares del mundo”. Dijo también Carrió que “su capital es de 1950 a lo largo del tiempo hasta el 2005”.

Carrió mostró un facsímil de una planilla Excel que al día siguiente fue publicado por el portal Infobae.

A partir de esos datos el diputado Martínez elaboró esta línea de razonamiento:

   * La suma de 1950 pesos se repite a lo largo de los años en la planilla Excel.

   * Esa cifra es el capital accionario de Francisco Macri.

   * Por el momento histórico de que se trata, con la vigencia del uno a uno, son 1950 dólares en el exterior.

   * El estatuto constitutivo de Fleg indicaba que su capital inicial era de cinco mil dólares.

   * Si es verdad que el capital inicial se mantuvo inmóvil, 1950 representa el 39 por ciento del capital de cinco mil.

   * ¿Quién es el dueño del 61 por ciento restante de las acciones? En el directorio figuran, además de Francisco como presidente, Mauricio como vice y Mariano Macri como secretario.

   * A diferencia de la Ley de Sociedades Comerciales de la Argentina, la 19.550, según el diputado las normas de Bahamas no establecen diferencias de facultades entre los directores y la asamblea de accionistas. Accionistas y directores pueden ser las mismas personas salvo que los accionistas prefieran ocultarse detrás de directorios-pantalla.

   * La estimación de Martínez es que “no parecería ser éste el caso” porque parece difícil pensar que los tres Macri sean una pantalla que oculte a otros accionistas. En esa línea, la lógica indicaría que Mauricio y Mariano son los otros propietarios.

   “Si la intención de Mauricio Macri es negar su participación en la sociedad Fleg Trading las ‘pruebas’ que muestra su padre no lo eximen sino que, por el contrario, lo comprometen”, es la conclusión del denunciante.

 

Libros no

En la ampliación de denuncia que hizo Martínez en la fiscalía el diputado consigna como una pista a profundizar la nota presentada por Francisco Macri al juzgado civil número 104, con copia publicada por la periodista Catalina de Elía en el blog Voces Excluidas.

Informó Macri padre sobre Fleg, según comunica Martínez, que “la compañía no está obligada a llevar libros” y que por eso “la sociedad nunca ha llevado libros ni otro tipo de registros”.

El diputado dice no haber visto libros pero sí actas protocolizadas por el escribano Jorge Ledesma.

En uno de los textos de Francisco Macri el presidente de Socma dijo que envió “copa certificada de un documento firmado el 15 de octubre de 1998 en el que consta que los directores Francisco Macri, Mauricio Macri y Mariano Macri designan a otras personas en su reemplazo como directores de la compañía”.

La importancia de ese documento, para Martínez, es doble.

Por un lado “reafirma la presunción inicial de que directorio y accionistas son las mismas personas, porque Francisco, Mauricio y Mariano Macri al ejercer su poder de designar nuevos directores están haciendo uso del poder de la asamblea de accionistas que en cualquier sociedad nombra o renueva los directorios”.

Por otro lado, “el acta de designación de nuevos directores está fechada 15 de octubre de 1998”. Dice Martínez: “Por ende, el 31 de marzo de 1998 al 15 de octubre de 1998 Mauricio Macri, además de accionista, fue miembro pleno del directorio de Fleg Trading Ltd y le caben todas las generales de la ley”.

“Esto significa que Mauricio Macri tuvo directa responsabilidad en los hechos que heos aportado a la causa, en los cuales se presume pudo existir una maniobra de lavado de dinero por 9,3 millones de dólares”, supone el diputado.

Los brazos de Fleg

Tal como publicó Página/12 en diferentes oportunidades, no solo la investigación periodística y la denuncia del parlamentario demuestran que Fleg realmente operó en la práctica como una offshore a través de la cual los Macri crearon sociedades en Brasil. El propio fiscal Delgado ya dio como firme esa hipótesis de trabajo y por eso pidió un peritaje contable a la Corte Suprema y envió exhortos a la Justicia brasileña por intermedio de la Cancillería. Hasta el cierre de esta edición no fue posible establecer si el asunto figuró en las conversaciones entre diplomáticos de ambos países o de Macri con Michel Temer el lunes último.

Delgado investiga si Mauricio Macri infringió el Código Penal y si su conducta está contemplada en el artículo 303, sobre lavado de activos. La primera parte del artículo 303 del Código Penal establece que será “reprimido con prisión de tres a diez años y multa de dos a diez veces del monto de la operación, el que convirtiere, transfiriere, administrare, vendiere, gravare, disimulare o de cualquier otro modo pusiere en circulación en el mercado bienes provenientes de un ilícito penal, con la consecuencia posible de que el origen de los bienes originarios o los subrogantes adquieran la apariencia de un origen lícito”.

