Dos hijos de Chávez y Fidel, entre otros

En esta fecha de fiestas decembrinas, indiferentemente de la religiosidad o devoción y del ateísmo que nos envuelva a otros, viene a nuestra mente el recuerdo de personas amadas y muy nuestras o cercanas, en las que imagino que así como yo lloro por la muerte de mi papá Luis y me desgarro de dolor por mi hijo Alejandro, mi Ale, así también, muchas y muchos lloran y recuerdan a los suyos, aunque nos reconforta la alegría de gente tan bella y buena que nos rodea, así como, inevitablemente, al sentirlos como muy nuestros, extrañamos a dos grandes hombres que sembraron alegría y sonrisas en niños y adultos, al hacernos un mundo posible y mejor.

La inversión social aumentó 71,4 por ciento, acotó el jefe de Estado venezolano.

Me refiero al Comandante Fidel Castro, con su desinteresado internacionalismo y el maravilloso ejército de paz y vida que han llevado salud por doquiera, en este planeta y el Comandante eterno, Hugo Chávez, nuestro hijo de Sabaneta que le dio esperanza y vida a los pobres de esta tierra de gracia y siempre hacedor de la Patria Grande.

Ellos dos, Castro y Chávez, no en vano pasaron por entre nosotros, sino que dejaron un gran legado, que se multiplica y rehace en mujeres y hombres, que hacen posible la obra revolucionaria y hacen realidad el buen vivir y vivir bien, que a fin de cuentas, era la preocupación de esos dos gigantes que se atrevieron a rasgar el velo de la historia y trastocaron todo orden establecido por la opresión, para darnos una Patria mejor.

Mencionar a estas hijas e hijos haría difícil el avanzar en este escrito porque han florecido, desde una relación amorosa y filial de éstas y estos, entre los que, por afinidad o cercanía, me detendré en un breve balance de dos de ellos.

El primero, al que apenas conocí en dos o tres contactos fugaces, era ese muchacho de mirada vivaz y siempre alerta, cuando era un fogueado dirigente sindical en tiempos difíciles y cuando desde los gobiernos de la IV República perseguían a la izquierda, nada más y nada menos, ya éste era miembro del Sindicato del Metro de Caracas, a donde llegó y alcanzó posicionarse, gracias a su temple, lo que años más tarde me llevó a reflexionar y estar convencido del porqué el Comandante Hugo Chávez dejó en sus manos tan grande y difícil tarea de llevar adelante la revolución y el gobierno, desde la presidencia de la República.

Se trata pues, del obrero Nicolás Maduro, quien desde el 2013 ha tenido que enfrentar toda una batería de ataques y traiciones, desde los centros del poder controlados por el gobierno estadounidense hasta los cotidianos que día a día ha ido desmontando entre los criollos apátridas que han forzado por su salida, vivo o muerto.

Pues bien, después de las elecciones de diciembre del 2015, como consecuencia de la sistemática guerra económica de la derecha, la revolución sufrió un revés con el objetivo de esa derecha de sacar a Maduro, por los medios que fueren, unos amenazando desde la instalación de las sesiones de la autodisuelta Asamblea Nacional (AN), mientras otros insistían en estrangular económicamente al Pueblo y, así, culpar a Nicolás Maduro de la crisis, que sería difícil de paliar con una caída estrepitosa de los precios del barril del petróleo, gracias al fracking y venta de crudo robado por el gobierno que aún preside Barack Husseín Obama, junto con el ISIS.

Resultó que Nicolás Maduro se ha dedicado a proteger al Pueblo de todo ataque económico y ha evitado que la derecha que controla y es dueña del noventa por ciento (90%) del aparato productivo nos mate de hambre con su desabastecimiento programado, especulación y usura, además de la aberración que inventaron con la llamada Dólar Today, con dólares robados por Fedecámaras-Venamcham. A estas alturas la mayoría clientelar, a la que no le importa ninguna ideología y no le interesa un rábano el socialismo chavista del siglo XXI, ahora entiende que esa clase política opositora de derecha los estafó.

