Golpe Económico de Alemania contra Grecia

El candado se ha vuelto a echar. Alemania quiere esta UE y no otra. Y no tolera ni permite que nadie le lleve la contraria. Por ejemplo, cuando en el año 2005, el pueblo francés y holandés rechazaron el Tratado Constitucional, Alemania se las ingenió sacándose de la manga un Tratado de Lisboa que sustituía el anterior pero sin necesidad de verse sometido al voto popular. En relación a lo de cumplir las reglas, tampoco es que Alemania sea el ejemplo a seguir. Las reglas sólo sirven siempre y cuando no sean de obligado cumplimiento para ella misma. Por ejemplo, Alemania sigue sin cumplir el limite establecido (en los Procedimientos de Desequilibrio Macroeconómico) por la propia UE en relación al superávit por cuenta corriente. Nadie puede decir nada; nadie puede alzar la voz. Este límite debería ser tratado de la misma forma que se trataron los déficits de los países del sur en otras variables económicas porque tanto uno como otro son amenazas para la estabilidad de la Eurozona. Pero no. Esto es pasado por alto porque es Alemania quien decide qué y cómo se penaliza en el seno de la UE. Otros ejemplos son las 14 veces que la misma Alemania ha incumplido los límites de déficit (3% del PIB) o deuda (60%), que establece el Tratado de Maastricht, entre 2000 y 2010. Pero tampoco pasa nada…

Golpe Económico de Alemania contra Grecia

 

En estos años, Grecia le venía dando demasiados dolores de cabeza, y por eso esta vez Alemania se ha empeñado a fondo para que no haya nunca jamás ninguna vuelta atrás. La irreversibilidad de la zona euro ha de ser lograda cueste lo que cueste. Ya en el año 2011, el que era Presidente griego, el socialista Papandreu propuso que los ciudadanos griegos se pronunciarán en referéndum sobre el segundo rescate aprobado por Bruselas, que ascendía a 130.000 millones de euros. Pero Alemania por ese entonces no dejó que eso llegara a su término. Su presión logró desconvocar la consulta popular. Eso de consultar al pueblo no está bien visto por la democracia made in zona euro. Alemania se impuso en Grecia y avisó a navegantes europeos que las consultas, las justas, o a lo sumo, se permiten sólo aquella consultas que tengan que ver con derechos y libertades civiles pero que no afecten al ámbito de lo económico. En la economía, el barco lo pilota Merkel conjuntamente con el sector financiero. A esto, luego le llaman “decisiones técnicas” a pesar que sea el fiel reflejo de la política en el estado puro. Unos pocos queriendo diseñar cómo organizar la casa-Europa sin permitir que la periferia opine. Y si opina, como así lo ha hecho el pueblo griego en su último referéndum, pues entonces, que su opinión no valga ni un pimiento.

Salir del euro tiene tanto costes ahora como los de quedarse

Alemania presionó para evitar que Tsipras preguntara a su pueblo; no lo logró y esto no le gustó. Pero esperó con la suficiente paciencia que le da tener la sartén europea por el mango. Alemania sabía que dentro de la zona euro la negociación tenía un margen excesivamente estrecho. La construcción de esta UE es un cerrojo en sí mismo; todo por afuera, nada por adentro. Lo de adentro, lo decide Alemania. Y así ha sido. Grecia, con el pueblo griego a su favor, pretendía poner encima de la mesa el siguiente trato: reestructuración de la deuda a cambio de aceptar algunas recetas de la política económica neoliberal. Por teoría de juego se sabe que solo es valida aquella opción que es verdaderamente creíble. Quizás sea ésta la razón de la dimisión de Varoufakis; él sabía que dentro de la zona euro no había propuesta en firme y creíble por parte de Grecia que no fuera la de aceptar lo que impusiera Alemania. En relación a la posible salida del euro, el mismo ex ministro de finanzas griego reconocía en su último artículo en The Guardian que “a falta de una infraestructura real para gestionar una inmediata salida, el Grexit sería como anunciar una enorme devaluación con 18 meses de anticipación: una receta para la liquidación de todo el stock griego de capital y su transferencia al exterior por todos los medios disponibles”. Esto es, que salir del euro tiene tanto costes ahora como los de quedarse. Encrucijada perfecta nuevamente made in zona euro. El acuerdo de Alemania, de lo tomas o lo dejas, exige a Grecia un fondo de 50.000 millones de euros a partir de las privatizaciones, subir el IVA para alimentos y otros bienes, congelar pensiones y aumentarlas a los 67 años, reforma del mercado laboral y seguir reduciendo la administración pública. Esto le permitiría un rescate de 86.000 millones de euros (a favor de los acreedores de la deuda griega), que nada tiene que ver con la reestructuración pretendida desde el país heleno (que ha quedado para conversar en Octubre, esto es, la nada misma).

El estado-nación llamado Alemania impone su modelo: un esquema supranacional europeo a su merced que le permita competir en plena transición geoeconómica hacia un mundo multipolar. La única alianza sin nacionalidad permitida casa adentro es aquella que existe en el plano de las transnacionales con casa matriz en la UE. Ese pacto está bien sellado por todas las grandes empresas privadas europeas, y en él, no tiene cabida el pueblo griego ni sus derechos sociales. Así que bajo esta Unión, por ahora, no hay nada que hacer; a pesar de su legitimidad, los votos no tienen potestad legal suficiente para revertir este negocio financiero.

La lección es contundente. Alemania jugó a sabiendas que ganaba porque sabía que Grecia no iba a poner encima de la mesa la salida del euro. Como se conocía que Grecia quería quedarse adentro, entonces esto significaba negociar con las cartas desigualmente repartidas. Tsipras ganó en casa por goleada en votos pero perdió afuera donde manda el poder financiero. Siendo así, ya es hora de discutir seriamente sobre aquello que llaman democracia y no parece serlo.

Perfil del Bloguero
Es Doctor en Economía de la Universidad Autónoma de Barcelona, con PosDoctorado en Economía en Universidad Laval (Canadá). Director del Centro Estratégico Latinoamericano Geopolítico. Profesor Universitario Posgrado en FLACSO (Ecuador), Universidad Andina y UMSA (Bolivia), Universidad Hermosillo y UNAM (México), Universidad Pablo de Olavide de Sevilla (España), Universidad Santa Marta (Colombia).
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.