Brutal guerra económica contra Venezuela

No hemos sido pocos los que hemos venido alertando y denunciando las manifestaciones brutales de esta última arremetida económica contra Venezuela, cuyo único fin es el de derrocar al Presidente Nicolás Maduro y  liquidar todo vestigio del chavismo, que es lo mismo que decir, el socialismo bolivariano que nos enseñó  y dejó como legado el Comandante Hugo Chávez, indudablemente, influenciado e inspirado en el pensamiento del Comandante Fidel Castro. 

Brutal guerra económica contra Venezuela

Pero, hay que ser justo en reconocer, que mucho mayor ha sido el esfuerzo del obrero, Nicolás Maduro, quien desde que asumió la presidencia de la República ha tenido que enfrentar todos los embates, en los que de una y otra forma, ha defendido a la clase trabajadora y a la familia venezolana de esta guerra económica, que se expresa en la escasez deliberada de alimentos y productos, concretamente, en el desabastecimiento programado, en la hiperinflación “provocada”, no “inducida” como algunos genios la llaman para no atribuir culpas con nombre y apellido y en el caos en la burocracia del Estado, que sectores chulos adversos al proceso de cambio buscan generar para hacer implosionar las instituciones, todo ello, con relativo éxito, tanto, que a pesar de que el presidente Nicolás Maduro ha aplicado medidas que solo protejan a la clase trabajadora, es decir, al Pueblo, muchos de las ciudadanas y ciudadanos le endilgan la culpa de esta guerra económica, de que falten los alimentos y productos, mientras celebran y adulan a sus verdugos, a sabiendas, incluso, de que un noventa y  dos por ciento (92%) de la producción está en manos del sector privado, específicamente, de Fedecámaras-Venamcham y de que los delincuentes que dirigen estas cúpulas pseudoempresariales se dediquen obsesivamente, al golpismo, para adueñarse del gobierno y de los recursos minerales, porque sus riquezas jamás las han perdido, sino que hoy gozan de mayor fortuna, porque esta guerra económica, también es lucrativa, mientras hacen que el pendejo sea hoy más pobre.

Ahora, en los últimos días, a propósito de que el gobierno logró cierto repunte económico, de que los precios del petróleo tienden gradualmente a su estabilización justa en los mercados internacionales y de que en cada región de la geografía venezolana empiecen a manifestarse acciones concretas para un proceso de industrialización no dependiente de la renta petrolera, sin que ésta última sea, gafamente, satanizada, los sectores más reaccionarios internacionales, con el gobierno estadounidense como director de orquesta, articulados con los oposicionismos más rancios venezolanos y ambiciosos de poder nucleados en el megapartido político de derecha, llamado MUD, han aplicado una estrategia de cerco, ataque y quiebre de la economía venezolana, desde grandes frentes, entre los que destacan: 

1. Boicot financiero al gobierno venezolano, con las calificadoras de riesgo, entre las que destacan Estándar and Poor’s, JP Morgan, las que califican negativamente al gobierno venezolano, a pesar de ser éste uno de los mejores pagadores de deuda externa y de compromisos contraídos, además del cerco y boicot bancario, tal y como hizo el CitiBank of America, el que estando al servicio del gobierno venezolano para transacciones comerciales, como intermediario bancario, no como acreedor, ni fiador, ni prestamista, le cerró todos sus servicios, para que el gobierno que preside Nicolás Maduro, no pudiera comprar, ni pagar alimentos para los venezolanos, lo que retrasó la llegada de alimentos, medicinas e insumos de materia prima y elaborada, boicot que el Presidente Maduro conjuró al lograr triangular con otros países, gobiernos y socios comerciales, no logrando el Citibank hacer su aporte efectivo para crear crisis en Venezuela.

2. Arremetida del mercado cambiario de divisas estadounidense frente al Bolívar, desde la plataforma Dollar Today, la que cuenta con el apoyo de los gobiernos del motolito de Colombia, Juan Manuel Santos y del endorracista saliente de la Casa Blanca, quien apura las condiciones para que la Executive Order se haga realidad antes de entregar al aventurero político del Ku kux klan. En esta arremetida buscan disparar aún más la hiperinflación, destrozar los aumentos salariales que decretó el Presidente Nicolás Maduro y hacer colapsar la economía nacional, en una especie de corralito, al estilo de la Argentina gobernada por Menen. 

Se hace necesario detenernos en esta aventura especulativa, para señalar que  la plataforma Dollar Today ha sido de gran efectividad para escoñetar la economía venezolana, en primer orden, porque todo el dinero y grandes masas de dólares que han movido para vender al precio que han impuesto arbitrariamente, ha sido robado al Estado venezolano, tanto por los llamados “empresarios” criollos, como por los banqueros, quienes –mediante la corrupción, propia de su parasitismo- se les permitió amasar inmensas fortunas, con empresas fantasmas, el guiso con las aerolíneas y agencias de viaje, la recolección  piramidal de los raspacupos y raspatarjetas que pusieron todos esos dólares en manos de banqueros y pseudoempresarios ligados al narcotráfico colombiano y del desvío de dólares preferenciales, para la compra de rubros no reportados al Estado y otra parte destinada a montar empresas en Panamá, Colombia, España y EEUU, en donde además, guardaron grandes sumas de dólares bajo el amparo de dichos gobiernos.

