Acercamiento de Obama a Venezuela es promesa de borracho

Al gobierno bolivariano, socialista y chavista, que preside Nicolás Maduro, siempre lo ha caracterizado la búsqueda de buenas relaciones con el resto de gobiernos del mundo, en el marco del respeto mutuo y el amor por la paz.

Acercamiento de Obama a Venezuela es promesa de borracho

Prueba de ello es evidente cuando podemos revisar y encontrar que jamás, ni el  Comandante Hugo Chávez, ni el Presidente Nicolás Maduro  han estado incursos en nada parecido a alguna invasión o genocidio. Todo lo contrario. El gobierno venezolano siempre ha apostado por la paz, sobre todo, en medio de las diferencias, adversidades y los  sinsabores de los que los venezolanos hemos sido víctima o los agredidos.

Por ejemplo: el gobierno venezolano ha contribuído con los diálogos de paz, entre las FARC y el gobierno colombiano y entre el ELN y el mismo neogranadino, a pesar de las malsanas insinuaciones y declaraciones de Juan Manuel Santos al respecto, améndel  compromiso y participación, cual Caín, en la conspiración para derrocar al Presidente Nicolás Maduro; igualmente, el gobierno venezolano ha insistido en el diálogo con el gobierno de Guyana, a pesar de que ha defendido la soberanía  venezolana sobre el Esequibo, en medio de provocaciones del vecino mandatario, por instrucciones imperiales; incluso, el gobierno venezolano, ha mantenido una postura ecuánime y no ha caído en provocaciones, frente a todas las agresiones del gobierno que preside Barack Husseín Obama, quien además de financiar a los oposicionismos golpistas, a mercenarios paramilitares, atacar la economía venezolana, aplicar boicot financiero a Venezuela, jugar sucio y aplicar dumping cuando vende petróleo de esquisto y del robado junto con elISISy el gobierno turcoa precios por debajo del costo de producción, para obligar a la caída de los  precios de la cesta petrolera, en fin, a pesar del la Orden Ejecutiva (Executive Order) que declara a nuestro gobierno como una “amenaza inusual”, como paso previo a una incursión armada, para venir contra Venezuela, asesinar a inocentes en nombre de la libertad hollywoodense e instaurar un gobierno de títeres al servicio imperial.

Así es que el encuentro con el Secretario de Estado,John Kerry, con la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez, sin ser un acto maravilloso y sin caernos a fantasías respecto del carácter genocida y artero del gobierno que preside Barack Husseín Obama,aún así, representa una actitud respetuosa y amigable de parte del gobierno venezolano, agredido por esta fuerza imperial constantemente, lo que no puede confundirse o malinterpretarse, como un acto de debilidad del gobierno venezolano.

Además, ha de entenderse que confundir en el marco dela Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuando se ha montado un ajiaco con el títere imperial Luis Almagro, para aplicarle la Carta Democrática a Venezuela, le cae muy bien a la imagen del gobierno estadounidense, luego del fracaso en dicha componenda y, sobre todo, previo a cualquier incursión violenta, como la que preparan desde la Flota de Comando Sur contra la Republica Bolivariana de Venezuela. Mediáticamente, John Kerry cumplió su cometido de mostrarse como cordero, antes de que se abran las garras imperiales.

Ahora bien, Barack Husseín Obama debe entender que para volver a restablecer las relaciones diplomáticas, su gobierno debe deponer la  actitud ofensiva y belicista contra Venezuela, lo que pasa por derogar la Executive Order, ordenar a todo el personal que trabaja en la Embajada de EEUU en Caracas, sobre todo, al señor del megáfono,quien ordena a los rectores universitarios de AVERU, prender las calles, con violencia, caos y muerte.

De parte del gobierno venezolano que preside Nicolás Maduro, como es legítimamente constituido, soberano y con una democracia participativa y protagónica, el compromiso con la paz y las buenas relaciones bilaterales, con respeto a la soberanía y lazos de hermandad, se preservarán y profundizarán, como contraprestación, si el gobierno estadounidense depone su actitud belicista y conspiradora contra Venezuela. Somos muchos los descreídos respecto de la palabra de John Kerry, pues no creemos en promesa de borracho, ni en amor de genocidas, pero como siempre, la Canciller venezolana, Delcy Rodríguez, ha sido una gentil dama que extiende su mano a cualquier acercamiento con intención de diálogo.

Aún falta mucho recorrido para restablecer las buenas relaciones bilaterales entre el gobierno de Barack Husseín Obama y el de Nicolás Maduro Moros. Obama pasará y nuestra revolución seguirá.

Perfil del Bloguero
Nacido en Mérida, Venezuela.Narrador y ensayista. Activista político de base, del PSUV. Comunicador de Calle del SiBCI, No. 16004.Profesor universitario e investigador de fenómenos sociales y del habla espontánea.Profesor en Lengua Materna; Magister Scientiae en Literatura Iberoamericana; Doctor en Ciencias Sociales.
Más artículos de este bloguero

Comentarios
0
Comentarios
Nota sin comentarios.