Daniel Devita: “Mis canciones son para Magnetto, porque Macri es una anécdota”

Doble D es el nombre elegido hace diez años por Daniel Devita, que hoy tiene 24, para iniciar su camino en la música. Sentados en el bar del Hotel Bauen un día frío y brumoso de julio, Notas conversó sobre esta década de trabajo en la que produjo seis discos y, en particular, sobre este momento, el de mayor difusión de su carrera, cuando sus videos contra Macri se volvieron virales.

Daniel Devita: “Mis canciones son para Magnetto, porque Macri es una anécdota”

- ¿Cómo empezaste a hacer rap?

– De chico me gustaba mucho escribir, eran cosas que volcaba en el papel sin mucho formato. Cuando empecé a escuchar cosas de rap en el colegio, que me pasaban mis compañeros, de golpe me dije: “Mirá, todo esto que venía amontonando, en esto encaja”. El rap es tan abierto a la hora de expresarte, podés usar tantos recursos, que podés citar un episodio de la mitología griega y después usar una metáfora y darle un color re profundo y tirar una puteada o usar una expresión más coloquial. En una canción podes mezclar un montón de cosas, un montón de formas de narrar. Eso es lo que me interesó y me fui metiendo.

De golpe te vas dando cuenta los recursos que podés usar. En otra época podías decir “es un monstruo grande y pisa fuerte” y en esa frase tenías un peso y una contundencia enorme.

Antes te prohibían, o por decir ciertas cosas te secuestraban, te desaparecían. Hoy por hoy, con el bombardeo mediático, lo que hacen es taparte de veinticinco millones de informaciones y vos quedás con dos o con tres. Entonces, en esa cantidad enorme de noticias vacías que te aplastan, el rap lo que tiene es eso de redoblar la apuesta, ser más confrontativo, usar lo explícito. Y no perder lo poético, porque también podes usar una metáfora para narrarlo y putearlo al final de la frase. Eso es algo que me atrapa del rap. Generalmente se conoce lo que sale en MTV, el morocho musculoso con cinco minas en un auto, pero los orígenes del rap, que son políticos y que son de lucha, se conocen muy poco.


- Respecto al contenido, ¿cómo te fuiste politizando? Tratás algunos temas de mucha actualidad, por ejemplo, previo a las elecciones presidenciales del 22 de noviembre, o este año con el rap de la visita de Obama.

– Fue un proceso. Creo que en estos años hubo mucha cobardía y me incluyo. Al artista no le gusta hablar de lo que no sabe, de lo que no entiende, o no puede definir a la perfección del todo. ¿Qué quiero decir? Es muy fácil tirar piedras a algo que está lejos: Estados Unidos, el imperialismo, algún político,

Obama, Bush, Menem. En la lejanía es muy fácil, a eso nos animamos todos. “¿Hacés rap político? Sí, porque hablo en contra del imperialismo, en contra de la derecha”, es sencillo.

Entonces, cuando en las elecciones del año pasado, después de la primera vuelta me di cuenta que había chances, y muchas, de que Macri terminara en la Rosada, me puse a pensar y como que me cayó la ficha de que durante nueve o diez años estuvimos tirándole piedras a conceptos, a ideologías -la derecha, el imperialismo- pero no nos animamos, sin hacer propaganda política, a defender las cosas que estaban bien.

¿Por qué ningún artista -y me incluyo- utilizó su arte para bancar que volvía YPF? ¿Por qué ningún artista saltó a festejar que había 600 represores en cana? Si puteamos durante tantos años la impunidad, una vez que estaban en cana, ¿por qué no lo salimos a festejar? Me di cuenta que quizás habíamos sido demasiado silenciosos, muy vergonzosos, por miedo a equivocarnos, que es también un poco el concepto que nos pusieron los medios en este Boca-River: si estás a favor de algo, sos de ellos y tenés que estar en contra de todo para ser independiente. Entonces por miedo a que no te “tilden de”, no terminamos de apoyar esas cosas. Y viene este tipo, tranquilo, de su casa, caminando en chancletas y se sienta en la Rosada y hace todo este despelote.