Y, como si fuese poco, Nicolás Maduro ha dedicado todo su esfuerzo en alcanzar, desde la OPEP y con los no OPEP, precios justos del barril, liberando al cártel de la OPEP de la dictadura hegemónica y adocenamiento impuesto por el gobierno estadounidense. Esto augura mejores condiciones económicas, no sólo para Venezuela, sino también para los países miembros de la CELAC, la ALBA-TCP, UNASUR y PETROCARIBE, mientras que el MERCOSUR, a partir de ahora, pasa a convertirse en un instrumento político de boicot y chantaje de la derecha, en manos de Mauricio Macri, como presidente Pro-Tempore.

Aún con todas las dificultades, el balance de gestión y de asunción de las riendas de la revolución bolivariana, socialista y chavista en manos de Nicolás Maduro, no puede ser mejor, al derrotar las mafias transnacionales y criollas e impulsar al país hacia un nuevo modelo de desarrollo productivo, lo que derivará en riqueza productiva.

El segundo de los mencionados o referidos en este breve balance, también hijo de estos partero de la historia, Castro y Chávez, lo encontramos en cada pueblo de nuestra geografía venezolana, en donde podemos encontrar, por ejemplo, al gobernador del Estado Bolivariano de Mérida, mejor conocido como Alexis Ramírez o Ramón Alexis Ramírez, un muchacho del Sector Los Pepos de Santa Cruz de Mora, a quien tuve el privilegio de conocer cuando apenas era un niño, monaguillo que andaba siempre pegando carreras y jugando con otros niños, mientras escuchaba ideas y reflexiones de curas influenciados por la Teología de la Liberación, los que le enseñaron la opción preferencial por los pobres y el camino hacia la emancipación de nuestros pueblos.

Ese niño gocho y pueblerino de Santa Cruz de Mora, huérfano ya de papá, con la entereza de su mamá y su dedicación, fue a la universidad a hacerse geógrafo mientras era arrastrado por el huracán llamado Hugo Chávez y se iba formando en las luchas estudiantiles, llevando el coñazo parejo de esa derecha fascista opositora que lo ha odiado hasta el sol de hoy, porque Alexis se ha convertido en uno de los hijos de Chávez y hermano menor de Maduro, que defiende a los pobres y a la familia merideña al riesgo que sea.

Así, entre golpes y porrazos, el geógrafo adulto se hizo gobernador del Estado, llevado a la primera magistratura regional de la mano de los pobres y campesinos, a pesar de la hermética, goda y cretina aristocracia citadina, que brama y berrea al escuchar su voz altanera, que gobernando y luchando, como para miccionarles el terreno, regresó a las aulas de la aristocrática y medieval ULA, de donde egresó como Magister Scientiae, sin importarle que un fanático atentara contra él en pleno acto de grado y en medio de tanto opositor guarimbero, entre los que destacaba el Rector saliente que quiere ser gobernador porque siente que él sí tiene el pedigrí que el sato de Aleisi no tiene.

Esto ha significado que este joven reseñado por Wikipedia y Google como el Satán y terror de la godarria andina, se haya convertido en el ángel guardián de los pobres, de los campesinos, de los productores del campo, de los enfermos de cáncer, de los estudiantes, de las putas, de los homosexuales y de todos los pretéritos e inermes, quienes día a día, son emancipados en Alexis, siguiendo el ejemplo del Comandante Fidel Castro y del Comandante Hugo Chávez y poniendo en práctica las directrices en un solo gobierno con Nicolás Maduro y subordinado a sus orientaciones.

Pese a tantas adversidades y a la guerra económica bestial que libra la derecha fasciogolpista contra el Pueblo, en Mérida, por decir de uno de nuestros pueblos, al igual que en el resto de nuestros pueblos, se hace sentir la acción de los hijos de Chávez y de Castro, lo que indica que estos gigantes no han arado en el mar. Y así, como estos dos hijos de Chávez y de Castro, hay cientos y millones como ellos, para todas las batallas políticas que nos quedan por librar. ¡Bienvenido el año 2017!

Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.