Argentina: ¿La Universidad Pública Bajo Amenaza?

22 de noviembre aniversario de la gratuidad de los estudios universitarios.

Argentina: ¿La Universidad Pública Bajo Amenaza?

Una Universidad Pública y Gratuita debe ser, también, usina critica del universo teórico-metodológico existente. Debe ser el pueblo convertido en Universidad armado con metodología para la intervención y también debe ser acción defensiva porque hoy como nunca peligra su sobrevivencia ante los acechos del capitalismo que sobrevuelan como buitres. También existe una contienda epistemológica entre “dos mundos” porque existe una tensión económica y política de clases en cada una de las tareas donde no existe la ciencia “a-sexuada”, incolora, neutral. Sépase que el neoliberalismo amenaza. Nadie se dé por sorprendido.

Es verdad que las Universidades Públicas se deben un debate crítico y autocrítico permanente, que es exigencia concreta y necesaria, en medio de la crisis que atraviesa el sistema capitalista. Crisis que es el producto de la contradicción entre el Capital y el Trabajo; es decir, entre la explotación y el enriquecimiento ilimitado de una minoría parásita que ostenta las armas y la propiedad del Capital contra una mayoría oprimida que se ve obligada a buscar sus fuentes de vida en el Trabajo al servicio de ese Capital.

Estudiantes, docentes, administrativos… y todos aquellos que sostienen a las Universidades Públicas, directa o indirectamente, han de saber que la investigación, la docencia, la divulgación deben estar para servir para la solución científica de los problemas que aquejan a la humanidad. Que se debe forjar científicos con convicciones éticas intransigentes para poner sus conocimientos al servicio de la sociedad y poner compromiso y esfuerzo para superar los atrasos y lastres que nos aquejan es decir: la pobreza, las enfermedades, la corrupción, el crimen, la desigualdad y la usurpación –incluso- de los conocimientos científicos que se saquean para beneficio comercial de unos cuantos.

Pero ese proyecto está bajo amenaza. Lo que han avanzado las Universidades Públicas, democratizándose y democratizando a los pueblos, está bajo la mira de los esbirros del neoliberalismo hambrientos de negocios y de mano de obra capacitada y servil. La idea dominante es condicionar a las Universidades con la propia crisis del capitalismo y venderlas al mejor postor monopólico determinado por la ganancia para usarlas contra los trabajadores. No hay científicos ni intelectuales inmunes, aunque muchos se asuman como indiferentes o den por superado todo vínculo con la realidad que los rodea, las amenazas del capitalismo son cada día más crudas y reales. No vale la “objetividad” ni la “neutralidad” de ese pensamiento avestruz que dice defender a las Universidades Públicas mientras hace guiños a los comerciantes de saberes.

Las Universidades Públicas deben ser el pueblo que toma forma de investigaciones científicas, de enseñanza y de divulgación cultural. Abiertas, democráticas, universales y dinámicas. No un “ideal formativo” parcelado y abstracto, de espalda a la sociedad. La amenaza neoliberal quiere tomarse revancha y someter a las Universidades a un tipo de saber mercenario que sólo sirve al sector poderoso que puede financiar el desarrollo de una ciencia negociable como botín de monopolios. Debemos comprender por qué el mundo está como está. Ayudarnos con todos los conocimientos científicos, aprovechar el trabajo de muchos universitarios honestos que con su esfuerzo y experiencia han aportado herramientas de análisis y de transformación científica de la realidad.

Una corriente pensante nada nueva, recorre las Universidades Públicas de todo el mundo. Incluye a profesores, trabajadores no docentes, investigadores y alumnos. Cada vez son más los universitarios que luchan por liberar a la Ciencia de toda esclavitud al servicio de los monopolios. Sólo una Universidad Pública puede desarrollarse como herramienta de acción con  pensamiento y e investigación libre, creadora de teorías, prácticas, ciencias y artes. Una lista larga de problemas y de taras debe superarse al calor de la ciencia y la honestidad política pero ese trabajo no puede ser realizado por los agentes externos del neoliberalismo sino por las fuerzas democráticas de las Universidades desde adentro y desde su raíz que es el pueblo mismo que las sostiene.

Desde la Universidad Pública, los docentes y estudiantes deben devolver a la sociedad la inversión que ésta hace para formar profesionales. Debe existir un retorno en investigaciones, trabajos de campo, desarrollo tecnológico, etc. que beneficie a la sociedad toda. Esto requiere lucha y requiere militancias científicas permanentes.  

Hay que emancipar a las bases materiales que harán posible la unidad de teoría y práctica indispensable para la humanización del hombre con ayuda de las nuevas Universidades Públicas. La verdadera defensa de la Universidad Pública exige garantizar la estatización del conocimiento y su democratización con planificación en todas las disciplinas científicas jerarquizando las ramas más necesarias y urgentes para el desarrollo económico y social. La Universidad Pública debe ser sustentada económicamente por el Estado nacional y debe ser defendida de los ataques del neoliberalismo que hoy mueve a sus peleles con alas de fondos buitres. 

Perfil del Bloguero
Fernando Buen Abad Domínguez es mexicano de nacimiento, (Ciudad de México, 1956) especialista en Filosofía de la Imagen, Filosofía de la Comunicación, Crítica de la Cultura, Estética y Semiótica. Es Director de Cine egresado de New York University, Licenciado en Ciencias de la Comunicación, Master en Filosofía Política y Doctor en Filosofía. Miembro del Consejo Consultivo de TeleSur. Miembro de la Asociación Mundial de Estudios Semióticos. Miembro del Movimiento Internacional de Documentalistas. Miembro de la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad. Rector-fundador de la Universidad de la Filosofía. Ha impartido cursos de postgrado y conferencias en varias universidades latinoamericanas. Ha obtenido distinciones diversas por su labor intelectual. Actualmente es Director del Centro Universitario para la Información y la Comunicación Sean MacBride
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.