Lunes 14 de Julio de 2014
Latinoamérica
Viernes 17 de Mayo de 2013, 10:52 pm

"Henrique Capriles y Álvaro Uribe están detrás del desabastecimiento en Venezuela"

El abogado colombiano Aurelio Jiménez denunció este viernes que Álvaro Uribe y Henrique Capriles están gestando un plan para desestabilizar Venezuela que se está evidenciando principalmente en el desabastecimiento de alimentos. teleSUR

El jurista colombiano aseguró que la derecha venezolana trabaja con álvaro Uribe. (Foto: teleSUR)

El jurista colombiano aseguró que la derecha venezolana trabaja con Álvaro Uribe. (Foto: teleSUR)

     

El jurista colombiano Aurelio Jiménez denunció este viernes que el vocero de la derecha venezolana, el antichavista Henrique Capriles, y el expresidente de Colombia, Álvaro Uribe, están detrás del desabastacimiento de alimentos en Venezuela, como parte de un plan para desestabilizar al país.

En entrevista exclusiva con teleSUR, Jiménez afirmó que "el presidente Uribe, en comunicado televisado, pidió a los productores e importadores venezolanos que no importaran los productos colombianos con el propósito de desabastecer los supermercados venezolanos".

También dijo que la derecha venezolana trabaja "de la mano" con Uribe y agregó que cuando denunció este hecho a la Fiscalía, recibió amenazas de muerte.

A continuación, teleSUR transcribe de forma exacta la entrevista a Aurelio Jiménez:

--¿Cuáles fueron los motivos que lo llevaron a radicar esta denuncia en el 2011?

--Esta denuncia se radicó el 25 de noviembre de 2011, después de la reunión de la oposición venezolana dirigida y orientada por Henrique Cápriles con el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, y otros miembros de su fundación aquí en Bogotá, en el hotel Dann Carlton.

En esa reunión, el presidente Uribe, en comunicado televisado, pidió a los productores e importadores venezolanos que no importaran los productos colombianos con el propósito de desabastecer los supermercados venezolanos como arma electoral, para combatir la candidatura del entonces presidente Hugo Chávez Frías. Eso produjo un grave daño en la economía de la frontera colombo–venezolana, porque las ventas se vinieron a pique y muchos negocios tuvieron que cerrar.

Esos comerciantes e industriales de la frontera me contrataron para presentar la respectiva denuncia, que contempla los delitos de menoscabo a la integridad nacional, o sea, traición a la patria, y, de otro lado, concierto para delinquir, porque hubo convenio entre la oposición venezolana y la oposición en Colombia para quebrantar los acuerdos suscritos entre el presidente Santos y el presidente Chávez. Eso le ha causado un grave daño al país.

Y tengo que informar a la opinión pública que esa estrategia está otra vez vigente. Ya los exportadores colombianos no están enviando los productos a Venezuela, con el fin de que vean los anaqueles de los supermercados en Caracas y en otras ciudades totalmente desabastecidas.

--Uribe niega que se reúne con la oposición venezolana. Usted que ha trabajado este tema, ¿qué piensa de ello?

--No, ahí está el video. El video es un hecho notorio. Lo vieron millones de colombianos, entre ellos mi persona, y mi esposa y mis hijos. O sea millones de personas. Y los hechos notorios, este fue un hecho notorio, no necesitan prueba adicional. Los hechos notorios, en estricto derecho, no necesitan prueba adicional.

Ese video está completo. Nosotros lo vamos a aportar a la Fiscalía, como prueba reina del proceso. Lo que pasa es que este proceso lo han contaminado, y está mucha gente interesada en que no avance. Por eso me pidieron que retirara la denuncia y me amenazaron si no la retiraba. Y yo no la voy a retirar.

--¿Cómo se produjeron las amenazas en su contra, a raíz de la denuncia que usted hace?

--Pues las amenazas llegaron por parte de unas personas vestidas de campesinos, pero con acento muy educado. Con botas pantaneras, vestidos de campesinos y machete al cinto. Y uno de ellos me dijo: “Doctor Jiménez, le exigimos perentoriamente que retire la denuncia contra el expresidente Uribe que tiene la Fiscalía 174 de Bogotá”.

Y yo le dije: “¿Quiénes son ustedes?”… “Eso no importa”, respondieron. Y yo dije: “Esos no son delitos desistibles, eso no es una querella, son delitos que de oficio tiene que seguir la Fiscalía; y yo no tengo la facultad para retirarlos. De manera que yo no voy a retirar esa denuncia”.

--¿Y la segunda amenaza?