Con toda esa masa de dinero, los delincuentes de cuello blanco, además de ser  infinitamente milmillonarios, buscan terminar de liquidar la economía venezolana, imponiendo un vasallaje en el monopolio de esta divisa extranjera a los comerciantes, productores e importadores, quienes, sin escrúpulos tampoco, porque nunca han sentido la mano fuerte del Estado, le trasladan el precio al consumidor y usuario, hasta llegados al momento presente, en donde, también los pequeños comerciantes, productores e intermediarios, también son devorados por la hiperinflación. 

En definitiva, con las reglas especulativas y el monopolio de una clase ladrona de banqueros y pseudoempresarios, el Estado venezolano no  está en capacidad de competir, ni debe doblegarse a ellos, ni entrar en las falsas reglas de las mal llamadas “leyes naturales del mercado”.

Por otra parte, autocríticamente, hemos de reconocer que desde el gobierno nacional, han predominado los genios que han aconsejado atacar las lacras del capitalismo con las mismas armas del capitalismo y con guantes de seda, por aquella vieja conseja del poder sobrenatural de los “Amos del Valle”, los que, como verdugos, no tienen, ni tendrán clemencia, hasta liquidar al chavismo y defenestrar a Nicolás Maduro, además de que esta maniobra los ha hecho híperpluscuammillonarios, con total impunidad, más allá de la denuncia y las fintas de arengas, las que también están irritando al Pueblo, por tanta impotencia ante esos poderosos ladrones causantes del desmadre económico, que se vive en cada hogar venezolano, mientras no pasamos de la anécdota y de echarles dedos. Prueba de esto, es que Lorenzo Mendoza y sus cómplices, todavía se pavonean y carajean a todos los venezolanos, impunemente.

En todo caso y desde cualquier perspectiva para abordar y enfrentar a las lacras que fuerzan por liquidar al gobierno en esta brutal guerra económica, entre otras medidas que adelante el gobierno de Nicolás Maduro, pudieran considerarse:

1. Meter presos y confiscar las propiedades de empresarios, banqueros y cualquier particular que esté incurso en el negocio del Dollar Today y de cualquier tipo de transacción milmillonaria bajo este signo especulativo;

2. Relevar a quienes dirigen la SUNDDE, dada su expresa incapacidad, para así, inmediatamente, adscribirla y ponerla bajo el control de la clase trabajadora u obrera organizada, otorgándole mayor poder que el que cuenta la actual SUNDDE;

3. Ordenar al Banco Central de Venezuela (BCV), redimensionar los mecanismos de concreción del Sucre como moneda virtual y para intercambios comerciales, que supere el actual saludo a la bandera inoperante que existe con este tipo de moneda virtual, además de promover su agilización y dinamismo, entre los países miembros del MNOAL, la ALBA-TCP, la CELAC y de la UNASUR;

4. Acelerar y activar una reconversión monetaria, quitando tres ceros a la moneda actual, sin desgastarse en emitir papel moneda de más alta denominación, porque este último mecanismo favorece, ingenuamente, más a la especulación y usura, que a los ciudadanos;
5. Junto con la reconversión monetaria, declarar un período especial de congelación y reajuste de precios justos al cambio oficial de divisas;

6. Otorgar mayor poder político-económico a los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), amparados en la Constitución y en las leyes del Poder Popular del 2010, sin encasillarlos a un decreto o camisa de fuerza como pretenden hacer desde la autodisuelta Asamblea Nacional, en desacato y contumacia;

7. Importar todo cuanto sea posible, desde ya, hasta transcurrido el primer trimestre del 2017, sin intermediación, ni dependencia de la empresa privada;

8. Reforzar el presupuesto de las gobernaciones para ser destinado a la creación y promoción de empresas del Estado y mixtas, además de facilitar mecanismos de adquisi8ción de divisas extranjeras (Yuanes, Rublos y Sucres), como mecanismos de estímulo a los intercambios, que nos permitan adquirir parques industriales, tecnología y transferencia de conocimiento, con una meta nacional y regional de activación de empresas en el primer trimestre del año 2017;

9. Radicalizar a lo interno de la República, de manera concreta, el socialismo bolivariano y chavista, a partir de la promoción de nuevas formas de producción que superen el capitalismo, a la vez que, romper relaciones, suspender acuerdos comerciales, petroleros y de otros tipos, con los países que hoy están comprometidos en todas las formas de boicot económico contra la República Bolivariana de Venezuela.

Como diría el cantor del Pueblo, Alí Primera, “no basta rezar”, ni basta con caerle a sombrerazos a los causantes y beneficiarios de esta brutal guerra económica. Ojalá, el enviado papal, en su próxima visita a Venezuela, sea menos irresponsable, como lo fue la primera vez que vino al país y en menos de veinticuatro horas diagnosticó hambruna y crisis humanitaria de medicinas, para congraciarse y darle un espaldarazo a los oposicionismos de la MUD y a la Conferencia Episcopal Venezolana, porque eso estaba fríamente calculado. De ser así, su mediación pudiera servir para que esa oposición golpista se arrepienta y abandone la brutal guerra económica contra el pueblo. Y si esta forma de violencia económica sigue, en un lapso perentorio, muy corto, nos queda a las personas de buena voluntad,  defendernos, con las armas a las que hubiere lugar. “Que nadie se equivoque”.

Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.