La magia de escribir en teleSUR

Mi vínculo emocional con Hugo Chávez es muy profundo, por su origen de paria  y saberlo un niño arañero, un niño que pasó su infancia vendiendo en las calles, como yo. Él vendedor de arañas y yo vendedora de helados. De ahí, de las calles empolvadas, de los aguaceros que las enlodan, de la invisibilidad de la exclusión  nace mi amor profundo hacia ese gigante de Latinoamérica y el mundo.

La magia de escribir en teleSUR

¿Por qué? Son tantas las razones como los matices de un atardecer visto desde  las hondonadas y cerros del arrabal latinoamericano. Porque  su identidad de marginado revolucionó todo un continente, porque no olvidó su origen jamás y enalteció a los excluidos brindándoles herramientas para una vida digna de desarrollo integral.  Porque integró a los pueblos a los que el embuste tirano oprimió durante siglos. Porque hizo de la poesía campesina un follaje de amor, integridad y esperanza llamado Revolución Chavista, para honra de nosotros los parias.

TeleSur siempre fue un anhelo en mi faceta de articulista, porque era una plataforma comunicacional creada por Hugo Chávez, hecha para la defensa de los pueblos del mundo.  Para ninguna oligarquía, para ninguna burguesía, fue hecha para  nosotros los parias. Para darnos voz, visibilidad y oportunidad. Para que tomáramos las riendas de nuestra propia lucha desde los cimientos de la Revolución Bolivariana, que con Chávez hizo retumbar en abundancia los ríos que otros en otros tiempos habían convertido en desiertos.

Cuando decidí escribir a teleSUR para preguntar por una oportunidad, ya otros  medios internacionales me habían cerrado las puertas en las narices: por no tener título universitario, por ser empleada doméstica y por indocumentada.  No querían a una paria entre sus articulistas porque esto los desprestigiaba. En teleSUR yo leía a intelectuales, analistas políticos internacionales y graduados de universidad, por un momento pensé que me cerrarían también las puertas en la cara cuando les dijera que en mi hoja de vida no habían títulos universitarios, que era mil usos y que vivía de indocumentada en Estados Unidos.

Un buen día me decidí a escribirles y me presenté como tal, les pregunté por una oportunidad para publicar mis artículos en su portal y les presenté con puntos y comas mi hoja de vida, para mi sorpresa me contestaron inmediatamente dándome la bienvenida a TeleSur y que enviara a la brevedad mi primer texto.

Se había hecho realidad mi anhelo de publicar en el  proyecto comunicacional creado por el Niño Arañero. Y así es como hasta el día de hoy en teleSUR se publican los textos de una niña heladera, vendedora ambulante. De una empleada doméstica, paria e indocumentada. De una mil usos, salida de las mismas polvaredas y lodazales marginales de la Patria Grande que parió a Hugo Chávez. De una escritora y poeta inmigrante indocumentada en Estados Unidos.

teleSUR está de aniversario, el sueño de Hugo Chávez sigue vivo, a pesar de los múltiples ataques para hacerlo desparecer. Y esta arrabalera que nació en la árida Comapa y creció en Ciudad Peronia, una periferia marginada en  Guatemala,  a miles de kilómetros en tiempo y distancia de  la Venezuela de Hugo Chávez, está viviendo el sueño que él vislumbró para nosotros los parias de los pueblos del mundo.  Mi compromiso y mi responsabilidad para con el anhelo del Niño Arañero,  que es el de la defensa de la Patria Grande y la integración de los pueblos.

Muy honrada de publicar en TeleSur de Hugo Chávez y de los pueblos del mundo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Escritora y poetisa. Ilka Oliva Corado nació en Comapa, Jutiapa, Guatemala, el 8 de agosto de 1979. Se graduó de maestra de Educación Física para luego dedicarse al arbitraje profesional de fútbol. Hizo estudios de psicología en la Universidad de San Carlos de Guatemala, carrera interrumpida por su decisión de emigrar a Estados Unidos en 2003, travesía que realizó como indocumentada cruzando el desierto de Sonora en el estado de Arizona. Es autora de cuatro libros.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.