Estado de excepción inédito

Frente a las arremetidas de Estados Unidos de Norteamérica (EEUU), cuyo Gobierno genocida conduce Barack Husseín Obama, causando todo tipo de daños en la región latinoamericana y caribeña, directamente y por intermedio de las burguesías nacionales, acostumbradas al parasitismo a costa de la  explotación de los pueblos, el gobierno que preside Nicolás Maduro, en uso de las atribuciones constitucionales, contempladas en los artículos 337, 338 y 339, ha decretado el “Estado de Excepción”.

Antes de que llegara la revolución bolivariana, socialista y chavista, de la mano del Comandante Hugo Chávez, en Venezuela se vivía una gran crispación social.

 

Con la particularidad, única en el mundo, de que sólo la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (CRBV: 2000), aprobada en diciembre de 1999, luego de una Constituyente y un Referendum Popular, contempla el estricto cumplimiento de los Derechos Humanos, hecho inédito, lo cual no significa una excusa para asesinar, ni escamotear la paz, ni la democracia, pero tampoco significa, que ante las amenazas y agresiones internas y externas, el gobierno revolucionario no apele al uso de  la fuerza, en defensa del Pueblo venezolano, la soberanía nacional y la “democracia” en su sentido revolucionario, el que está en las antípodas del concepto manipulado y opresivo que quieren imponer, a sangre y fuego, los artífices de la violencia y la guerra en el mundo, es decir, quienes gobiernan EEUU, con el cómodo celestinaje de su pueblo.

Antes de que llegara la revolución bolivariana, socialista y chavista, de la mano del Comandante Hugo Chávez, en Venezuela se vivía una gran crispación social y una constante guerra no declarada, entre el gobierno de esa época, el que violando toda convención internacional y todo derecho humano, mantenía a la población a raya, sobre la base de la muerte, represión y explotación social, con una clase privilegiada de parásitos pseudoempresariales, quienes a cambio de sus servicios al gobierno estadounidense y de la entrega de nuestros recursos energéticos y minerales, entre los que destaca el petróleo, eran sostenidos como caporales del imperio, con prebendas compartidas con sus títeres gubernamentales, hasta que el Pueblo hastiado se rebeló y emancipó, de la mano de líderes revolucionarios nacidos de su seno, lo que derivó en la asunción al gobierno del Pueblo, es decir, del Poder Soberano, también, de manera inédita,  con Hugo Chávez y ahora, con el obrero, Nicolás Maduro, a quien quieren derrocar en lo inmediato posible, previo un conjunto de sabotajes, agresiones, asesinatos selectivos de chavistas, guarimbas coordinadas con autoridades universitarias y desde las universidades que controlan de manera amañada los rectores de la derecha, paramilitarismo organizado con Álvaro Uribe Vélez y la complicidad oculta de Juan Manuel Santos, boicot al sistema de seguridad nacional, guerra económica desde diversas vertientes, boicot a los precios del petróleo para quebrar la economía venezolana, financiamiento desde el Departamento de Estado y su Embajada en Caracas, para que la derecha golpista adquiera armas, drogas, placeres, movilización y compra de conciencias, que puedan ayudar a la desestabilización en Venezuela, amén de la llamada “Executive Order” u “Order Ejecutiva”, con la que cínicamente Barack Husseín Obama, asesino, es decir, el  genocida usual, ha declarado al gobierno venezolano, porque ellos creen que tienen la bendición de sus dioses, a cuenta de que el infeliz y racista Cardenal venezolano y el actual Nuncio Apostólico en Venezuela, junto con una mayoría de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV)están colaborando activamente para derrocar a Nicolás Maduro, con la única promesa a los ingenuos, de que ellos harán que el Papa Francisco canonice como “santo” al médico José Gregorio Hernández, apenas caiga Nicolás Maduro, para así, “renovar la fe del pueblo venezolano”.

En fin, las agresiones y el boicot, con la manipulación de las instituciones en varios países de la región, apoyados en las estrategias de la Guerra de IV Generación, con sus medios palangristas, han permitido el reacomodo de gobiernos corruptos y fascistas, con la mentira y la manipulación, como ha sucedido en Honduras, Paraguay, Argentina y, ahora, en Brasil, lo que implica, el cerco las liquidar los BRICS, la ALBA-TCP, la UNASUR, la CELAC y PETROCARIBE, lo que significa el aborto del nuevo mundo multicéntrico y pluripolar, para la resurrección del imperialismo opresor del viejo mundo unipolar.

Por ello, también, para preservar la ignorancia aprendida, les urge, en esta era mediática, liquidar del espectro radioeléctrico, tanto a Rusia Today, como a TeleSUR, como blackout comunicacional que les permita seguir engañando y seguir recolonizando. En el caso de TeleSUR, cuanto más cerco y ataques esta recibiendo, para que no muestre la verdad continental, más se aferra el Pueblo inerme a ella.

Ante tanta amenaza usual, el deber cumplido y en ejecución del Presidente Nicolás Maduro, es y sigue siendo, proteger al Pueblo, de todas las agresiones que EEUU y sus bufones criollos arremeten contra la Patria de Bolívar y Chávez, en su afán de apoderarse de la Patria Grande, en su conjunto. Y, pese a las mentiras mediáticas, con su ignorancia aprendida, las calles venezolanas, todos los días muestran al Pueblo noble y de buena voluntad, marchando en apoyo al Presidente Nicolás Maduro. En Brasil, el Pueblo está inquieto por el Golpe Parlamentario contra Dilma Rousseff. Ante la violencia de esa derecha golpista, nada exime la violencia del Pueblo oprimido y agredido. De ese tipo de lacras golpistas, nos ampara el Presidente Nicolás Maduro, en el marco constitucional, de manera inédita en el mundo.


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.