Los exabruptos de Trump ya se extrañan

Aquí va una de las frases más escuchadas en el mundo sobre Donald Trump: “No importan mucho los exabruptos de campaña, lo que importa es su gobierno”. El sobreentendido es que Trump será un presidente moderado. Centrista. Sin embargo cualquier exploración breve sobre sus asesores actuales o eventuales funcionarios no permite ninguna tranquilidad. Los exabruptos eran gritos para ganar votos. Los nombres en danza son opciones para gobernar.

Los exabruptos de Trump ya se extrañan

Un caso es Newt Gringrich, republicano, ex presidente de la Cámara de Representantes (diputados) y hombre de confianza de Trump. Dijo a la cadena CBS que “Trump tiene que ser muy duro y muy agresivo en su primer año en Washington”. La dureza debería aplicarse a ganar muchos legisladores demócratas para un gran recorte de impuestos y para nuevos gastos de infraestructura. En términos internos Gringrich apostó a un trabajo intenso de vigilancia para detectar inmigrantes ilegales, que son 11 millones y, pase lo que pase, ya están en pánico.

Otro caso es John Bolton, ex embajador de George Bush en las Naciones Unidas y un teórico ultraconservador. Durante la campaña Bolton creo su propio Comité de Acción Política para recaudar fondos. Aportó 680 mil dólares a Trump. Está vinculado a la poderosa Asociación Nacional del Rifle, que no quiere regulaciones para la venta, posesión y portación de armas, y a la Heritage Foundation, un centro de estudios influyente desde la década de 1980. El modelo de Bolton es Ronald Reagan, presidente entre 1981 y 1989. Propone que, como Reagan, Trump tiene que conquistar dirigentes demócratas neoconservadores. Sugiere “reconstruir las Fuerzas Armadas” como si Barack Obama no hubiera realizado inversiones en ellas ni hubiera encabezado intervenciones en el exterior que desarticularon por lo menos dos Estados del Medio Oriente, Siria y Libia. Promete Bolton que la vacante en la Corte Suprema que ya existe, más otras que puedan abrirse en el futuro por retiros o fallecimientos, “no serán llenadas con progresistas sino con gente que quiera aplicar la Constitución tal como fue escrita”. 
   
Gingrich y Bolton se suman, así, a la corriente trumpista encabezada por el ultraconservador vicepresidente electo Mike Pence, a cargo de la transición.
    
Si así será el gobierno de Trump hacia dentro de los Estados Unidos, empezarán a extrañar los exabruptos de campaña tanto los negros desproporcionadamente encarcelados (son el 40 por ciento de los presos aunque representan el 6,5 por ciento de la población) como los mexicanos atemorizados por la miseria y el riesgo de expulsión. El miedo doméstica y recorta derechos.


 

Perfil del Bloguero
Periodista y licenciado en Historia. Columnista del diario Página/12 de la Argentina, conductor de Sostiene Granovsky por CN23 y coordinador de la TV del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, www.clacso.tv. También dirige el Núcleo de Estudios del Brasil de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo y es profesor en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación de la Cancillería. En Twitter, @granovskymartin.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.