Hillary y Donald: que gane el peor

Lo risible, el ridículo, el escándalo y la confrontación artera, son algunas de las peores características que han signado la campaña por la presidencia de los Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), cuya clase política está degradada y corrompida, por lo que los aspirantes con opciones de triunfo del bipartidismo son dos sujetos abyectos, a pesar de que, hipócritamente, ellos pretenden exigirle al mundo lo que ellos no tienen, ni son capaces de dar, como lo han demostrado cada vez que el imperio decadente estadounidense sale a asesinar inocentes y a robarle sus riquezas, como celoso gendarme mundial, a nombre de la libertad que tanto pregonan y poco conocen en suelo estadounidense, lugar en donde asesinana un negro, cada dos horas, hasta que logren blanquear su sociedad kukuxklaniana y los que queden, sean de utilidad para la servidumbre.

Hillary y Donald: que gane el peor

Ya esta práctica de razzia, la hicieron contra los Siux, comanches, los piel roja y otras culturas autóctonas, a las que extinguieron con suma paciencia y, a lo poco que quedó de éstos, lo confinaron a las llamadas “reservas”, es decir, a guettos o cárceles a cielo abierto, mientras se fortalece la expansión de una raza de colonos puritanos y retroconservadores, de donde han salido: una señora de la que nadie sabe su apellido y un señor que también reniega se sus orígenes ancestrales; pena étnica que los une y los perfila como dos potenciales genocidas, xenófobos, etnocentristas y agentes serviles de la cretina fe en la  supremacía estadounidense.

El caso es que nadie, fuera de los estadounidenses, ganará nada bueno con el triunfo de la doña Hillary o del señor Donald Trump y esa conseja mentirosa que repiten desde CNN en español e inglés, para que otros estúpidos, desde la ignorancia aprendida, repitan que el voto latino o de los de habla hispana decidirá quién gana las elecciones presidenciales estadounidenses, no se lo creen ninguno de los dos candidatos en pugna.

La una, porque lo repite hasta el cansancio, como estrategia comunicacional, para dar la falsa sensación de fuerza y apoyo que remolque al escéptico electorado que no cree en la clase política y estimule al otro electorado al que le repugna lo corrupta, falsa y desalmada mujer, causante de tantas muertes por el mundo.

El otro, sabe muy bien de la mentira del cuento del voto latino, porque entiende claramente que en EEUU hay una inmigración controlada, que nunca será determinante para variar las tendencias electorales que puedan poner en la White House a  alguien de su interés, razón por la cual Donald Trump, con su falsa irreverencia, su procacidad y lenguaje directo, ofende a los latinos al decirles sus verdades, aunque dolorosas, además de amenazar con el gran muro que los mismos mexicanos pagarán, estrategia que ha hecho que el puritanismo y retroconservadurismo estadounidense vuelvan su mirada sobre Donald Trump, cuya figura extravagante refleja la esperanza mesiánica de amparo, seguridad, protección y riqueza, contra el default maquillado conque ha gobernado el endorracista Barack Husseín, que -entre otras razones- está apurado en derrocar al presidente venezolano Nicolás Maduro y, así, apoderado del petróleo, el coltán y otros recursosnvenezolanos, poder cubrir sus déficits fiscales del parasitario imperio.

En cuanto al resto del mundo multicéntrico y pluripolar, en este aquelarre electoral, con tantas propuestas de albañal, nos corresponde: disponernos a gozar una esférica con las salidas audaces y del realismo inusitado que afloran, en el  reallity show de Donald Trump; ver cómo el FBI está decidido en no dejar que la señora Hillary sin apellido propio retorne a la Casa Blanca con su sátiro y genital marido; ligarla a que gane el peor o la peor, de ellos dos; y prepararnos para enfrentar la seguidilla de guerras y hechos genocidas que se disponen a ejecutar por el mundo, con las hienas imperiales europeas y su servidumbre latina protoyanqui.

Prof. Luis Pino

@l2pino2


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.