Escribió ya Delgado en un dictamen que “la relación entre Owners, Fleg y Socma Americana se realizó en Brasil y se cristalizó en un tiempo relativamente corto, durante el mes de septiembre de 1998”.

Fleg es la offshore inscripta en las Bahamas que apareció en Panama Papers. Owners do Brasil, la empresa creada por el grupo Macri en Brasil para asociarse a otras firmas en negocios como la logística, la informática y los servicios bancarios y financieros, incluyendo la gestión de la tarjeta de crédito Visa. Socma Americana tiene sede en la Argentina.

Para Delgado Socma Americana cobró nueve millones de dólares por parte de Fleg a cambio del 99 por ciento de las acciones de Owners do Brasil. Recuerda que Fleg era accionista mayoritaria de Owners desde el 21 de septiembre de 1998.

Al mes siguiente, en octubre de 1998, Socma Americana “constituye otras tres sociedades nuevas y realiza aportes de dinero en cada una de ellas”. Se refirió Delgado a las firmas Partech-Unnissa (aporte de 1.892.000 reales), Partech (5.539.000 reales, a la que también se sumó la offshore de Caymand Island Equifax) e Itron do Brasil (3.417.872 reales). 

De acuerdo con el último escrito del fiscal, Owners quedó relacionada con tres firmas nuevas. Una es Martex do Sul, formada en 1999 con capital inicial aportado por Socma Americana. En 2007 se incorpora Owners-Fleg a Martex. Otra, formada en 2002, es Mega Consultoria, que también recibe a Owners-Fleg en el mismo año. La tercera es Itron do Brasil, formada en 1995 y también con el agregado de Owners-Fleg en 2007.

“Es decir que de la tríada Fleg-Socma Americana-Owners se constituyeron tres sociedades por el lado de Socma Americana (Partech-Unnisa, Itron do Brasil y Partech) y a la par Owners se incorporó a otras tres sociedades (Martex do Sul, Mega Consultaría e Itron do Brasil)”, resumió Delgado.

“Hay en juego aproximadamente nueve millones de dólares cuyo origen hay que descubrir”, escribió el fiscal.

El 18 de septiembre último este diario publicó una nota de Tomás Lukin y Santiago O’Donnell en la que ambos daban cuenta de una sociedad con detalles desconocidos hasta ese momento. No figuraba en los documentos del Consorcio Internacional de Periodista de Investigación que procesa millones de datos sobre la existencia de compañías creadas fuera de los territorios donde residen sus dueños. Se trata de Karter Properties Limited, a la que los periodistas describieron como melliza de Fleg. Karter está ligada a Pier Nocella, nieto del mejor amigo de Franco Macri, Giorgio, ya muerto. Nocella era, además de amigo, socio. En Italia fue el piloto de Socma Finanziaria, una de las creaciones de Sociedades Macri por el mundo.

La nota de septiembre también mencionaba pases mágicos con la misma cifra que inquieta al diputado Martínez y que impulsa la curiosidad del fiscal Delgado. Según reza un acta de Fleg “los socios decidieron reducir el capital social por un monto de 10,3 millones de reales, entregando a título de devolución del capital de forma proporcional a la participación societaria a los socios cuotistas los derechos del crédito que la sociedad posee, resultante del contrato celebrado el 6 de mayo de 1996 y sus aditamentos posteriores con la empresa Hotel Nuraghe Portorotondo”.

Ubicación del hotel: Cerdeña, Italia. Propietario: Giorgio Nocella, el abuelo de Pier.

En la presentación de Martínez hay también un análisis de ese pase de dinero. “Hasta donde conocemos, Fleg Trading Ltd. A partir de esa fecha se queda con 1.432.000 reales de capital social de Owners”, sostiene. Y traza esta hipótesis: “Por lo tanto la ‘prueba’ aportada por Francisco Macri certifica que en el momento de estos hechos, donde presumimos una maniobra de lavado por 9,3 millones de dólares, Mauricio Macri integraba el directorio de Fleg Trading Ltd”.

“La estrategia defensiva de Mauricio Macri consiste en ‘desconocer’ o ‘haber olvidado la existencia de las offshore Fleg Trading y Kagemusha y descargar toda la responsabilidad de creación y actividad sobre su padre”, opina el diputado Martínez.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista y licenciado en Historia. Columnista del diario Página/12 de la Argentina, conductor de Sostiene Granovsky por CN23 y coordinador de la TV del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, www.clacso.tv. También dirige el Núcleo de Estudios del Brasil de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo y es profesor en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación de la Cancillería. En Twitter, @granovskymartin.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.