--La segunda amenaza ocurrió en el centro de Cali, en la Calle Octava, con Carrera Sexta, cerca al Centro Comfandi, cuando tres personas se me acercaron… Una de ellas, alta, de unos 45 años, me dijo: “¿Usted por qué no ha retirado la denuncia?” Le dije: “Es que yo no la voy a retirar”.

“¿No sabe el riesgo que está corriendo?”, me amenazó. Y entonces me dijo: “Y no se haga ilusiones, porque usted es amigo del presidente Santos,  de que el presidente Santos vaya a firmar el acuerdo de paz de La Habana, porque ese acuerdo no se va a producir, y de otro lado, Santos ya para esa época no estará en el Gobierno”.

Yo me quedé sorprendido, no quise confrontarme con ellos, no les quise crear repulsa alguna. Pero me inquietó mucho, y eso ya se lo comuniqué al señor presidente Santos.

--¿Usted narra que tenían un acento muy particular, no colombiano?

--Uno de ellos, el gordito, usaba mucho la palabra ‘chamo’, que no se utiliza en Colombia, sino en Venezuela. Además, el acento era venezolano. Yo… a mí me sorprendió eso, porque los que me amenazaron anteriormente si eran de acento colombiano, pero esta última vez había esa persona con acento claramente venezolano.

--¿Cree que desde la oposición venezolana se les está persiguiendo?

--Yo creo que hay una combinación de factores que tienden a socavar la seguridad del país, de Colombia. Entre ellos a mí, que fui el denunciante, y que soy la parte civil dentro del proceso. Ellos quieren que yo desaparezca del proceso, porque yo lo estoy impulsando, porque yo no dejo los procesos quietos. Yo me he dirigido a la Procuraduría, a la Fiscalía General de la Nación para que vigilen ese proceso, porque ese proceso está contaminado, lo quieren acabar los amigos de Uribe y de Cápriles. Y entonces, yo no quiero que eso se acabe porque está de por medio la integridad de Colombia y de Venezuela.

--¿Las derechas de Venezuela y Colombia están trabajando para entorpecer la gestión del Gobierno venezolano, en cabeza ahora de Nicolás Maduro?

--Indudablemente. Indudablemente eso es una verdad de a puño. Hay una conspiración de toda la derecha latinoamericana, que encabeza Álvaro Uribe Vélez. Inclusive, me dijeron algo que me preocupó mucho. Que el proceso de paz de La Habana sería reventado. Y dije: “¿Reventado, cómo así?” Dijo: “Desde su propia raíz morirá”.

Yo visité la Embajada de Cuba para informarles eso, porque parece que quieren infiltrar gente en La Habana para… no sé qué actos van a realizar, pero quieren infiltrar gente en La Habana, y eso crea un grave peligro. Yo se lo comuniqué al Embajador, a un representante del Embajador aquí en Bogotá.

A mi parecer quieren reventar el proceso de paz que está en marcha con las Farc  en La Habana, porque si el Presidente logra ese resultado de firmar un acuerdo de paz con las Farc, el Presidente se catapulta como un presidente que va a ser reelegido.

Entonces,ellos quieren reventar eso a través de quebrantar el proceso de paz que está marchando en La Habana. Yo creo que la derecha colombiana se la está jugando toda. Inclusive, oí mencionar a alguien de una estrategia que se llama la acción intrépida y el atentado personal.

Una política que hace más de 60 años se instauró en Colombia y que ahora la quieren repetir. O sea, no van a ahorrar esfuerzo alguno, terrorista desde luego, para socavar la institucionalidad, tanto de Colombia como de Venezuela. Y tanto el presidente Santos como el presidente Nicolás Maduro están en grave riesgo. Yo le pedí al presidente Santos, en una carta que le envié, que hiciera inteligencia, pero también contrainteligencia. Porque tengo el pálpito de que hay infiltrados ya en el Palacio de Nariño y puede también haberlos en el Palacio de Miraflores.

En este momento se está repitiendo la situación del 2011. O sea, hay otra vez la política para que no se traigan los productos colombianos a Venezuela y aparezcan los anaqueles de los supermercados totalmente vacíos, desabastecidos.

Esa política está quebrantando la economía de los comerciantes e industriales de la frontera, pero también Venezuela. Que llega la persona al supermercado y no encuentra los productos que tradicionalmente tenía, como los de Colanta, por ejemplo, y otros productos de los cárnicos que tenían allá en Venezuela y ya no los tienen.

Entonces es una política, yo que digo, terrorista, que está organizando la derecha, tanto venezolana como colombiana, pero orientadas por Álvaro Uribe Vélez en Colombia y por Henrique Capriles en Venezuela.

teleSUR/ LP
  • descargar
  • descargar audio
  • imprimir

Comentarios

Ver condiciones de publicación

blog comments powered by Disqus
Especiales