Eso fue como una lección para mí, creo que para muchos artistas. Entonces, vamos a empezar a involucrarnos, a hacer rap político, un hip hop consciente, hablando de lo que pasa, vamos a meter un poco la mano y tratar de explicar con contradicciones, con errores. Te dicen: “El kirchnerismo lo tenía a Milani”. Sí, pero los 600 represores están en cana. Después, si está Milani lo podemos repudiar, nos juntamos y hacemos un escrache. Pero no es lo mismo que venga un tipo a indultarlos y los represores estén caminando en tu vereda.

- Más allá de la definición de intervenir en este sentido, hay una profundidad de análisis político, por ejemplo en el rap sobre el TPP (“Tratado No Pacífico”), por eso te preguntaba si participabas en algún espacio político.

– No, no participo de ninguna agrupación política, sí colaboro cuando a veces me invitan a dar una mano, porque esto es una construcción colectiva. Uno puede aportar pero a un todo, no solo. No tengo un origen de militancia política pero me gusta mucho leer, yo no terminé el secundario pero siempre me gustó estudiar. Cuando hay un tema que me interesa me gusta investigarlo, me interesa escuchar las distintas campanas. Hay que saber qué piensa la derecha, comparar, saber cuál es la estrategia del enemigo. Y tengo amistades y contactos con los que también discuto, con los que comparto distintas experiencias y me nutren, como la gente de “Sin TPP Argentina”, con quienes cocinamos los contenidos del tema que mencionás.

Y el hip hop es una de las herramientas que más me interesan, lo que tiene es que te podes permitir tirar citas. Por ejemplo, “tenemos que ser libres como dijo Fulanito”, entonces te pones a buscar quién era fulanito y empezás a conocer más. Creo que es importante ir tirando esas pequeñas semillas de conciencia.

Mis canciones son más para Magnetto que para Macri, porque Macri es una anécdota. Duran cuatro años, duran ocho, este tipo no creo que dure ni cuatro. A los eternos -el poder judicial, el mediático-, a ellos no los elije nadie. No hay democracia en la justicia y no hay democracia en los medios. Por eso insisto que el enemigo no es Macri, es la carita de ahora. El enemigo son los poderes concentrados extranjeros y la oligarquía nacional.

- Me imagino que el 9 de julio  el discurso de Macri te debe haber dado bastante material. ¿Se viene el rap de la angustia, o algo así?

– Esta gente te da material todos los días. Nos pasó cuando sacamos la trilogía de los globos, que cada vez que lanzábamos un clip a los dos o tres días decían una barbaridad y daban ganas de hacer otra cosa. Ahora tratamos de ampliar, salir un poco de la figura de Macri, agrandar un poco el zoom y verlo un poco en perspectiva, empezar a ubicar la coyuntura política actual en un contexto internacional e histórico.


Estas últimas semanas fueron tremendas: revientan la redacción de un diario y la policía en vez de escoltar a los trabajadores, escolta a la patota y no pasa nada. Se invita para el 9 de julio al rey de España y no pasa nada. Mauricio Macri dice que los libertadores deberían tener ¡angustia! y no pasa nada. Todo es un material que se va acumulando. Lo de Tiempo Argentino me movilizó un montón, hay que hablar de la censura y contar estas cosas. Hay que ver cómo escandalizaban pavadas el año pasado y este año las barbaridades pasan como pancho por su casa.

También el 9 de julio dijo que cada vez que un sindicato reduce una jornada laboral, está mal. Y eso está orientado al TPP, a naturalizar que la vida sea cara, que la vida sea difícil, que el trabajo sea cada vez más arduo y a tener cada vez menos beneficios. La idea de mis letras es poner al macrismo en un contexto más general. Ojalá que mi trabajo sirva para aportar un granito de conciencia.


Fernando Vicente Prieto – @FVicentePrieto

Fuente: Notas.org.ar


teleSUR no se hace responsable de las opiniones emitadas en esta sección


Perfil del Bloguero
Periodista argentino. Corresponsal en Caracas de Notas – Periodismo Popular y colaborador en otros medios de comunicación. Sus textos y fotografías se han publicado en periódicos, revistas y sitios web de América Latina y Europa. Desde enero de 2013 hasta abril de 2014 fue productor y editor de noticias en ALBA TV. Actualmente, además de la corresponsalía en Notas.org.ar, integra el equipo de comunicación de ALBA movimientos y participa en el proyecto "Crónica de Comunas".
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.